Fue condenado por abuso sexual de su hijastra

La Corte de Justicia de Salta confirmó la sentencia contra G. A. L. a once años de prisión como autor penalmente responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia.

El hombre abusó en 2012 de su hijastra que por entonces tenía catorce años. La madre descubrió el hecho e hizo la denuncia. Pero la defensa técnica de G.A.L. adujo, entre otras cosas, que existió consentimiento de la niña y por ello mismo pretendía que se configurara el delito como estupro.

Recordó la Corte de Justicia que el bien jurídico protegido por el tipo penal en cuestión es la libertad individual en cuanto hace a la integridad sexual de las personas. Y en particular marcó que la niña en su testimonio en Cámara Gesell dijo que el hombre le sacaba la ropa y le hacía “cosas” y que no contó a nadie porque “tenía mucho miedo”. Vale decir que no existió el consentimiento invocado.

Además puntualizó que el Tribunal de Juicio consideró que los argumentos de G.A.L. fueron “mendaces y pretendieron justificar su conducta aduciendo consentimiento de la víctima, a quien denigró juntamente con su progenitora, profiriendo frases infamantes respecto de ellas”.

El Alto Tribunal de la Provincia puntualizó asimismo que “el abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia, cometido por el padrastro de una menor de catorce años, da cuenta de la relación de dominación-sometimiento en la que se encontraba la niña”.

– Nota: La identidad de las personas involucradas fue omitida para preservar el derecho a la intimidad de la niña víctima. Convención de los Derechos del Niño (artículo 77 inciso 22 de la Constitución Nacional, Ley 23849 y leyes 26061 de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y 26522 de Servicio de Comunicación Audiovisual).