Noticias Destacadas

Salta

En Salta sólo se juzga al 25 % de los acusados por violencia de género

A un día de una nueva marcha bajo el lema “Ni una menos”, fuentes del Observatorio de Violencia contra la Mujer y otros sectores afines, revelaron su preocupación por la baja tasa de juicios a los violentos, sobre todo en una provincia que no sólo está señalada como una de las principales en tasa de femicidios, sino que desde septiembre de 2014, el Gobierno provincial declaró la emergencia por esta problemática.ni una menos 2015

Según sostuvieron, en el año 2015, de un total de más de 650 causas por violencia de género remitidas a juicio, las distintas salas del Tribunal de Juicio del Poder Judicial realizaron alrededor de 153 debates, de los cuales 140 tuvieron un fallo condenatorio, lo que representa un porcentaje de alrededor del 21 %.

Aunque en lo que va de este año esa proporción creció un poco más, la misma no llega a ser relevante, aseguraron las fuentes. Para ser más concretos respecto a la baja tasa de juicios que se realizan, explicaron que entre 2015 y lo que va de 2016, o sea 17 meses, se elevaron poco más de 900 causas a juicio.

De este número, se hicieron 242 debates, de los cuales hubo 220 fallos condenatorios, mientras que el resto fueron absoluciones, lo que deja un porcentaje de alrededor del 25 % de casos que son juzgados, mientras que el resto, o sea poco más de 660 causas, todavía esperan llegar a juicio.

Estos números, considerados alarmantes, encendieron el alerta en las organizaciones que velan por la violencia contra la mujer, pues la sensación que queda es básicamente de impunidad, pues las causas que no llegan a juicio terminan prescriptas, lo que beneficia a los violentos.

“Nos somos prioridad”

“Pese a las manifestaciones de solidaridad y preocupación de distintos organismos del Estado e instituciones civiles por el número de casos de violencia de género en nuestra provincia, para algunos sectores, como el Poder Judicial, aún no somos prioridad”, sostuvieron distintas dirigentes.

A partir de estas estadísticas, adelantaron que plantearán su preocupación para que los tribunales de juicio hagan un esfuerzo por juzgar a los “violentos”, caso contrario los programas y recursos que se instrumenten, entre ellos los botones anti pánicos, no tendrán éxito.

“Es necesario mandar un mensaje claro a los que hacen del maltrato a la mujer una moneda corriente. No estamos pidiendo una condena directa, sino que sean juzgados y que se dicte la sentencia que corresponde, tal como se espera con cualquier otra causa penal”, agregaron.

Consideraron que una vez que se percaten del real riesgo de ser condenados, el grado de violencia contra la mujer comenzará a descender. Este es un concepto ampliamente contemplado en la jurisprudencia y los tratados internacionales, los que establecen como vital la aplicación de castigo a los que maltratan a las mujeres.

Imagen :eltribuno.info