Noticias Destacadas

Mendoza

Era un prostíbulo y recibirá ahora a víctimas de la trata

Una mujer y sus dos hijas fueron sentenciadas por facilitar la prostitución. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal 1 dispuso el decomiso del inmueble donde se perpetraba el delito.casa prostibulo

Cuatro años de prisión fueron condenadas Angélica Yolanda Moreno (63) y sus hijas Micaela Vanina (39) y Lorena Anahí Bontorno (42), como coautoras de promover o facilitar la prostitución de una persona.

El fallo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 1 -conformado por Daniel Petrone,  Alejandro Piña y Gretel Diamante-  también dispuso el decomiso de un inmueble de la calle Federico Moreno al 2171 de la Cuarta Sección, que deberá ser destinado a organismos oficiales de prevención de la trata, situación ésta que se concretará al quedar firme la sentencia.

Las mujeres fueron detenidas en mayo de 2014, cuando  un llamado anónimo alertó a las autoridades que en ese domicilio funcionaba un prostíbulo, algo que se podía observar a simple vista toda vez que las “chicas” se exhibían en la vereda, mientras que el lugar (donde antes funcionaba un hotel) era frecuentado por hombres de día y de noche.

Después de un tiempo la investigación permitió confirmar la denuncia, por lo que se ordenó un allanamiento, oportunidad en que se encontró a ocho mujeres (siete de ellas extranjeras) y las tres encargadas, que fueron detenidas  y alojadas en la U 32 de los Tribunales Federales.

El jueves por la mañana, declaró una trabajadora sexual de Colombia, que durante la investigación fue considerada como una víctima de trata.

Sin embargo, la mujer negó esta situación. “Yo vengo a declarar por la injusticia que hay contra esta gente (las imputadas). Nos usan como víctimas y no somos víctimas de nada”, indicó la mujer durante su declaración, que fue realizada por videoconferencia.

Según la testigo, “la señora me alquilaba la pieza y yo arreglaba con el cliente. Ese dinero no se lo daba a nadie, era mío solamente”, agregando que ahora que no hay tantos hoteles en Capital “tenemos que ir a Guaymallén o hacerlo en la calle”.

También declaró Esther Bosch, una mujer que dijo trabajar en un programa de asistencia a mujeres en situación de calle y a trabajadoras sexuales promovido por el Arzobispado.

“La señora nos recibió en el hotel. Vi parejas y choferes y azafatas de una línea de micros que se hospedaban ahí”, dijo la mujer, que se presentó como consuegra de Angélica Moreno.

A pesar de estos testimonios que parecían favorecer a las acusadas, la fiscal Patricia Santoni solicitó durante los alegatos el cambio de calificación -pasando de trata de personas a facilitación de la prostitución- y una condena de cinco años de cárcel.

El defensor Oscar Mellado pidió la absolución de sus clientas, afirmando que regenteaban un hotel que nada tenía que ver con la trata ni la prostitución.

Antecedentes
Hace tres años se incorporó la figura de la ley 12.331 al Código Penal, que en su artículo 23 señala textualmente: “En el caso de condena impuesta por alguno de los delitos previstos por los artículos 125, 125 bis, 127, 127 bis, 140, 142 bis, 145 bis, 145 ter y 170 de este Código, queda comprendido entre los bienes a decomisar la cosa mueble o inmueble donde se mantuviera a la víctima privada de su libertad u objeto de explotación.

“Los bienes decomisados con motivo de tales delitos, según los términos del presente artículo, y el producido de las multas que se impongan, serán afectados a programas de asistencia a la víctima”.

 

Imagen : Los Andes