Extremos de la violencia de género: feminicidios en Salta

Institución: Comisión de la Mujer U.N.Sa.

Hombres y mujeres no poseen los mismos derechos y la igualdad tantas veces proclamada configura una mera expresión de deseo, toda vez que se continúan reproduciendo situaciones de desigualdad, de violencia y de discriminación hacia las mujeres.

Cisneros-Barcaglioni

En los diferentes medios de comunicación es común que las noticias de asesinatos de mujeres se titulen como ?crímenes pasionales?. La misma justicia los caratula así o como ?crimen bajo emoción violenta?. Entre las expresiones populares ante estos casos también escuchamos que ?hay amores que matan? o que ?la mató enceguecido por los celos?, etc. El apelar a frases hechas, desconociendo las causas y evitando dar un tratamiento en profundidad de estos hechos de violencia extrema, contribuye a simplificarlos y naturalizarlos, ya que se oculta el trasfondo político, social y cultural, en el que subyacen relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres.

El objetivo del presente trabajo es analizar el tratamiento que la prensa escrita de Salta hace de los asesinatos de mujeres, para ello tomaré las noticias de la sección de policiales del diario El Tribuno y el Nuevo Diario del 22 de agosto al 4 de octubre del corriente año, referidos a los casos de los crímenes contra Lidia Beliza Quipildor y Julieta Mónica Arias.

Para poder avanzar en dichos casos antes creo necesario definir el concepto de feminicidio, creado por el feminismo teórico y político para dar cuenta de la dimensión de los asesinatos de mujeres, y se contrapone al de ?homicidio? o ?asesinato? con los que se acostumbra a referirse a las muertes violentas de hombres y mujeres indistintamente. Este término es relativamente nuevo, ya que comenzó a emplearse en Latinoamérica para denunciar y visibilizar los crímenes contra mujeres cometidos en Ciudad Juárez(1) , a principios de 1990. Así, entenderemos a los femicidios como producto de la violencia de género, que ?está vinculada a la desigual distribución del poder y a las relaciones asimétricas que se establecen entre varones y mujeres en nuestra sociedad, las que perpetúan la desvalorización de lo femenino y su subordinación a lo masculino? el factor de riesgo o vulnerabilidad es el solo hecho de ser mujer?. (Cisneros-Barcaglioni- 2008). En el feminicidio la violencia de género concluye en la muerte violenta de miles de mujeres por razones asociadas a su género, independientemente de su edad, clase social, etnia y religión.

Cisneros y Barcaglioni distinguen tres formas de femicidios:

Feminicidio intimo: cuando son cometidos por hombres con quien la víctima tenía o tuvo una relación intima, familiar, de convivencia, o afines a estas.

Feminicidio no íntimo: cuando es cometido por hombres con quienes la víctima no tenia relaciones intimas, familiares, de convivencia o afines a estas; y frecuentemente involucra un ataque sexual previo.

Feminicidio por conexión: hace referencia a las mujeres que fueron asesinadas “en la línea de fuego” de un hombre tratando de matar a una mujer. Son los casos de mujeres, niñas, parientas que intervinieron para evitar el hecho o que, simplemente, fueron atrapadas en la acción del femicida.

Barcaglioni (2008) señala que de los más de 300 feminicidios registrados en la prensa nacional entre los años 1990 y 2008 solo 66 de ellos terminaron con una condena judicial, cuyas sentencias llevaron entre nueve meses y trece años para que se dictaran(2).

Podemos ver en los medios de comunicación que los feminicidios ganan espacio mediático cuando son cometidos o descubiertos, mientras que la atención y el interés periodístico van disminuyendo ante la falta de nuevos aspectos o declaraciones que motiven una nota. Y prácticamente la totalidad de estas noticias carecen de perspectiva de género, salvo algunas excepciones como medios alternativos digitales www.artemisanoticias.com.ar, www.agendadelasmujeres.com.ar, y recientemente en nuestra provincia www.laotravozdigital.com, entre otras.

