Noticias Destacadas

CORREPI

Durante el gobierno de Macri murió más de una persona por día por represión estatal

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) dio a conocer su Informe de la Situación Represiva Nacional: en 721 días de gobierno fueron asesinadas 725 personas por represión estatal.

Imagen : laretaguardia.com.ar

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) presentó este viernes en Plaza de Mayo el Informe de la Situación Represiva Nacional. Y los resultados a los que llegó la organización arrojaron que el gobierno de Mauricio Macri constituye el mayor pico represivo desde la vuelta de la democracia en 1983.

El archivo que desarrolla la CORREPI se ocupa, desde hace 21 años, de la recopilación de casos de personas asesinadas por el aparato represivo del Estado. Y en esta última actualización la cifra es alarmante: en 721 días de gobierno fueron asesinadas 725 personas por la represión estatal, más de una por día.

El número se conoció en un momento marcado por la represión de las fuerzas de seguridad ante las multitudinarias movilizaciones populares de las últimas semanas en repudio a la reforma previsional que el gobierno nacional logró aprobar en el Congreso.

La abogada y titular de la CORREPI, María del Carmen Verdú, dijo a Tiempo que “el gobierno de Cambiemos llevó adelante una represión con una lógica absolutamente bélica para atacar las movilizaciones contra la infame reforma previsional, y con el objetivo de desmovilizar a la gente”.

En relación a la recurrente comparación de este presente con la crisis de 2001, Verdú agregó: “Los momento históricos son irrepetibles. Estamos mucho mejor que en 2001 en relación al nivel de organización. Pero por otro lado tenemos un gobierno completamente distinto en términos de su propia eficacia empresarial que el que teníamos en 2001, al que no le tiembla la mano para sacar a la Gendarmería a la calle, para fusilar a un pibe por la espalda con una nueve milímetros de la Prefectura y que 48 horas después el presidente diga que ‘la voz de alto significa que hay que entregarse’. Esto es la legitimación oficial de la ley de fugas porque es la primera vez que un presidente lo dice con todas las letras. Es un escenario diferente. Pero estamos en una situación en la que la prioridad absoluta es enfrentar estas políticas de hambre y represión”.

El acto comenzó con la lectura de un documento unificado suscripto por decenas de organizaciones y organismos. Luego se fueron sucediendo los oradores, entre los que se destacaron Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga, y María Isabel, mamá del líder mapuche detenido Facundo Jones Huala. Esta última, envío un mensaje de audio que se escuchó en toda la Plaza.

Más tarde, el secretario de Organización del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), Agustín Lecchi, se refirió a la represión sufrida por los trabajadores de prensa en las movilizaciones que terminaron con la avanzada de los efectivos. Dijo el gremialista: “La policía no quiere que cumplamos nuestro rol social, que es cubrir los actos represivos del gobierno”.

Vale mencionar que durante las movilizaciones en contra de la reforma previsional, 36 trabajadores de prensa que se encontraban desarrollando tareas periodísticas, recibieron balazos de goma, y fueron víctimas de gases lacrimógenos y de gas pimienta. En total, 36 trabajadores de prensa fueron heridos y cuatro fueron detenidos mientras se encontraban cubriendo los hechos. Los datos fueron recopilados por el SiPreBA.

Finalmente, Verdú cerró el acto de presentación del informe y aseguró: “Desde el campo popular tenemos que entender que en esta etapa, para poder enfrentar como un solo puño el ajuste, la represión y el incremento de las formas de explotación del gobierno de Cambiemos que ha venido a intentar reestructurar de una vez y para siempre las relaciones de capital y trabajo en nuestro país, no tenemos otra herramienta que la unidad de acción en las calles y la solidaridad activa entre todos de los que participamos de las diferentes luchas”.