Noticias Destacadas

El Movimiento Democrático de Mujeres pide una Ley contra la trata de mujeres y niñas

La plataforma ha enviado una carta a todas las formaciones políticas con representación parlamentaria en la que pide una iniciativa de este tipo en la legislatura que comienza. El MDM tiene previsto reunirse con los representates de todas las formaciones para explicar la importancia de luchar contra la trata de mujeres y niñas.

El Movimiento Democrático de Mujeres ha enviado una carta a todas las formaciones con representación parlamentaria en la que pide que se aborde en la legislatura que se abre tras las elecciones del 26 de junio una ley contra la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual.

La plataforma considera que ha llegado el momento de pasar de las declaraciones testimoniales a tomar medidas legislativas sobre determinados problemas que hoy sufren las mujeres y que necesitan ser afrontados con urgencia. Uno de éstos es el hecho que en países democráticos como el nuestro se trafica con mujeres pero también con menores de edad, niños y niñas que se destinan a la prostitución. Se calcula que en España unas 45.000 mujeres y niñas son víctimas de trata cada año.

Para explicar la iniciativa, el MDM tiene previsto reunirse en las próximas semanas con todos los partidos con representación parlamentaria para exponer las siguientes cuestiones:

·      El fenómeno de la prostitución y el tráfico y la trata de mujeres están absolutamente relacionados, la mayoría de mujeres en situación de prostitución son o han sido víctimas de la «trata de personas» (captación, transporte, traslado, acogida o recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación, según el Consejo Económico y Social de la Organización de Naciones Unidas).

·      A los efectos de la intervención del Estado nada aporta la distinción entre prostitución libre o forzada que olvida que el ejercicio de la prostitución es una forma de violencia de género contra las personas que la ejercen.

·      El tráfico y trata de mujeres y niñas es un fenómeno creciente en el ámbito europeo/países occidentales; el crecimiento de redes que practican estas actividades atentan contra los derechos humanos y la seguridad de las mujeres que explotan. Ambas son manifestaciones que merman la dignidad de la mujer, que suponen una forma de violencia de género y un atentado contra la libertad de las mismas. Manifestaciones que demuestran la vulnerabilidad que en todas las comunidades sufren las mujeres que son objeto de explotaciones sobre su cuerpo.

·      El tráfico de mujeres y niños para su explotación sexual y la prostitución es un gran negocio a nivel mundial (mueve entre cinco y siete billones de dólares y afecta a cuarenta millones de víctimas, según la ONU). Las redes de tráfico y los proxenetas están muy interesados en legalizar sus actividades para poder pasar a ser considerados “empresarios del sexo” y que sus empresas lleguen incluso a cotizar en bolsa.

·      Es el momento de plantear el compromiso de las fuerzas políticas, para erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres y que todos los partidos lo incluyan en la agenda parlamentaria, con recursos suficientes, partidas presupuestarias adecuadas y rectificando todas las políticas que han expulsado a la mujer del mercado laboral.