Noticias Destacadas

El trabajo doméstico, herramienta fundamental para el desarrollo económico

Desde el INADI reconocemos el valor del trabajo doméstico, labor no remunerada que no participa en el producto bruto interno aunque es fundamental para la economía de nuestro país. La discriminación de género en este ámbito aún se mantiene, y está invisibilizado el valor del trabajo femenino en lo relacionado con el importante aporte económico y la sobrecarga horaria de dobles o triples jornadas de actividad para la mayoría de mujeres.

Se estima que las mujeres destinan un total de 1700 millones de horas al año a este trabajo por el que no reciben retribución económica y tiene escasa valoración social. El Día del Trabajo Doméstico( 22 de julio) ha sido establecido para destacar las problemáticas que este conlleva en la vida de las mujeres, entre ellas se encuentra la falta de reconocimiento e invisibilización de las tareas, falta de remuneración y de cobertura previsional y de salud, entre otros.

La división del trabajo entre varones y mujeres está intrínsecamente relacionada con los roles de género socialmente asignados. El trabajo doméstico dentro de la esfera de lo privado es desarrollado en su gran mayoría por mujeres, tradicionalmente estuvo ligado a la labor reproductiva y ha sido reconocido como ?trabajo? hace relativamente poco tiempo.

Estas actividades contemplan la higiene, la alimentación, salud y educación de los niñas/os y cuidado de los ancianos, así como también la organización general de los hogares, etc. Esto conlleva una sobrecarga de tareas para las mujeres.

El servicio doméstico asalariado es una de las actividades más importantes entre las mujeres ya que agrupa el 22,7% de las asalariadas. Según datos del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, esta ocupación se desarrolla con un alto grado de precariedad laboral. Al 94,5% del total de las empleadas del servicio doméstico que trabajan 6 horas o más no se les descuentan los aportes jubilatorios y sólo un porcentaje muy reducido cuenta con otros beneficios sociales tales como aguinaldo, vacaciones pagas, días por enfermedad u obra social.

El Poder Ejecutivo Nacional ha enviado al Congreso un proyecto de ley que modifica la Ley de Contratos de Trabajo incluyendo a las empleadas domésticas de casas particulares como una categoría. Este proyecto busca igualar los derechos laborales básicos: jornadas de 48 horas laborales por semana, salario mínimo vital y móvil, prohibición de contratar a menores de 16 años, regímenes de licencias de vacaciones y embarazo, entre otros.

IMAGEN: unerdebate.com.ar