Noticias Destacadas

Buenos Aires

Fue a visitar a su novio y lleva más de 240 días desaparecida

La hija de una mujer desaparecida tras visitar a su novio en la localidad bonaerense de Merlo hace más de 240 días dijo sentir muchísima bronca porque “la justicia no hace nada” y que cuando les acerca un dato que ella cree clave, “lo ignoran”.raquel

La mujer señaló que su madre, Raquel Bergamaschi, permanece desaparecida desde que fue a visitar a su novio en la localidad bonaerense de Merlo, a principios de setiembre.

La investigación se mantiene estancada, mientras ella busca datos por su cuenta y los aporta a la causa. Así pudo averiguar que la pareja de su madre fue condenado en Estados Unidos a ocho años de prisión por abuso sexual y violencia de género, tras lo cual fue deportado a la Argentina.

“El novio de mi mamá, Miguel Angel Pereyra, es el principal sospechoso de su desaparición, pero nadie lo molesta. Después de la separación con mi padre, ella tuvo dos parejas antes de conocer a Miguel, y nunca había desaparecido. Sin embargo, para la justicia es un testigo más”, dijo Micaela, al Diario Popular.

El viernes 5 de setiembre del año pasado, Raquel le avisó a Micaela que pasaría el fin de semana en la casa de su novio Miguel. Esa semana, la mujer había estado acompañando a su otra hija, Melina, que había dado a luz en una clínica de Recoleta.

El lunes 8, supuestamente, Raquel salió de la vivienda de su pareja, rumbo a su casa en Gregorio de Laferrere.

“Esto es lo que contó Miguel, que mi mamá recibió un llamado a la madrugada y salió de su domicilio. El dice que la acompañó hasta la estación ferroviaria. Pero nada se pudo probar, porque encima la justicia jamás pidió los videos de las cámaras de la estación, entonces se perdieron pruebas”.

“Nosotros creemos que algo malo le pasó a mi mamá, y nunca fue a la estación”, dijo Micaela.

La causa por la desaparición de Raquel la instruye el juez porteño Jorge Anselmo De Santo, en medio de una polémica por la actuación de la fiscal Fernanda García.

“La fiscal no hizo nada, no se movió y se perdieron pruebas que ya no podremos recuperar. Para colmo, voy averiguando por mi cuenta y hago aportes, pero tampoco activan”, señaló la joven.

La última incorporación importante al expediente fue, justamente, a través de una averiguación realizada por la propia Micaela.

“Miguel Pereyra fue condenado en Estados Unidos a ocho años de prisión por violencia de género y abuso sexual. Después lo deportaron hacia la Argentina. Le llevé esa información con documentos a la justicia, y me respondieron que no sirve, porque acá está limpio. Me da muchísima bronca, porque no hacen nada, y cuando les acerco un dato clave, lo ignoran. Ya no sé más qué hacer”, dijo la joven.

Las sorpresas desagradables se van sumando en la causa. “Otro momento indignante fue cuando decidieron allanar la casa de este hombre, porque lo hicieron sin el apoyo de peritos científicos. Así que no levantaron rastros de ningún tipo, que permitirían saber si había sangre u otros elementos. Todo es un horror”, dijo Micaela.

“Con mi papá hicimos un mapa de las cámaras que hay en la estación ferroviaria de Merlo, y en toda la zona. Tenían que pedir las filmaciones y verificar si realmente mi mamá había caminado por ese lugar el 8 de setiembre. Nosotros creemos que eso es falso, parte de la mentira armada por Miguel. Pero no hacen nada”, cerró la chica.

 

Imagen : diarionco.net