El besatón: Modalidad dominicana de la lucha antihomofóbica

Santo Domingo, junio.- Desde hace días, en casi todo el país llueve desesperadamente; pero ello no fue óbice para que un grupo grande de mujeres y hombres, de distintas preferencias sexuales, protagonizaran en la noche del sábado 26 de junio, un besatón bajo la lluvia, inspirado en el rechazo que parte de la sociedad y de los medios de comunicación hicieron a la detención de una pareja de personas haitianas, matrimoniada por demás, que se besaban en público en una céntrica avenida, hace algunas semanas.

Bajo la convocatoria del colectivo Las Tres Gatas, otros como Mujer y Salud, grupos del movimiento de mujeres y de agrupaciones de lesbianas y de gays, entre otros segmentos de la sociedad civil, expresaron así su rechazo al atropello policial a la pareja.

También se manifestaron en contra de otras tendencias fundamentalistas y homofóbicas que se han estado expresando con renovada fuerza, en particular desde que la reacción, de inspiración eclesial, consiguió introducir en la nueva Constitución de la República, promulgada en enero, un artículo que obligaría a las mujeres a parir no importa cuáles sean las condiciones y peligros del embarazo que porta.

En mayo, un tribunal de la muy populosa barriada de Los Mina impuso medidas de coerción a una mujer y a su médico que la auxiliaba en una interrupción de embarazo.

Aunque las razones que motivaron el “besatón” son muy serias, la actividad tuvo un sesgo optimista, diríase que divertido, a lo cual contribuyó no sólo el sentimiento de desafiar prejuicios atávicos, sino también el contar con la compañía de la lluvia. Las besaderas y abrazos entre parejas de todo tipo de preferencias sexuales se produjeron en una muy céntrica y concurrida calle peatonal del centro mismo de Santo Domingo.

Más allá del repudio a la homofobia, el “besatón” tuvo el mérito adicional de proyectar a Las Tres Gatas, mujeres lesbianas desde hace tiempo organizadas, aunque todavía con poca incidencia, en un contexto de visibilidad pública.

Mirla Hernández, una de las gestoras de Las Tres Gatas, quienes fueron muy dinámicas en la solidaridad con Haití y otros procesos políticos, dijo a SEMlac que “el besatón es un esfuerzo más de denuncia de los fundamentalismos, frente a unas autoridades que no dialogan ni escuchan sino, que reprimen”.

Sergia Galván, secretaria ejecutiva de la Colectiva Mujer y Salud, con muchos años de experiencia en las luchas sociales, ha hecho recuento de los más recientes episodios de represión a la sexualidad: “las redadas y represión contra las personas que se reúnen en el Parque Duarte; la prohibición del IV festival de la Calle Hostos , en diciembre del año pasado; y la confiscación de vibradores y consoladores a las internas de la cárcel de Najayo, a quienes además se les prohíben las visitas conyugales, entre los más recientes”.

“Pero hay que estar alertas”, dijo Galván. Es alarmante la cantidad de transexuales asesinadas, y el colmo de todo esto ha sido la pretensión del cura de la iglesia de Jarabacoa de eliminar en sus instalaciones una obra de arte en la que, según él, los hombres tienen miradas homosexuales y lascivas”.

Esa pretensión fue frenada con una disposición oficial que la prohíbe. Jarabacoa es un municipio montañoso turístico al centro del país, algo más de dos horas desde Santo Domingo.

“Estas acciones están asociadas al conservadurismo por el que se está enrumbando el país, a la reinstalación de la ultraderecha en el poder y a la falta de deslinde Estado/Iglesia”, agregó Galván.

En tono jocoso, la dirigenta feminista advirtió que es necesario mantenerse vigilantes “ante la posible redada del departamento de control de besos de la Dirección General de Migración, por considerar al ‘besatón’ un atentado colectivo al pudor y a la seguridad del Estado”.

El “besatón” transcurrió sin incidentes, pero sus activistas anunciaban un desfile gay por el malecón, ayer domingo. Vale aquí la frase que le gusta repetir a Mirla Hernández, apoyándose en la escritora Alice Walker: “el secreto de la alegría es la resistencia”.