El 5% de las mujeres se hizo un aborto voluntario

En la Patagonia el 5% de las mujeres que estuvieron embarazadas en algún momento decidió no continuar con la gestación. La tasa de aborto supera la media nacional, del 4%, y aumenta al 8% en mujeres de entre 30 y 39 años. Es la primera vez que se difunden estadísticas oficiales sobre la temática.

Las estadísticas se desprenden de la Encuesta Nacional sobre Salud Sexual y Reproductiva que realizaron el año pasado equipos técnicos del ministerio de Salud de la Nación y del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). La encuesta anónima incluyó una pregunta referida al aborto a mujeres que tuvieron al menos un embarazo. Los datos fueron difundidos por el boletín bimestral que realiza la dirección de Estadística y Censos de la provincia, en un apartado elaborado por el licenciado Pablo Morini.

“Un 5% de mujeres de la Patagonia declararon haber realizado algún aborto voluntario”, se especificó en la publicación provincial. Desde la dirección de Estadística se explicó que la pregunta fue elaborada de manera general, por lo que no se especificó las causales de dichas interrupciones, como por ejemplo si se trataron de casos enmarcados en el artículo 86 del Código Penal (violaciones, riesgo de vida o salud de la madre) o no.

El informe provincial remarcó que en la zona patagónica existen diferencias en cuanto a las edades de mujeres que se han realizado un aborto en algún momento de sus vidas. “El 8% de las mujeres de 30 a 39 años que han estado embarazadas han tenido al menos un aborto voluntario, mientras que a nivel país llega al 4%”, se explicó. De hecho, el 4% es la media nacional de interrupciones de embarazos voluntarias, siendo la primera vez que se publican cifras oficiales sobre la temática que afecta a las mujeres. Cabe recordar que el aborto es la principal causa de muerte materna, según datos de los ministerios de Salud provincial y nacional, ante la realización de prácticas inseguras. La interrupción voluntaria del embarazo, sin causal a demostrar, no está legalizada en el país y hay un proyecto para hacerlo en el Congreso Nacional.

“Los datos son importantes para elaborar un diagnóstico sobre la salud sexual y reproductiva de la población, como así también elaborar políticas públicas para mejorar estos indicadores y lograr que la información llegue a cada vez más ciudadanos”, concluyó Morini, analista de la dirección de Estadísticas Sociodemográficas de la provincia.