Diseñan trampa mortal para vinchucas

Fue creada por investigadores de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y del CONICET. De este modo se combatirá al insecto que transmite el Mal de Chagas, una enfermedad que según el ministerio de Salud produce en Latinoamérica 10 muertes semanales.

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP)y del CONICET diseñaron una trampa para atraer, infectar y matar vinchucas, insecto vector del Mal de Chagas-Mazza, la enfermedad parasitaria más importante en América Latina y que en Argentina, según el ministerio de Salud, ocasiona más de 10 muertes por semana. Se trata de un desarrollo inédito en el país desarrollado en base a hongos, enemigos naturales de los insectos.

La trampa para vinchucas desarrollada en la UNLP puede ser colocado en las viviendas infestadas, sin ningún riesgo para la población y funciona como sustituto o complemento de técnicas tradicionales que se utilizan para combatir la vinchuca, como el rociado domiciliario con insecticidas químico.

El desarrollo de este “vinchuquicida” fue realizado por investigadores pertenecientes al Instituto de Investigaciones Bioquímicas de La Plata (INIBIOLP), que funciona en la Facultad de Ciencias Médicas de la UNLP, bajo la dirección de la doctora Patricia Juárez y con la colaboración de los investigadores Nicolás Pedrini, Sergio Mijailovsky y Juan Girotti. El proyecto contó con la colaboración de los profesionales Raúl Stariolo, de la Coordinación Nacional de Control de Vectores, Santa Maria de Punilla, Cordoba Rubén Cardozo, del Instituto de Patología Experimental de la Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad Nacional de Salta (UNSAL) y Alberto Gentile, de la Coordinación de Gestión Epidemiológica del Ministerio de Salud Pública, Salta.

El producto está en proceso de patentamiento en el Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual y ha superado todas las fases de prueba en laboratorio.

La investigadora destacó que “la trampa fue probada con éxito en ensayos a campo en colaboración con la Coordinación de Gestión Epidemiológica de la Provincia de Salta. Donde se colocaron los “atrapavinchucas”, se logró más de un 50% de mortalidad de los insectos detectados en viviendas rurales de la frontera argentino-boliviana, con elevados índices de infestación con vinchucas resistentes a insecticidas químicos piretroides”.

Los ensayos en campo experimental se realizaron en el Área experimental de la Coordinación Nacional de Control de Vectores, en Santa María de Punilla, Córdoba. En tanto, los ensayos a campo tuvieron lugar en las localidades de Tierras Nuevas, Yacuiba, Bolivia y Campo Largo, Acambuco, Salta, Argentina.

Su funcionamiento

Las trampas se colocan en un número de 4 a 6 en cada una de las viviendas, en los techos, pisos, y otros lugares de los ranchos. El insecto ingresa a la trampa atraído por los atractantes. Allí la vinchuca está en contacto con el bioinsecticida y regresa al nido infectada con el hongo.. El insecto infectado puede contagiar a otros por contacto, potenciando así el efecto letal.

La Investigación

Juárez contó que la trampa para insectos hematófagos (que chupan sangre y son frecuentemente vectores de enfermedades infecciosas) tiene su origen luego de décadas de investigación. Y agregó: “El Mal de Chagas es una grave enfermedad que a veces puede ser mortal. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que afecta entre 16 y 18 millones de personas, y que cerca del 25% de la población de Latinoamérica se encontrarían en una situación de riesgo de contraer la enfermedad. En la Argentina, se calcula que hay 2 millones de infectados y que mueren 10 personas por semana”.

Las experimentaciones científicas de los expertos del INIBIOLP lograron determinar que la cutícula (cubierta exterior) de vinchucas resistentes a insecticidas piretroides (tradicionales) es significativamente más gruesa que la de insectos susceptibles a estos químicos. La barrera cuticular aumentada sería uno de los mecanismos de resistencia desarrollado por estos insectos.

Los científicos evaluaron en laboratorio y en pruebas de campo la capacidad bioinsecticida del hongo Beauveria bassiana contra el insecto. Además lograron aumentar la virulencia del hongo al favorecer la penetración a través de la cutícula, tanto de insectos susceptibles como resistentes a piretroides.

Con estas pruebas, los expertos diseñaron la trampa de atracción ? infección con atractantes específicos para vinchucas combinados con una formulación del hongo mencionado.

La directora de la investigación concluyó que “este método sería una alternativa efectiva para la eliminación de los vectores de la enfermedad de Chagas resistentes a insecticidas químicos. Es además ecológicamente aceptable, de bajo costo y fácil manipulación, con un alto potencial de transferencia para su aplicación inmediata en programas de control. Para su implementación se requiere previamente contar con la aprobación de la autoridad sanitaria correspondiente para lo cual es imprescindible que el Ministerio de Salud de la Nación verifique la eficacia y bioseguridad del producto y su utilización”.

Dada la población afectada y las características socioeconómicas de esas regiones, sólo la intervención activa de la autoridad sanitaria podría definir la utilización masiva de este “vinchuquicida” desarrollado por la UNLP.