Noticias Destacadas

La Pampa

El lunes harán el aborto a la mujer con riesgo de vida

El ministro Rubén Ojuez ordenó un turno este lunes en el Molas. Es un embarazo avanzado de cinco meses, con riesgo de vida para la madre.ojuez

El ministro de Salud, Rubén Ojuez, dispuso un turno urgente para el próximo lunes en el Hospital Lucio Molas, para practicarle un aborto no punible y la ligadura de trompas a la mujer de General Pico que denunció que en el hospital Centeno le habían negado la interrupción del embarazo. La mujer tiene un embarazo de alto riesgo de cinco meses, con un cuadro de desnutrición y diez hijos que dependen de ella, como único sostén.

El ministro le dijo este sábado a El Diario que se comunicó con la dirección del Centeno para contactar a la mujer y avisarle que tiene el turno disponible el próximo lunes con el equipo de médicos del Molas. La provincia se hará cargo del traslado. Además, Ojuez garantizó que se le practicará el aborto no punible y también la ligadura de trompas. El funcionario provincial aseguró que el aborto puede realizarse a pesar del estado de avance del embarazo porque el riesgo de vida para la madre es elevado.

“Nos movimos rápido. Ya le sacamos un turno para el aborto no punible y una ligadura de trompas. Es una mujer que tiene diez chicos, muy bajo peso, un embarazo de alto riesgo”, dijo Ojuez, ante la consulta de El Diario, este sábado al mediodía.

El ministro dijo que una asistente social se contactará con la paciente para asegurarse de que el lunes puedan trasladarla a Santa Rosa. La intervención no se hace en el hospital de Pico porque allí todos los médicos del plantel han manifestado una objeción de conciencia y no aceptan realizar abortos no punibles. La ley garantiza que las pacientes puedan acceder a esa práctica médica acudiendo a cualquier centro sanitario de la provincia.

“Yo me contacté con el hospital de Pico para que la contactara y para que tuviera el turno. No se si ya han podido contactarse con ella. No es la primera vez que se ha querido plantear la ligadura de trompas por lo que me han dicho. Por una cosa o por otra no se ha concretado, no se si perdió el turno o qué ocurrió. Eso fue antes, no sé por qué razón no se hizo”, explicó.

Ojuez dijo que la intervención se concretará el lunes o, a más tardar, el martes, si el equipo médico del Molas así lo dispone. Y aclaró que el grado de avance del embarazo no impide el aborto porque “es mucho más el riesgo para la vida” de la madre que “ tiene my escaso peso, con multiples embarazos, está dentro del protocolo, está prevista la interrupción del embarazo”.

“La idea es tratar de solucionar rápidamente el problema apenas surge”, admitió Ojuez, que prefirió no ahondar sobre la demora en el Centeno para darle vía al pedido de la mujer de abortar.

El caso

Cabe recordar que Ivana tiene 34 años, diez hijos, un embarazo de riesgo de cinco meses y es el único sostén de esta familia numerosa. Además, la mujer tiene ocho cesáreas previas y cuando la atendieron en el hospital incumplieron el protocolo de aborto no punible, ya que no solo no le informaron que tenía derecho a interrumpir su embarazo legalmente, sino que también le negaron la posibilidad de decidir.

“Cuando me fui a hacer la ecografía el 4 de diciembre, el ecógrafo me dijo: “¡Ay, mamá! Me imagino cuando vayas a tener cómo van a estar los de la guardia, de corrida en corrida, porque tenés mucho riesgo, tenés tus tejidos mal”, explicó Ivana a El Diario.

“Tengo mucho miedo”, agregó la mujer, quien tuvo un último parto con complicaciones y debieron hacerle transfusiones de sangre. Luego del nacimiento, Ivana quedó con un cuadro de desnutrición y deshidratación; hoy pesa 42 kilos.

“Le dije a una doctora, cuando no estaba todavía de dos meses, si podía interrumpir el embarazo, si no había una posibilidad porque tenía miedo. Actualmente tengo miedo, no sé qué me va a pasar”, confió.

La mujer se atendió en el Hospital Gobernador Centeno, donde no cumplieron con la ley que obliga a los profesionales a informar a la embarazada con riesgo de muerte sobre el derecho a decidir si continúa o no con el embarazo, sino que directamente, en el Servicio de Tocoginecología y Obstetricia, le negaron la posibilidad.

“Estoy embarazada de cinco meses y el bebé pesa 800 gramos, pero nadie me dijo que podía decidir. Yo no quería seguir porque tengo miedo por mi vida, por mis otros hijos. Le fui a decir a la doctora porque tenía miedo y me dijo que no se podía hacer nada”, dijo la joven el viernes último.

“Tengo miedo y tengo muchos dolores, no puedo casi atender a mis hijos. La situación económica no me ayuda, primero veo que puedan comer mis hijos y después, si sobra, como yo”, manifestó ante los medios piquenses.

Actualmente, la mujer no concurre a realizarse los controles porque no tiene con quién dejar a sus hijos. “Yo pedía que me hicieran la interrupción porque cuando tenga el bebé no sé si voy a salir del quirófano o no, ¿que va a ser de la vida de mis hijos? Porque estoy sola y ellos solo me tienen a mí”, se preguntó.

Los nacimientos de sus otros hijos tampoco aportan una buena expectativa a la situación de Ivana. “Tuve complicaciones con el embarazo de las mellizas, alto riesgo de mortalidad, casi me iban a vaciar pero no lo hicieron, y tampoco me ligaron las trompas porque faltaba una firma de una asistente social. Y yo se los pedía por favor. Esto pasó hace unos cuatro años, más o menos”, relató.

En ese momento, la mujer tenía siete hijos y una situación complicada para sostener la familia, además de sufrir constantes situaciones de violencia. Sin embargo, nada hicieron los profesionales del hospital para ayudarla, a pesar de que la ley los obliga a asistirla.

“Todos mis hijos son prematuros, seismesinos o sietemesinos. Las mellizas pesaron 1,330 kg una y la otra 1,430 kg, y de los demás hijos ninguno llegó a los tres kilos de peso, siempre tuve embarazos de riesgo”, explicó, al tiempo que indicó que también falleció uno de sus hijos.

Ivana actualmente sostiene a la familia en soledad, ya que tras varios episodios de violencia se separó del padre de siete de sus hijos. El caso está en Defensoría porque el hombre nunca se hizo cargo de la manutención de los pequeños, pero aún no hay una resolución al respecto.

 

Imagen : El diario de La Pampa