Buenos Aires

En una emotiva ceremonia, se celebró en un registro civil porteño un matrimonio entre dos hombres rusos

Con sus alianzas, la libreta roja y los rostros plenos de felicidad, Vadm Kamashew y Kirill Alexandrov, dos ciudadanos rusos que llegaron hace una semana a la Argentina para casarse, salieron hoy del Registro Civil en el centro porteño tras haber contraído matrimonio, el tercero entre parejas homosexuales de nacionalidad rusa que se realiza en el país desde que entró en vigencia la ley de bodas entre personas del mismo sexo en 2012.matrimonio rusos

Los dos jóvenes, de 42 y 28 años, arribaron a Buenos Aires como turistas junto con algunos amigos para poder acceder al derecho de casarse que está negado en Rusia, donde la homosexualidad es “perseguida”, y donde deberán vivir su matrimonio en forma “oculta”, como anticiparon a Télam al comentar como afrontarán la nueva relación en Moscú, donde viven, y donde “la vida continúa”, dijo Kamashew.

“Tenemos una vida oculta; ni siquiera nuestros colegas de trabajo lo saben; en Rusia en general está muy activa la homofobia pero en Moscú no tanto”, añadió tras precisar que él es empresario y su compañero, empleado bancario.

El casamiento de Kamashew y Alexandrov es la tercera pareja homosexual de rusos que se celebra en Argentina, tras el matrimonio que se formalizó a mediados del año pasado de dos mujeres y a principios del 2014 de dos hombres, en un contexto en el que ya se realizaron en el país aproximadamente 100 ceremonias de matrimonio igualitario de turistas extranjeros desde 2012.

“Ninguna ley puede regir los sentimientos”, expresó en un momento el juez que los casó, José Luis Badur, quien secundado por la traductora, y frente a la pareja, los testigos y algunos amigos, se explayó en la relación entre los sentimientos y la ley, y reivindicó el “amor” en la unión de los dos jóvenes.

Por su parte, miembros de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, (FALGBT), con quienes los ciudadanos rusos se conectaron con el fin de realizar los trámites para casarse en el país, expresaron hoy “una profunda alegría” por poder concretar esta unión.

Gian Franco Rosales, de la Federación, destacó a Télam que este casamiento “se celebra en medio de un recrudecimiento de la violencia hacia la población LGBT por parte del Parlamento y el Gobierno de Rusia”.

“Celebramos mucho -continuó- estas iniciativas y esperamos que esto repercute en todo el mundo, sabemos que en Rusia y en otros 77 países hay leyes totalmente discriminatorias y violentas, e incluso en algunos casos rige hasta la pena de muerte”.

En este marco, contrastó con la situación en Argentina, donde existen “leyes de avanzada que permiten que uno pueda ser quien es, con le la ley de Identidad de Género, y casarse con quien uno quiera, con la ley de matrimonio igualitario”.

 

Imagen : Télam