El caso de Tejerina hizo conocer la realidad de San Pedro

Así lo expresó la letrada, Mariana Vargas, quien representa a la joven que fue condenada a 14 años de prisión, por haber asesinado a su hija -producto de una violación que la justicia desestimó- tras dar a luz sin ninguna asistencia médica en el baño de su casa el 21 de febrero de 2002.

Vargas expresó que pese a la condena y las escasas posibilidades de que se indulte a Tejerina o a que se reincorpore la figura del infanticidio a nuestro Código Penal, el caso ha desatado una serie de debates dentro del seno de la sociedad jujeña y especialmente en San Pedro, adonde la abogada refiere que se ha desnudado la existencia de muchas otras víctimas de abuso sexual como lo fue Romina.

“San Pedro reconoció que está lleno de abusadores”, concluyó la abogada, para quien la apertura de la sociedad en este sentido es altamente positivo. Asimismo, consideró que estos reiterados sucesos, junto a las falencias de actuación de las personas competentes ante estas situaciones hizo más que necesaria la incorporación de un protocolo que regule la entrega de la pastilla del día después ante otros hechos semejantes.

La letrada manifestó además que l@s jujeñ@s acompañaron siempre a Tejerina y que dado el fuerte movimiento de mujeres en torno a esto es que la joven finalmente podrá estudiar abogacía como alumna condicional en la Universidad Nacional de Tucumán. También informó que pese a la reclusión, atrás quedaron los interminables días de depresión que vivió tras haber sido golpeada y amenazada por otras reclusas del Penal de Mujeres de la capital jujeña en marzo de este año, y tras ello haber sido aislada en otro sector de la unidad carcelaria.

Llermanos dio marcha atrás

El magistrado Llermanos, quien controla la ejecución de la pena privativa de la libertad que sufre la joven, había sido fuertemente cuestionado por militantes feministas, al haber negado a Tejerina en un primer momento la posibilidad de estudiar una carrera universitaria.

La mención incorporada a un pedido de informe de la diputada nacional Cecilia Merchán se desprendía de la resolución del juez al momento de la presentación de un Habeas Corpus, realizado por la representante legal de Tejerina, quien solicitaba el resguardo de su derecho a la educación, tal como lo establece nuestra Carta Magna.

Vargas había manifestado en aquel momento:”Él no sólo no resolvió en tiempo el habeas corpus interpuesto (declarando una semana después que la cuestión había devenido en abstracto) sino que además le notificó a Romina mediante oficio que no le permite estudiar una carrera universitaria”, señalando que la decisión era “discriminatoria y arbitraria”, y que incumplía con el mandato de nuestra Constitución “en el que se consagra el derecho a la Educación, así como transgrede lo dispuesto al respecto por distintos instrumentos internacionales con jerarquía constitucional, contraponiéndose además, a una política estatal por cuanto desde el Ministerio de Educación de la Nación se promueve la educación de personas en contextos de privación de la libertad”.

Merchán había solicitado también -tras la reunión con diversas legisladoras y una conferencia de prensa en la que se dio a conocer el padecimiento de Tejerina- al Servicio Penintenciario del Penal de Mujeres de la ciudad de San Salvador de Jujuy, Unidad Carcelaria Nº 3, que se expida sobre lo siguiente: a) Informe respecto de las medidas tomadas o a tomar a fin de resguardar la integridad física y emocional de Romina Tejerina, para evitar que se reiteren hechos como los ocurridos a principios del mes de marzo de 2009 (lesiones y amenazas a las que fue sometida por tres detenidas) en la Unidad Nº 3 donde se encuentra alojada. Según el propio relato de Mirta Tejerina, quien encabeza la comisión que reclama por su libertad, Romina fue agredida el pasado 3 de marzo en la cocina del Penal de Mujeres de la ciudad de San Salvador de Jujuy, por tres detenidas, hecho en el que las agresiones “se tradujeron en rasguños, golpes en la cabeza, tiradas de pelos, amenazas mediante cuchillo en mano, manifestándole que la iban a quemar viva?.

Pasado este suceso, Tejerina había sido trasladada a otro sector de la unidad penitenciaria pero ante la falta de confirmación dentro de este sector de la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Romina debió regresar al lugar en donde había sido alojada anteriormente, momento en el cual fue encerrada en una habitación, sola, totalmente aislada, con vigilancia y desde entonces estuvo privada de recibir llamadas telefónicas, salir o comunicarse con otras internas, gozando sólo de 30 minutos diarios de recreación.

Para las mujeres que acompañaron la lucha de la joven, toda la situación redundó en un castigo contra ella, que tras la marcha atrás de Llermanos por la presión mediática y las acciones impulsadas desde el Congreso Nacional permitirán que Tejerina reciba un trato igualitario en materia educativa al de cualquier otr@ reclus@.

FOTO: www.newsmatic.e-pol.com.ar