Noticias Destacadas

“En la fábrica de Ricky estamos en asamblea permanente”

ANRed dialogó con Rodolfo Vega, uno de los delegados de los/as trabajadores/as Fel Fort, quienes están a la espera de una respuesta patronal a sus demandas de aumento salarial y mejores condiciones de trabajo, como un aumento de 600 pesos por fuera de las paritarias, re-categorización para los/as trabajadores/as efectivos y la efectivización de los/as contratados a través de agencias de trabajos.

En la puerta de la fábrica, a la salida del turno tarde había un clima deliberativo entre los/as trabajadores/as de la fábrica de chocolate Felt Fort porque, según un escrito presentado por la empresa, este era un día decisivo para la respuesta a sus demandas “supuestamente hoy la empresa tiene que informar al sindicato y nosotros mañana resolveríamos en asamblea según lo que ellos propongan” informó Vega, y luego agregó: “lo que pasa es que nosotros mucho no confiamos en ellos porque hace más de 20 días que nos vienen dilatando y nosotros no podemos esperar más”

Cuando le preguntamos por qué se había llegado al quite de colaboración con la empresa respondió categóricamente: “por la necesidad de plata” y agrega que ya en diciembre del año pasado le habían arrancado a la empresa una bonificación en “premio” pero sabiendo que esto no era suficiente y que para los primeros meses de este año estaba decido pedir más dinero en aumento salarial y mejores condiciones de trabajo más allá de lo que se decida en las negociaciones paritarias.

Este delegado explica que fue un gran logro que de manera democrática se haya llegado a la decisión de hacer quite de colaboración y que ésta se esté cumpliendo con un alto grado de aplicación ya que sus compañeros/as tienen gran parte del presupuesto familiar basada en el trabajo de horas extraordinarias. “Ya cuando van a las agencias a pedir trabajo les dicen que el salario va a ser tanto, incluyendo las horas extras; saben que esa es la condición para entrar atrabajar a la fábrica”.

Esta precarización laboral condiciona la organización obrera y la patronal se aprovecha de ella para dilatar la situación y desgastar la lucha; mientras aplica otras medidas en el mismo sentido “están amenazando con descuentos de premios a los más nuevos y a otros los cambian de sección o de turno, entre otras apretadas”. Y señala que en la planta productora de los famosos chocolatines Jack hay empleados que hace más de diez años que están contratados como “trabajadores temporarios”.

Por estas razones otra de la firme demanda de los obreros es la efectivización de los trabajadores/as contratados/as porque saben que la empresa los utilizan en forma de dividir y obstaculizar la organización interna para que no puedan acceder a sus reivindicaciones.

Cuando preguntamos a los demás trabajadores/as que se encontraban allí reunidos qué opinaban de Ricardo Fort, como respuesta surgieron expresiones de bronca, desprecio e indignación (mejor no repetirlas). Nuestro entrevistado contestó resumiendo el clima que se vive en estos días en Fel Fort “En la fábrica de Ricky estamos todos en asamblea permanente”.