Expertos defienden inserción laboral de mujeres porque es “económicamente rentable” y aumenta la productividad

El ministro consejero de la Embajada de Noruega en España, Lars Andersen, la directora general del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades del Ministerio de Sanidad, Carmen Plaza, y la consejera de Presidencia y Justicia del Gobierno de Cantabria, Leticia Díaz, han defendido este lunes en Santander la inserción laboral de las mujeres y su presencia en los consejos de administración de las empresas porque es “económicamente rentable” y aumenta la productividad.

Así, Plaza ha afirmado que este tema es de “máxima prioridad” para las administraciones públicas y para la sociedad y ha abogado por seguir impulsando proyectos que favorezcan el reparto de responsabilidades familiares, personales y laborales entre hombres y mujeres.

En este mismo sentido se ha pronunciado Díaz, que ha recordado informes según los cuales las empresas que tienen más mujeres en sus puestos de dirección “obtienen mejores resultados”. “Si hay problemas a la hora de contratar talento se perderá en productividad. Hay que actuar de modo inteligente contratando a mujeres, pero no por ética ni por estética”, ha reivindicado.

Además, Plaza ha recordado que según un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), si la igualdad en Europa fuera “efectiva” el Producto Interior Bruto (PIB) comunitario “se incrementaría en un 14%”. “Pese a los avances indiscutibles, eso no se refleja en la situación de la mujer en el mercado laboral”, ha lamentado.

En este sentido, durante la inauguración del encuentro ‘Mujer, economía y empresa’, que se celebra este lunes y martes en los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP),  Plaza ha precisado que la brecha salarial entre hombres y mujeres es de un 22%, “sólo hay un 17% de mujeres en los Consejos de Administración de las empresas del Ibex 35” y “las mujeres empresarias son minoría”.

Plaza también ha recordado planes gubernamentales como el Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades 2014-2017, el Plan Especial en el mercado laboral y contra la discriminación de la mujer, la inserción el año pasado de unas mil mujeres víctimas de violencia de género y las subvenciones y asesoramiento gratuito a pymes , al tiempo que ha pedido la implicación de las empresas en este ámbito.

“ALGO DEBEMOS CAMBIAR”

Díaz, ha lamentado la ausencia de “los más interesados” en el curso, en alusión a los directivos de grandes empresas, y ha afirmado que “algo debemos cambiar para que yo no fracase en la conciliación” del trabajo y la familia.

“Todos debemos estar muy implicados, sobre todo en la credibilidad de lo que estamos diciendo”, ha asegurado, al tiempo que ha reivindicado el papel de la mujer en puestos de responsabilidad en Cantabria, donde hay paridad en el gobierno regional y está la “única mujer que preside la CEOE-Cepyme”, en referencia a Gema Díaz.

EL VALOR AÑADIDO DE LA MUJER, “MÁS IMPORTANTE QUE EL PETRÓLEO”

En la inauguración de este encuentro también ha intervenido Andersen, que ha asegurado que el valor añadido de la mujer es “más importante que el gas y el petróleo” en la economía de Noruega, donde la brecha salarial, ha concretado, es de “sólo un 5%”, aunque ha aclarado que no quiere ocultar que este país “sigue teniendo problemas de segregación de géneros”.

“Sólo un 37% por ciento de los trabajadores del sector privado son mujeres”, ha precisado, al tiempo que ha recordado que en este país existe una Ley de Cuotas desde 2004, según la cual “un 40% de los miembros de los Consejos de Administración de las empresas que son sociedad anónima tienen que ser mujeres”.

Larsen también ha incidido, como Díaz y Plaza, en que la integración de las mujeres “da lugar a que las empresas sean más rentables” y que la política de flexibilidad laboral que está llevando a cabo el gobierno de Noruega tiene el objetivo de conseguir una mejor conciliación laboral y familiar, con la implicación del Estado, las empresas y los trabajadores.