Noticias Destacadas

Salta

El OVcM trabaja para fortalecer las redes de asistencia de Metán

Las directoras del Observatorio de Violencia contra las Mujeres presentaron en Metán, la investigación cualitativa sobre trayectorias burocráticas. Luego mantuvieron una reunión de trabajo con el equipo técnico de la Secretaría de Relaciones con los Ciudadanos y Derechos Humanos de Metán.

Imagen : Prensa Observatorio de Violencia contra las Mujeres

Por la mañana, la presidenta Alfonsina Morales y la directora Sara Miranda expusieron los resultados la investigación, en una extensa charla con distintos referentes de esa localidad. La actividad tuvo lugar en la Biblioteca Padre Mir de San José de Metán.

Estuvieron presentes funcionarixs del: Juzgado de Violencia de Género, Defensoría de Género, Hospital del Carmen, SAVIC, Policía, y de la Secretaría de Relaciones con los Ciudadanos y Derechos Humanos del municipio.

Las trayectorias burocráticas describen el itinerario institucional que realizan las mujeres víctimas de violencia una vez que han decidido pedir ayuda. El análisis desplegado incluyó el rol ocupado por el círculo familiar y social de la víctima.

Por la tarde, se realizó una reunión de trabajo con los funcionarixs municipales a fin de establecer estrategias para articular y fortalecer los mecanismos de asistencia en materia de violencia contra las mujeres.

“Este año nos hemos propuesto priorizar el fortalecimiento institucional en el interior provincial. Venimos a escuchar a los actores que llevan adelante las tareas de asistencia para conocer sus dificultades y generar en un espacio de reflexión en donde surjan propuestas y nuevas conexiones para trabajar más articuladamente. Es un aprendizaje compartido en pos de dar una respuesta adecuada” manifestó Morales.

Hallazgos de la investigación cualitativa sobre las trayectorias burocráticas de las víctimas

Este trabajo se realizó entre los meses de julio a octubre del 2016 en las jurisdicciones de Tartagal y Metán. Entre otras cosas, se detectó que:

·         Las víctimas desconocen cuáles son las funciones de los distintos organismos intervinientes en el trayecto (ejemplo: confusión entre el/la juez/a y Defensor/a Oficial);

·         La Policía no está entrenada lo suficiente en el abordaje de la violencia y no cuentan con traductor/a en el caso de atender a pueblos originarios. Tampoco se toma la denuncia en todos los casos;

·         Hay un conocimiento social acerca de la posibilidad de radicar la denuncia como mecanismo disruptivo ante la violencia, pero no así sobre sus consecuencias (ejemplo: temen perder a sus hijos);

·         Las víctimas ponen una gran expectativa en la radicación de la denuncia, pero no suelen hallar la respuesta esperada;

·         Las instituciones suelen ser inaccesibles para muchas mujeres tanto en términos geográficos como su ubicación dentro de los edificios. El condicionante económico también surgió como un impedimento para acceder a las instituciones (ejemplo: no tener plata para el colectivo);

·         Las mujeres señalan dificultades propias de la tramitación de los procesos judiciales, ya que se requiere una alta capacidad de autogestión;

·         A pesar de estar legalmente prohíbo, todavía se verifica todavía la realización de audiencias conjuntas entre víctima y agresor;

·         Las diferencias de poder en perjuicio de las víctimas no son solamente en virtud del género, sino también de la etnicidad y del status social;

·         Se verifica confusión sobre el rol de los distintos profesionales intervinientes (ejemplo: entre psicólogos y trabajadores sociales). Sin embargo, brindan un apoyo importante para las mujeres en el trayecto;

·         El personal de aéreas de salud no cuenta con formación (o resulta insuficiente) ni directivas específicas en materia de violencia de género, lo que genera en algunas circunstancias revictimización;

·         En todos los casos se verifica la participación activa de la red de contención familiar y social del círculo cercano a las víctimas;

·         Persisten los prejuicios – principalmente vinculados a la familia y al rol de las mujeres –  en los operadores institucionales. En algunos casos hay carencia de formación en temas de género;

·         Se verifica la ausencia de un sistema de valoración de riesgo riguroso, quedando a criterio del/de la operador/a interviniente;

·         El personal de salud no está formado en asuntos vinculados a la violencia sexual.

El trabajo completo se puede encontrar a partir de la página 79 del Informe Anual 2016. Se puede descargar en http://www.ovcmsalta.gob.ar/informe2016.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *