Noticias Destacadas

Violencia sexual

Dos voluntarios del Ejército condenados por violación

La jueza Paola Marocco, vocal de la Sala VII del Tribunal de Juicio, condenó a Mario Rubén Saya (24) y a Antonio Fortunato Burgos (26) a la pena de seis años y seis meses de prisión efectiva por resultar autores material y penalmente responsables del delito de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de G. R. C.

Imagen : Red chilena contra la violencia doméstica y sexual

Se ordenó la inmediata detención de los dos condenados y su alojamiento en la Unidad Penitenciaria local. Asimismo, se dispuso la realización del examen genético (ADN) de los condenados y su posterior incorporación al Banco de Datos Genéticos, previa asignación del DUIG (Dato único de Identificación Genética) por el Registro Provincial de Condenados Vinculados a Delitos contra las Personas y contra la Integridad Sexual.

La jueza hizo lugar a lo solicitado por la Fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales 3 ante la posible comisión de un delito de falso testimonio por parte de tres testigos que comparecieron en la audiencia, y remitió copia de las actas pertinentes al fiscal de turno.

Finalmente, la magistrada no hizo lugar a la demanda civil de daños y perjuicios entablada por la damnificada en contra de Antonio Fortunato Burgos.

Los imputados fueron denunciados por un hecho ocurrido el 10 de julio de 2015, en una casa alquilada en la localidad de San Luis con motivo de una fiesta organizada por voluntarios del Ejército. La denunciante y los acusados asistieron al festejo junto a varios compañeros. La damnificada relató que bebieron tequila y, como ella se sintió muy mareada, dos voluntarias la acompañaron hasta un dormitorio, donde la recostaron en una cama. La víctima manifestó que no podía moverse y que se desvanecía de a ratos. Relató que en un momento despertó y vio que el voluntario Saya se acercaba para besarla. Luego advirtió que estaba desnuda y que el acusado estaba encima de ella, desnudo, sometiéndola sexualmente. Manifestó que en ese momento se volvió a desvanecer y cuando despertó estaba el otro imputado, Burgos, abusando de ella.