Noticias Destacadas

Buenos Aires

Dramático relato de joven que dijo fue violada por su padre durante más de diez años

Una joven de 21 años hizo un dramático relato de las atrocidades a las que fue sometida junto a sus hermanas por su padre, conocido como “el Chacal de Caballito”, que las violó durante más de diez años y que tuvo hijos con dos de ellas.padre violador

El hombre acusado, Orlando Isabelino Borda, fue detenido hace un mes pero sus hijas temen con que quede en libertad y por eso hablaron con minutouno.com sobre las atrocidades a las que las sometió.

“Si sale nos va a matar, ya nos lo dijo”, contaron.

Amor, contención y protección, parecería ser las tres palabras fundamentales para cualquier hombre en el rol de padre hacia sus hijos.

Sin embargo, la historia de las hijas del “Chacal de Caballito” dista mucho de esa realidad. Se trata de tres hermanas, hoy de 28, 23 y 21 años que tuvieron que vivir amenazadas durante más de 10 años, por su propio padre quien no sólo las maltrataba y las golpeaba sino que también abusaba sexualmente de ellas.

“Desde que tengo 12 años, mi hermana 14 y mi otra hermana 13 que nos tuvimos que venir a la Capital Federal a vivir con mi papá. No sabemos muy bien por qué, él se quedó con nuestra tenencia”.

“La primera vez que lo vi fue cuando tenía cinco años pero jamás quiso hacerse cargo de nosotras y después, sin explicación tuvimos que irnos a su casa”, contó una de las hijas.

Ella hoy tiene 21 años y vive junto a su hermana más grande, de 28. Según relatan las jóvenes, la otra hermana, de 23 continúa viviendo con su padre y niega las denuncias que ellas hicieron.

“Quedó traumada, está en contra nuestro, dice que nosotras le arruinamos la vida. Mi papá la enfermó y estamos seguros que ellos están juntos, que viven una relación incestuosa, es todo muy perverso”, explicó.

Desde los 12 años que se fue a vivir con su papá, comenzaron los maltratos, las amenazas y luego los abusos sistemáticos.

“Era como si nosotras fuéramos de su propiedad y podía hacer lo que quisiera. No teníamos donde salir a defendernos, no teníamos como irnos, además de que todo el tiempo nos decía que si hablábamos nos iba a matar. Todos esos años fueron una verdadera tortura”, contó la joven.

“A mi hermana empezó a violarla desde los 14 años. Ella tiene un nene de 9 años que es hijo de mi papá”, agregó la joven quien asegura que su otra hermana, que tiene un hijo de siete meses, también fue producto de la violación de su padre.

“Ella no se quiso hacer ningún estudio porque lo defiende, pero para nosotras es más que obvio que ese hijo es de mi papá”, sostuvo.

Su hermana se niega a realizarse un ADN para determinar si su hijo de siete meses es producto de la violación.

La joven intentó irse de la casa varias veces, pero recién pudo lograrlo en 2012 cuando se escapó hacia Santa Fe donde tenía algunos familiares lejanos.

“No tenía dinero, ni nada, pero tenía que escaparme de ahí. Mi hermana mayor ya se había ido a vivir con su novio hacía un tiempo y ya no soportaba esa situación. Pero al poco tiempo me encontró y me amenazó con un arma para que vuelva”, relató la víctima, quien volvió a fugarse para escapar de su propio papá.

“Yo hice la primer denuncia ahí en 2006 cuando abusó por primera vez de mi. Ahora, con mi hermana mayor hicimos una hace poco y con esa fue que lo detuvieron”, explicó.

En total, las denuncias fueron cuatro: 2006, 2008, 2012 y la más reciente hace dos meses atrás.

La joven volvió a encontrarse con su hermana hace apenas dos meses. Ahora, viven juntas y están buscando la manera de seguir adelante.

“Estamos viviendo de prestadas en la casa de un conocido, pero no tenemos trabajo para irnos y empezar una nueva vida. Durante el tiempo que vivimos con mi papá, no fuimos a la escuela. Yo tengo que terminar el secundario”, contó.

Hace un mes, Orlando Isabelino Borda, de 43 años, quedó detenido por el delito de abuso sexual agravado a sus tres hijas. Sin embargo, las jóvenes tienen miedo de que pueda volver a salir.

“Tiene gente conocida en la policía y matones que hacen el trabajo sucio por él. Ya vimos a varios rondar nuestra casa”.

“Tenemos miedo que nos maten o que él salga y nos venga a matar. Siempre nos amenazó con que si hablábamos, nosotras íbamos a terminar muertas”, concluyó.

 

Imagen : www.elpatagónico.com