Noticias Destacadas

Crimen de turistas francesas

El feminicidio: una discusión pendiente

El crimen de las turistas francesas – Cassandre Bouvier y Houria Moumni – ha conmocionado no sólo Salta, todo el país sigue el caso a través de distintos medios de comunicación; dos mujeres fueron violadas y asesinadas en uno de los paisajes más hermosos de nuestro país; la brutalidad del crimen instauró la realidad de la violencia contra las mujeres en un lugar idílico, como si en medio de tanta belleza fuera imposible ? e impensable ? tanta saña.

En la edición de Página 12 del 23 de agosto, la periodista Mariana Carbajal publica una entrevista a la antropóloga Rita Segato quien afirma que este feminicidio puede tener un móvil político. Sustenta su parecer en los dichos de los habitantes de San Lorenzo y de algunas particularidades del crimen y afirma que ?a través de la agresión a la mujer se agrede a un antagonista?. ¿Sólo hablaremos de feminicidio cuando medie un antagonista?

El cuerpo de la mujer es el territorio en que se disputa un poder y se confronta con un antagonista; es un modo de pelea entre varones que se concreta en nosotras; pero considerar el crimen de Cassandre y Houria sólo como el resultado de una pelea entre antagonistas, invisibiliza que las violaron porque eran mujeres y que las mataron para no tener su testimonio. Así, se desvía el eje a una cuestión de disputa entre machos y no como un feminicidio.

Los dichos de lxs sanlorenceños de que se mire hacia fuera, ¿no pueden leerse como una reacción lógica a negarse a vivir en algún lugar en el que la brutalidad y la saña se instale de esta manera? El hecho de que los hasta ahora implicados sean de la pacífica San Lorenzo ¿implica necesariamente que sean incapaces de violar y matar a mujeres por el hecho de serlo? ¿los excluye del patriarcado y su necesidad de control y de poder?

Aún aceptando la hipótesis de un mensaje entre facciones para dirimir un espacio de poder, ¿deja por ello de ser un feminicidio? No sería éste el concepto que debiera primar y después analizar otras implicancias?

Los cuerpos de las mujeres como territorio de ocupación no tiene sólo que ver con antagonismos entre varones, sino con las asimetrías de género entre varones y mujeres; en el la necesidad de poder y control que el patriarcado ha impuesto. Es decir, nos matan por ser mujeres, nos violan por ser mujeres, se ensañan con nosotras y el mensaje es que las mujeres tenemos dueño. Y esto es político, sin necesidad de que sea disputa entre facciones que disputan el poder.

Los cuerpos de las turistas fueron encontrados en 29 de julio, se han tejido diversas hipótesis, hay detenidos y la investigación está en curso. El análisis científico da cuenta de que las asesinaron el 15 de julio. Todos los días hay nuevas informaciones que muchas veces desmienten la anterior. Sin embargo, el hecho de que es un feminicidio no ha permeado aún y es éste el punto que debiera ser el anclaje; suponer que el crimen tuvo un móvil político invisibiliza que fueron violadas, torturadas y asesinadas por ser mujeres.

Sin duda es un feminicidio. Pero, ¿sólo hablaremos de feminicidio cuando hay una cuestión político partidaria? ¿cuando es una pelea entre facciones por el poder? ¿cuando hay bandas de narcos, asaltaturistas, tratantes? Si es así, ¿no hay feminicidio cuando un varón mata a su pareja porque supone que lo engaña, no le gusta como se pinta o cualquier otra excusa de las que solemos leer bajo los títulos de “Crimen pasional”? ¿No dejo así abierta la posibilidad para invisibilizar el hecho de que nos matan por ser mujeres?

Creo que es más tranquilizador suponer que fue una banda que quiso causar en perjuicio a algún sector que pensar que en la bella villa San Lorenzo, alguien que conozco de toda la vida; alguien que es mi vecino, mi afecto, alguien que no conozco pero que comparte el mismo espacio sea capaz de tanta saña, de tanto odio. Cómo puede ser que un paisaje paradisíaco se agazape el peligro. Es más tranquilizador pensar así; pensar que fueron disputas de poder político/partidario, a tener que obligarnos a pensar que un grupo de varones, porque sí, violaron, torturaron y mataron a dos mujeres.

No descarto ninguna hipótesis, sólo me pregunto, me obligo a pensar. Me interpelo. Y en este sentido, pienso cuán difícil nos resultará en Salta aceptar que a las mujeres se las viola y asesina porque son mujeres, sólo por ese hecho y no porque se estuviera dirimiendo una interna, no porque eran asaltantes a los que se les fue la mano. Pudo haber sido por estas razones? Quizás, no hay que descartar nada; pero también creo que puede ser – y esto debiera ser lo que se potencie para visibilizarlo – que hay varones que matan a mujeres porque sí, porque la violencia de género implica este poder, su uso; porque en nuestros cuerpos cada varón juega su masculinidad con esa mujer y la dirime con otros varones. Porque el peligro que sufrimos las mujeres está en nuestras casas cuando nuestra pareja, marido, ex nos pega, nos maltrata psicológicamente, nos obliga a relaciones sexuales. El peligro está en la calle cuando un tipo se cree con derecho a manosearme porque según él voy provocando con mi atuendo o meneo (porqué sino hacer una marcha de las putas para que de una vez por todas sepan que cuando digo NO es NO, me vista como vista, me mueva como me mueva). El peligro está en nuestra cultura, en esta supuesta superioridad del varón.

En agosto de 2004 José Yapura mató a su mujer, Rosana Alderete y dos de sus hijxs, Rocío y Nahuel de 8 y 5 años. A pesar del ataque pudo sobrevivir la nena mayor que tenía 11 años. Salta se conmocionó y a partir de este suceso, la Corte de Justicia de la Provincia convocó a una mesa de diálogo que elaboró una nueva ley de violencia familiar. Siempre me quedó una duda, y hoy la expongo, si sólo hubiera matado a su mujer, hubiera habido tal conmoción? Este año hubo otros crímenes de mujeres (se puede seguir la cuenta en esta misma página); el de estas chicas francesas fue el penúltimo, con lo que la suma de este año ascendió a 12 (una por mes) He aquí el drama que todavía – siento – la sociedad no discute.

IMAGEN: blogsociedad.com