Noticias Destacadas

Chubut

Femicidio en Madryn: ya pasó un mes y aguardan más pericias

Sigue la pesquisa por el femicidio de Diana Rojas. Esperan estudios en el taxi de Dante Donnini y en el celular de la estudiante.dante domini

El 17 de mayo entre las 10:30 de la mañana y las 16:00 fue asesinada Diana Verónica Rojas. Ya pasó más de un mes del crimen de la joven estudiante de Abogacía y la investigación se encuentra en plena etapa de producción de pruebas, especialmente en cuanto al cotejo y comparación de parámetros genéticos y también otros, vinculados a las comunicaciones que la víctima mantuvo en sus últimas horas.

Mientras tanto, el taxista Dante Donnini continúa detenido y ya cumplió más de la mitad de los 40 días que la justicia dispuso debe pasar bajo el régimen de prisión preventiva. Si bien en poco más de una semana debería revisarse la medida dispuesta por el juez Marcelo Orlando, no se descarta que en la semana que se inicia se concrete la presentación de un escrito de parte de Gustavo Castro, abogado que patrocina al único detenido y acusado por el femicidio ocurido a pocos kilómetros de Puerto Madryn.

Diana Verónica Rojas había nacido en Nogoyá (Entre Ríos), pero se había radicado hace un par de años en Puerto Madryn para estudiar Abogacía. El lunes 16 de mayo por la tarde fue a rendir un examen a la sede Puerto Madryn de la Universidad Nacional de la Patagonia donde era alumna, pero pocas horas después apareció muerta en el campo. Su cuerpo fue descubierto por dos ciclistas que transitaban un camino rural, a unos 700 metros de la ruta 1 que une la ciudad portuaria con Rawson y a unos 4 kilómetros del casco céntrico.

A la joven, de 25 años, la llevaron a ese lugar y ahí le dieron muerte según sostienen los investigadores. Si bien en principio se presumía que el homicidio pudo haber ocurrido de noche, las pesquisas lograron determinar que hasta las 10:32 del martes 17 de mayo Diana estaba con vida. Se comunicó con su hermana Adriana por una transferencia de dinero que debía recibir y habló con un empleado del Correo para certificar que la transacción se había concretado. Luego llamó a un taxi y pocos minutos después llegó un Chevrolet Corsa patente de taxi 127.

El conductor del auto era Dante Donnini. Fue el último en ver con vida a Diana Verónica Rojas pasadas las 10:30 de ese martes. Una hora y media después quien por ahora es el único imputado por el crimen le envío a otro taxista una foto del celular de la víctima y se lo ofreció en venta. A partir de ahí se suceden una serie de hechos que terminan en la detención de Donnini como el principal sospechoso del crimen. La hipótesis de la Policía y de la Fiscalía se corroboró hace pocas semanas: en los rastros obtenidos debajo de las uñas de la víctima se halló material genético compatible con el imputado. También en las extensiones de pelo, en el saco y en la cartera de la joven. Una rejilla con manchas de fluido seminal compatible con el ADN del imputado fue encontrado a pocos metros del lugar donde murió Diana.

Con todo, los peritos que han trabajado con el material secuestrado por los investigadores para la producción de prueba científica, han reconocido que en las muestras analizadas aparecen más rastros. El genetista Néstor Basso, del laboratorio de genética forense del CENPAT le confirmó hace pocos días a la radio LU20 de Trelew que se encontraron rastros que “pueden deberse a una tercera persona”, pero aclaró que no están tan concentrados como los que identifican a Donnini y que podría ser parte de una contaminación y no de un contacto directo.

A mediados de la semana pasada se ingresaron más elementos para peritar en el CENPAT. Según se pudo saber se trata de material obtenido del auto que manejaba el taxista detenido, donde una primera prueba con un reactivo indicó la presencia de manchas de sangre que se habrían intentado borrar, según se acusó. Por otra parte, también se encuentra bajo pericia el teléfono de la víctima, recuperado la noche en que detuvieron al sospechoso. #

 

Imagen : La Jornada