A nivel nacional existe desde hace algunos años la Red PAR (Periodistas de Argentina en Red- Por un periodismo no sexista) que lanzó recientemente un decálogo para el tratamiento periodístico de la violencia contra la mujer. Si bien se trata de 10 máximas a cumplir por periodistas y editor@s de medios, señalare aquí sólo algunas de las líneas que se aplican a los feminicidios: desterrar la figura de ?crimen pasional? para referirse al asesinato de mujeres víctimas de la violencia de género; dejando bien en claro quién es el agresor y quién es la víctima. No utilizar diminutivos, apócopes, apodos, etc. para nombrar a la víctima, o informaciones que puedan perjudicar a ella o su entorno. No buscar justificaciones o ?motivos? en el alcohol, drogas, discusiones, celos, separación de la pareja, infidelidad, etc., que sólo distraen la atención del punto central: la violencia de género. Abordar el relato de los hechos tomando en consideración su singularidad, no considerar un femicidio como ?otro caso de??., ?un caso mas de??. Respetar a las víctimas y a sus familias, alejarse del sexismo, el sensacionalismo y la obscenidad, etc. cuidando las fotos e imágenes que acompañen a las notas

En el primer caso antes mencionado, el de Lidia Beliza Quipildor (18 años) el diario El Tribuno del 22-09-08 señala que la joven desapareció el 20 de septiembre de 2006, luego de asistir a una fiesta del Día del Estudiante en Campo Quijano. Fue violada, estrangulada y su cuerpo fue hallado en una zanja 10 días después a la altura del Km 23 de la Ruta Nacional Nº 51. El juicio dio inicio el 22 de septiembre en la Cámara 2 del Crimen, en donde serán juzgados Paulino Miguel Saravia (34)(3), Elías Emmanuel Saravia y Nelson Matías Garnica(4), los dos últimos eran menores al momento del crimen, bajo los cargos de abuso sexual agravado por el número de personas en concurso real con homicidio calificado. Mientras que Rafael Alberto Soria (28), Froilan Franco Nieto (24)(5), Gabriela del Milagro Cejas (22)(6), son juzgados bajo los cargos de encubrimiento calificado.

Lidia Quipildor fue víctima de feminicidio no íntimo, ya que ella no conocía a sus tres victimarios. El Tribuno del 29-09-08 al mostrar el minucioso relato de uno de los imputados, dice que ??Miguel llevó a Lidia abrazada, a 10 metros del lugar y que comenzó a besarla, pero aclaró que ella se resistía? Sostuvo que pudo ver como entre los tres comenzaron a someter a la víctima?. En otras notas, tanto El Tribuno como el Nuevo Diario se refieren a detalles macabros del crimen, que contribuyen a exacerbar el morbo de algunos lectores, que consumen una noticia sin cuestionarse las relaciones de poder que subyacen en estos hechos de extrema violencia. El Nuevo Diario del 25-09-08 se detiene en la conducta de la víctima, una de sus amigas ?sostuvo que Lidia solía salir a bailar y juntarse con otros chicos, pero que después de las fiestas prefería regresar a su casa, mientras que el resto solía seguir con los muchachos?. Otras dos jovencitas describieron a la víctima de la misma manera ?y descartaron que Lidia era de terminar la noche manteniendo relaciones con los chicos con quienes se juntaba?; y no indagan demasiado sobre los hábitos y conductas de los victimarios. Emplean además diminutivos en alguno de sus titulares, como en El Tribuno del 24-09-08 que se refiere a Lidia Quipildor como ?la pastorcita asesinada?. Ambos matutinos califican el crimen como ?salvaje asesinato? y ?brutal homicidio?, sin poner en cuestionamiento que el feminicidio representa un grave problema dentro de nuestra sociedad, en tanto la masculinidad hegemónica siga considerando que los cuerpos de las mujeres pueden se violentados y ultrajados hasta su muerte.

