Noticias Destacadas

En un fallo, un juez exhortó a no judicializar cualquier situación

El Juez de la Sala Quinta de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial, Mario D?Jallad condenó al Instituto Provincial de la Salud de Salta a proveerle a una mujer medicamentos para atender su dolencia con una cobertura del cien por ciento. En su resolución, el magistrado exhortó a ?no judicializar cualquier situación planteada frente a un medicamento novedoso? y recordó que ?una excesiva judicialización de cuestiones esencialmente científicas médicas, llevará a una pérdida del rol que por formación, estudios y habilitación, sólo incumbe a los médicos?.

La mujer, afiliada al Instituto Provincial de la Salud, presentó un recurso de amparo ante el magistrado al no haber obtenido respuesta positiva de la principal obra social provincial a su pedido para que se le provea un medicamento para atender la coroiditis serpiginosa que padece en ambos ojos. El oculista de la mujer le había prescripto usar Lucentis (ranibizumab), pero la obra social se negó a proporcionarle el medicamento aduciendo que dicho tratamiento no estaba aprobado por la ANMAT para uso oftalmológico.

Para resolver, el magistrado convocó a una audiencia con los médicos tratantes y los auditores de la obra social donde cada una de las partes volcó sus puntos de vista avalados por publicaciones científicas específicas. Entre los antecedentes de la causa se incluyó un informe del mismo IPS que proveyó anteriormente el mismo medicamento a una afiliada que padecía lupus eritematoso sistémico con diagnóstico de membrana neovascular coroidea en ojo izquierdo.

La amparista se encontraba ante la posibilidad cierta de la pérdida de visión a corto plazo.

El magistrado al resolver, sostuvo que “es preciso, esencial diría, reponer al Médico en su sitial? y consecuentemente que es ?menester revalorar sus diagnósticos, cuando aparecen fundados en conclusiones sólidas?.

?La actividad médico sanitaria se funda sobre una relación interpersonal, de naturaleza particular. Ella es un encuentro entre una confianza y una conciencia?, sostuvo y exhortó a no judicializar ?cualquier situación planteada frente a un medicamento novedoso. Reparemos en ese otro ser sufriente, al que no estamos exentos de encarnar nosotros mismos, en breve lapso o mañana quizá. Se deberá perseguir los abusos, pero no de forma indiscriminada. Es imprescindible separar situaciones. Una excesiva judicialización de cuestiones esencialmente científicas médicas, llevará a una pérdida de rol que por formación, estudios y habilitación, solo incumbe a los Médicos. No somos, muchas veces los jueces, quienes queremos instalar una judicocracia. Nos llevan, o nos ponen, en ese sitial, que no deseamos ocupar?, advirtió.