Noticias Destacadas

Domitila Chungara *

?Recuerdo una asamblea obrera, en las minas de Bolivia, hace ya un tiempito, más de treinta años: una mujer se alzó, entre todos los hombres, y preguntó cuál es nuestro enemigo principal. Se alzaron voces que respondieron ?El imperialismo?, La oligarquía?, ?La burocracia?? Y ella Domitila Chungara, aclaró: ?No compañeros. Nuestro enemigo principal es el miedo, y lo llevamos adentro. Yo tuve la suerte de escucharla. Nunca olvidé? Eduardo Galeano.

Nació en Potosí (Bolivia) el 7 de mayo de 1937, casada y madre de siete hijos. Su madre era de la ciudad de Oruro y su padre fue dirigente sindical. Su formación la tuvo primero en el campo y después en la mina.

Tenía cerca de 10 años y aún no había ingresado a la escuela por problemas económicos. Al morir su madre tuvo que hacerse cargo de sus cinco hermanas por ser la mayor. Con el correr del tiempo comenzó a preocuparse por la situación social que vivían las comunidades mineras.

En 1952 se casó con un trabajador minero. En 1961 empezó a participar activamente en el Comité de Amas de Casa del distrito Minero, del que fue nombrada Secretaria General. La organización se extendió a otros centros mineros y tuvo una importante influencia en los acontecimientos políticos de Bolivia.

En 1961 las mujeres amas de casa esposas de los mineros empiezan a organizarse. Así lo cuenta Domitila : ? En nuestros campamentos se había apresado a la gran mayoría de los hombres, dirigentes sindicales y políticos y como una obligación de esposas ellas tuvieron que salir de sus casas a buscar la libertad de sus compañeros. Ellas consiguieron todo lo que pedían después de someterse a una huelga de hambre durante diez días?

A partir de esto decidieron organizarse en un frente que llamaron Comité de Amas de Casa de Siglo XX una de las minas de estaño más grandes de Bolivia)

Desde entonces, este Comité siempre estuvo a la par de los sindicatos y otras organizaciones de la clase trabajadora, hace parte en la Federación de Trabajadores Mineros y tiene su lugar en la Central Obrera Boliviana luchando por las mismas causas.

Su testimonio dio a conocer la masacre de San Juan en 1967, cuando el dictador René Barrientos mandó al ejército contra las comunidades mineras de Catavi y Llalagua, por sospechar que los mineros apoyaban el alzamiento armado del Che Guevara. Tras la matanza, ella, que estaba embarazada, fue apresada, violada y torturada hasta que perdió su hijo.

Posteriormente ayudó en la lucha contra la dictadura del general Hugo Banzer. En la Navidad de 1978, en La Paz, junto a otras cuatro mujeres mineras y veinte niños inició una huelga de hambre contra la dictadura. A ellas se sumó un sacerdote y en poco tiempo se sumaron más de mil quinientas personas. Con el correr de las horas los huelguistas se multiplicaron por miles. Veintitrés días después de que las mujeres comenzaron la huelga de hambre, las calles de las distintas ciudades de Bolivia fueron invadidas por la gente. Otro gobierno militar se había terminado.

Domitila cuenta cómo se organizaron para pelear también por sus derechos como mujeres: ? Cuando estuvimos organizadas, fue un dirigente sindical el que nos hizo dar cuenta que nosotros trabajábamos.. que eso de cocinar, lavar, planchar era un trabajo. Y nos dijo que si ustedes lavaran para la gente, particularmente, ustedes trabajaran como cocineras, ganaran poquito, pero tendrían un sueldito, si ustedes cobraran por docenas la ropa que lavan, ustedes ganaran?Entonces nosotros tuvimos que hacer ver a nuestros compañeros que sí hacíamos, que aportábamos a la casa. Y la forma de hacerles ver fue que nosotros anotamos en un cartón todos los días la cantidad de ropa que lavábamos, si hoy día yo lavaba tres docenas de ropa, mañana doce de julio, dos docenas de ropa y así todo el mes tuvimos que anotar y luego tuvimos que ir a preguntar por cuánto lavaba la lavandera la docena de ropa a fin de mes. También fuimos a preguntar cuánto se pagaba el sueldo a la cocinera, cuánto el sueldo de la sirvienta, cuánto el sueldo de la niñera, y ajustando, la ropa lavada más los sueldos de la cocinera, sirvienta y niñera eran dos veces más el salario de nuestros esposos.

Los libros en los que se recopilan los testimonios de Domitila son: ?Si me permiten hablar? y ?Las mujeres tienen la palabra?, que fueron traducidos a varios idiomas. En 1980, se produce un nuevo golpe de estado y ella debe exiliarse. Actualmente vive en Bolivia

* Mujeres que revolucionaron el mundo,Latinoamericanas,Publicación de Convergencia de Izquierda, CABA, 2010.

FOTO: nuevoperiodismopuntocom.blogspot.com