Noticias Destacadas

Las penas van hasta nueve años y medio de prisión efectiva.

El “fallo histórico” que condenó a banda neonazi en Mar del Plata

El Tribunal Federal N°1 de Mar del Plata condenó a siete jóvenes de una banda neonazi con penas de hasta nueve años y medio de prisión efectiva, por ataques violentos perpetrados entre 2014 y 2016 en la ciudad contra diversas personas y minorías, entre ellas, del colectivo LGBTIQ+.

Si bien la lectura de la sentencia completa será el 10 de mayo, el tribunal dio a conocer las condenas y los principales argumentos el 3 de mayo por la tarde. Afuera de los tribunales marplatenses, una multitud escuchó las penas y celebró la sentencia.

Claudia Mariela Vega es abogada e integrante de la Asociación Mar del Plata Igualitaria (AMI). El jueves a la tarde estuvo ahí, acompañando el juicio en la calle. “El clima al comienzo era tenso. El fiscal había pedido penas muy bajas. Pero saltamos de alegría al escuchar el fallo. Algunos de los acusados que habían accedido al beneficio de la prisión domiciliara, llegaron a la audiencia con soberbia y se fueron detenidos”, contó a Presentes.

“El fallo reconoce lo que dijimos desde el primer momento: que estos jóvenes integraban una organización que discrimina a colectivos LGBT, punks, anarquistas, ateos, inmigrantes y personas en situación de vulneración”, dijo Fernando Esteban Lozada, referente de la Asamblea por una sociedad sin fascismo y activista de la Colación Argentina por un Estado Laico.

“Es un fallo histórico, por la fundamentación y porque reconoce que existe una organización creada con el fin de imponer su pensamiento a partir de la violencia neonazi y fascista. Este fallo nos va a permitir avanzar. Nos quedan más de 30 casos por juzgar y hay más de 20 implicados que en algún momento tendrán que estar en el banquillo de los acusados”, dijo a Presentes  Fernando Esteban Lozada.

Vega agrega: “Es un fallo histórico. Por primera vez se condenan estas prácticas nazis, se prueba el accionar basado en una ideología y se valora la peligrosidad de este grupo para la sociedad toda, más allá de estas víctimas, que fueron gravemente lesionadas. La sociedad toda debe celebrarlo”.

Los fundamentos de la sentencia

Los jueces Roberto Falcone, Mario Portela y Bernardo Bibel entendieron que en este juicio oral y público quedó probado  que se trata de delitos “que incitan al odio, a la violencia. Son delitos peligrosos para la sociedad, que envenenan el clima social y ponen en peligro el sistema de convivencia”.

También destacaron que las víctimas no fueron elegidas al azar: pertenecían a minorías y colectivos vulnerables. “El derecho jamás puede tratar al odio con benevolencia. En este sentido la incitación al odio hacia determinados grupos definidos crea un peligro cierto de generar un clima de violencia u hostilidad”, expresó Falcone, presidente del tribunal. También dieron por probada la existencia de la banda: “la organización ya supone una amenaza a la sociedad normativa”, dijo Falcone en la lectura”.

“No son prácticas aisladas” –destacó Vega desde AMI-. “Si en algún momento fueron aisladas, ahora no lo son. Y se condena por eso. Porque se configura un accionar por parte de una organización con esta ideología. Determinar que fue un conjunto de personas con una ideología que perjudica a la sociedad y que merece una condena convierte al fallo en histórico. Estas ideologías no son exclusivas de este tiempo ni de este país. Pero justamente por eso merecen condena”.

El Concejo Deliberante de Mar del Plata en 2016, cuando estos ataques y pintadas neonazis aumentaban en la ciudad, repudió ¨los graves hechos que vienen sucediendo en la ciudad de Mar del Plata desde el año 2011, donde grupos neonazis han atacado y amenazado a distintos actores sociales e instituciones, basándose en su desprecio a la diversidad¨. El único bloque que no acompañó el repudio fue el del partido del intendente Carlos Arroyo, Agrupación Atlántica-PRO.

Asamblea contra el facismo

“El fallo recoge muchos de los fundamentos que pusimos en el documento fundacional de la asamblea”, dice Lozada. La Asamblea por una sociedad sin fascismo, cuenta, se creó en octubre de 2014, cuando en Mar del Plata empezaron a aparecer pintadas y grupos que reivindicaban la ideología nazi. Nació para visibilizar estos hechos y que fueran entendidos como organización criminal basada en ideología de odio.

“La justicia ordinaria los tomaba como hechos aislados, que solían quedar archivados. Los punks no creen en la burocracia, las chicas trans en situación de prostitución no podían acercarse a una comisaría”, dice Lozada.

En octubre de 2014 –cuando la violencia empezó a escalar- la Asamblea por una sociedad sin facismo incluía a 15 organizaciones, que con el tiempo ya son 130: agrupaciones políticas, civiles, culturales, sociales, organizaciones sindicales, partidos políticos.

Las condenas

Las penas que recibieron los integrantes de la organización fueron mucho más allá de las que había pedido el fiscal federal Juan Manuel Pettigiani. Muy criticado por las organizaciones que acompañaron el juicio, en su alegato había pedido varias absoluciones y una pena máxima de dos años y seis meses de prisión.

Las penas impuestas a los condenados son 9 años y seis meses de prisión para Oleksander Levchenko, 9 años para Gonzalo Paniagua y Alan Olea, 8 años y seis meses a Nicolás Caputo, 5 años y seis meses a Giuliano Spagnolo, y 4 años y seis meses a Franco Pozas.

Por ser menor de edad al momento de los hechos, a Marcos Caputo, hermano de Nicolás,  se le ordenó tratamiento tutelar por dos años. Uno de los acusados fue absuelto: Giordano Spagnolo, hermano de otro de los condenados. Todos ellos quedaron detenidos al finalizar la audiencia.