Noticias Destacadas

Santiago del Estero

El dolor y la desesperación de la madre del femicida

Es el mayor de los tres hijos de la mujer, quien es contenida emocionalmente por su familia. Su hermano no puede creer que “haya hecho una cosa así”.ruly

Todos en los barrios La Católica y 8 de Abril la conocen como “Doña Titoya”. Se llamaElizabeth del Carmen Concha (52 años) y tiene tres hijos, dos varones y una mujer. El mayor de ellos, Rubén Walter Marcelo Concha (37), más conocido como “Ruly”, vivía en el barrio Reconquista, pero todas las noches la visitaba y se quedaba a cenar. El miércoles pasado, el albañil no cumplió con su rutina.
La familia jamás tuvo problemas con la Policía ni la Justicia. Por eso el jueves último le llamó la atención a “Titoya” la presencia de una gran cantidad de policías al frente de su casa de Saavedra casi calle 222. Tenían una orden del juez del Crimen de Tercera Nominación, Darío Alarcón. No sabía lo que pasaba, hasta que le dijeron la “locura” que había cometido su hijo un par de horas antes. Había asesinado a su novia Claudia Graciela Paz (45) y lo buscaban.
La mujer estalló en llanto y se descompensó, por lo que tuvo que recibir atención médica, mientras los uniformados registraban el domicilio. “Por qué, por qué mi hijo”, se preguntaba una vez que estabilizaron su salud. “Me quiero morir, no quiero vivir más”, señalaba con insistencia.
“Le hablamos mucho para que no haga ninguna locura”, afirmó Cristian, su otro hijo, quien vive con ella. “Ella está un poco más tranquila, pero sufre de presión y tenemos miedo que le pase algo con todo esto”, agregó.
Desde que recibió la triste noticia de que su hijo es un femicida y puede sufrir una condena de prisión perpetua, además de saber que “Ruly” se quiso ahorcar, pero los policías le salvaron la vida en Manogasta (Silípica), la mujer se recluyó en su casa. “Estamos tratando de hablarle, de contenerla, para que en algún momento la llevemos para que lo vea donde está detenido porque ella quiere saber qué es lo que le pasó para que hiciera una cosa así”, indicó Cristian. “Todavía no podemos creer lo que hizo”, señaló el joven, acompañado de su prima Alicia.
Cristian indicó que conocían del noviazgo de su hermano con Claudia Paz, pero que “Ruly” nunca la llevó a la casa materna para presentarla a la familia.

La testigo del crimen no puede dormir
Tiene apenas 16 años y fue una de las testigos del brutal asesinato en el que perdió la vida Claudia Paz. No puede dormir bien y las imágenes del hecho, ocurrido a pocos metros del lugar donde se encontraba con su novio, de 15, se suceden en su mente una y otra vez.
La adolescente es vecina del barrio Ulluas ampliación y tuvo que declarar en Cámara Gesell todo lo que vio, por orden del juez Darío Alarcón.
Ella se encontraba con el muchacho en las inmediaciones de la manzana F, lote 7 cuando la víctima salió de su casa para ascender al auto de su ex cuñado, Fabián Peralta (38).
Eran las 5.15 del jueves pasado. “Ruly”, quien estaba oculto debajo de un coposo paraíso, aceleró la moto por la vereda y estacionó frente al portón. La agarró de los cabellos a la mujer y la tiró al piso, donde le propinó nueve cuchilladas, una de las cuales le atravesó el corazón. También hirió en el brazo a Peralta, quien intentó intervenir.
Asustada, la testigo ingresó corriendo al dormitorio de sus padres, los despertó y les contó lo sucedido, en medio de una crisis de nervios. “No puede dormir bien y no quiere hablar mucho del tema”, afirmó su mamá.

“Volvé un ratito, te lo pido por favor mami”
La muerte de Claudia Paz dejó huérfanos de madre a seis hijos —dos varones y cuatro mujeres— y provocó un gran dolor en toda la familia por la pérdida irreparable de la mujer que trabajaba como maestranza en la Dirección General de Personal de la Provincia.
Una de sus hijas manifestó su dolor en Facebook: “Mami, no puedo creer que nos hayas dejado. No sabes cuánto te voy a extrañar. Me dejaste el corazón partido mami. Cómo voy a hacer para seguir adelante sin vos mami. Noooo, no puedo creerlo. Ma, te amo, volvé, no me dejes así. Volvé un ratito, te lo pido por favor mami”. La joven recibió el apoyo de sus amigos.
Los hijos —uno está preso por un homicidio— están siendo contenidos por su padre, quien es policía.

Imagen : nuevodiario web