Noticias Destacadas

Advertencia de PROCREARTE

El proyecto de técnicas de fertilización asistida, cerca de perder estado parlamentario

La red de medicina reproductiva y molecular PROCREARTE advirtió que el Senado aun no trató una iniciativa aprobada en Diputados en noviembre de 2014, por lo que corre el riesgo de caducar.fertilizacion

El proyecto de ley que regula las técnicas de fertilización asistida podría perder estado parlamentario en noviembre próximo, a pesar de tener media sanción de la Cámara de Diputados, dado que no fue tratado aún por el Senado.

Si bien actualmente rige la Ley 26.862 de acceso integral a estos procedimientos, el proyecto que está cerca de caducar es complementario del nuevo Código Civil y Comercial y apunta a regular la protección de los embriones no implantados.

El proyecto cuenta con 36 artículos que regulan las pautas para los donantes de gametos, los límites a las donaciones, el destino de los gametos o embriones criopreservados, la confidencialidad de las donaciones de embriones, la posibilidad de efectuar diagnóstico preimplantatorio y la obligación de los centros de informar a un registro público.

Según advirtieron desde la red de medicina reproductiva y molecular PROCREARTE, el texto ingresó a la Comisión de Salud del Senado el 29 de diciembre de 2014 pero desde ese entonces “no tiene movimiento”.

Carlos Massolo, asesor legal de la entidad, sostuvo en un comunicado que de sancionarse la ley “se resolverían muchísimos problemas” y agregó que “se debe proteger al embrión, pero no confundirlo con una persona, porque -ciertamente- no lo es”.

Diputados dio el primer paso en la regulación de las técnicas de reproducción asistida

La Cámara baja aprobó y giró al Senado un proyecto consensuado con organizaciones que establece los alcances de estos tratamientos, sumidos en un vacío legal. Fue con 205 votos a favor y 11 en contra. Algunos artículos dividieron a los bloques y hubo modificaciones sobre el descarte de embriones.

En noviembre de 2014, la Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado este miércoles, con 205 votos a favor y 11 en contra, el proyecto de ley que complementa el nuevo Código Civil al regular las técnicas de reproducción humana asistida y la protección de los embriones no implantados.

La iniciativa, que reglamenta los alcances, los derechos y las relaciones jurídicas derivadas del uso de estas técnicas, fue elaborada en base a propuestas de las diputadas oficialistas María del Carmen Bianchi y Mara Brawer, con el aporte de organizaciones.

En general se abstuvieron los representantes de Compromiso Federal de los Rodríguez Saá y los de Unión por Córdoba, del gobernador Juan Manuel de la Sota, además de la cobista Patricia Giménez.

La votación se realizó luego por artículos ya que algunos dividieron transversalmente a los bloques, incluido el Frente para la Victoria, como suele ocurrir en temas sociales donde opera la libertad de conciencia. No obstante, el texto que llegó al recinto sufrió modificaciones.

Los diputados que votaron en contra fueron Oscar Aguad, Agustín Portela, Gustavo Valdés, María de los Ángeles Semhan (UCR), Ivana Bianchi, Berta Arenas (Compromiso Federal), Alberto Asseff (Frente Renovador), Graciela Boyadjián (Movimiento Popular Fueguino), Eduardo Brizuela del Moral, Myrian Juárez (Frente Cívico y Social de Catamarca) y Guillermo Durand Cornejo (Unión Pro).

El texto aprobado establece quiénes pueden ser aportantes, en qué condiciones y con qué requisitos de deber informado.

Las mujeres podrán donar material genético hasta los 35 años, y los hombres, hasta los 40. Además, deberán “someterse a un estudio clínico sujeto a protocolo” para detectar posibles enfermedades, apuntó García.

El texto dispone cómo debe crioconservarse el material genético, con sus plazos y modalidades; se establece el derecho a la confidencialidad y la reserva de la información para los aportantes.

Además, García agregó que “todo aportante deberá formalizar en convenio escrito con el centro de salud su declaración de voluntad informada”.

La legisladora indicó que “el material genético se puede usar hasta en un máximo de seis personas o parejas” y asimismo “se prohíbe la comercialización de embriones y gametos crioconservados”.

En uno de los artículos más polémicos, el proyecto reza que una vez transcurridos cinco años desde el momento del aporte de gametos, si éstos no fueron utilizados en estas técnicas “deberán ser descartados”.

Artículos polémicos y modificaciones

Entre los puntos más objetados por diputados de distintos bloques figuró el descarte de embriones una vez transcurridos diez años desde la donación de material genético que no haya sido utilizado.

Por eso, se suprimió de los artículos 11 , 12, 19 y 20 la palabra “descarte” y en su lugar se hablará del “cese de la crioconservación”.

De esta forma, “cuando se trate de gametos aportados para terceros, transcurridos diez años desde el momento en que se haya realizado el aporte (…) y no hubiesen sido utilizados para efectuar técnicas de reproducción humana asistida, deberá cesar la crioconservación”.

En el mismo sentido, “en caso de crioconservación de gametos o embriones obtenidos de quienes se constituyan como beneficiarios de técnicas de reproducción humana asistida, transcurridos diez años desde la obtención del material genético, cesará la crioconservacion”.

Ese artículo exceptúa “a aquellas personas o parejas beneficiarias de técnicas de reproducción humana asistida que manifestaren de modo expreso, y previo al vencimiento del plazo, la decisión de crioconservar su material genético para someterse a un procedimiento en el futuro”.

A propuesta del Pro, se agregó un párrafo que indica las parejas que crioconserven embriones deberán acordar y dejar sentado en forma expresa el destino que se les dará en caso de divorcio, debiendo optar entre la posibilidad de que sean utilizados por otra pareja o persona o que cese la crioconservación.

 

Imagen :piramideinformativa.com