El segundo caso, ocurrido recientemente es el de Julieta Mónica Arias de 32 años, que había trabajado como vigiladota privada; desapareció el 30 de Julio y su cuerpo fue hallado el 2 de septiembre, enterrado en el fondo de la casa que compartiera con su ex esposo, Ariel Sixto Delgado de 35 años, en el Barrio Siglo XXI. El Tribuno del 3-09-08 señala ?La Negra como le decían sus seres queridos, tuvo dos hijas de 12 y 16 años con el acusado, con quien se encontraba separada de hecho desde agosto del año pasado y mantenía una conflictiva relación? la mujer llegó a denunciarlo 13 veces por maltrato?. En el mismo diario del 9-09-08, buscando un motivo para el horrendo feminicidio dice ?? todo indica que el causante estaba loco de celos ya que su ex pareja había entablado una relación con otra persona?. Y continúa ?Trascendidos en torno al origen del crimen, salidos de boca de la gente del barrio donde vivió el matrimonio, señalaron que hubo una serie de infidelidades entre ambos??. Ariel Sixto Delgado, el asesino confeso, ?cuando fue encarado por los policías que hallaron el cadáver, dijo, casi con cinismo, ´se me fue la mano??. El Tribuno del 10-09-08 señala ?El cuerpo de la mujer estaba enterrado muy cerca de la superficie y comenzó a despedir fuertes olores, por eso creemos que Delgado sabía que eso iba a pasar. Mato a los animales y los sepultó a unos 20 metros del cadáver?. En el tratamiento del caso vemos que los periodistas además de detenerse en los detalles macabros; se explayan en la intimidad de la víctima, detallando además de las relacionadas con su fidelidad, cuestiones relacionadas con su maternidad: la madre de la víctima declara que ??se llevaba bien con su hija, pero tras la separación de ella comenzaron los roces porque, según dijo, trabajaba mucho y no se hacía cargo de sus hijas como ella creía que debía?, Miriam Arias, gemela de la víctima señala que ??ella se iba a trabajar a cualquier hora que la llamaban, y las dejaba con mi mamá o con su suegra?.

La intimidad de la víctima una vez más queda expuesta a la opinión pública, mientras que la intimidad del victimario en cierta forma es resguardada, en El Tribuno del 4-09-08 dice de Ariel Delgado, que trabajaba en la sede del Partido Justicialista como conserje ?Sin embargo, por consejo de su abogado, Holver Martínez, el sujeto se abstuvo de seguir declarando?. Y se publica solo la declaración de su madre quien opina ?No puedo creer lo que paso?Mi hijo la quería, por eso no puedo entender que lo haya hecho??

En muchos casos a los feminicidios íntimos les preceden denuncias policiales y ordenes judiciales de exclusión del hogar, el Nuevo Diario del 28-08-08 señala que Ariel Delgado cumplía una orden judicial de exclusión hogareña por violencia familiar. Por lo que es necesario también analizar las fallas que se presentan tanto en el orden policial como judicial para prevenir estas ?crónicas de una muerte anunciada?, ya que en el caso de Julieta Arias, (como otros conocidos casos ocurridos también en nuestra provincia, como el de Roxana Alderete, Alejandra Carabajal, etc.) su pareja ya había amenazado con matarla.

También es deseable y necesario, que no solo los medios, sino también los diferentes operadores que tienen que tratar casos de violencia de género indaguen en profundidad los femicidios, evitando las marcas del patriarcado, para dimensionar su gravedad y contribuir a su prevención.

Bibliografía

¨ CISNEROS, Susana y Gabriela BARCAGLIONI: Femicidio: Un recorrido desde la Comunicación y el Derecho. En IX Jornadas Nacionales de Historia de las Mujeres y IV Congreso Iberoamericano de Estudios de Genero. Rosario, Argentina, 2008.

¨ Cisneros, Susana: El femicidio íntimo, en Femicidios e impunidad. Cecym. Buenos Aires. 2005

¨ Barcaglioni, Gabriela: 300 muertes y sólo 66 condenas. 20.5.2008, en www.artemisanoticias.com.ar
——————————————————————————————–
(1) Ciudad Juarez es una Ciudad mexiacana, limítrofe con El Paso-Texas, Estados Unidos-.

(2) Siete fueron condenas a reclusión perpetua, cuatro a prisión perpetua y el resto a penas que van entre los trece y veintiséis años de prisión.

(3) A 32 días de iniciado el juicio el tribunal de la Cámara II del Crimen condenó el 23 de Octubre a todos los acusados. Paulino Saravia recibió la pena de prisión perpetua.

(4) Elías y Nelson Garnica fueron declarados penalmente responsables de la muerte de Lidia Quipildor, deberán esperar en calidad de presos que la Justicia de Menores decida su suerte.

(5) Ambos recibieron 3 años de prisión condicional.

(6) Deberá cumplir 5 años de prisión efectiva.

FOTO: www.fmnatural.com.ar