Noticias Destacadas

Buenos Aires

Dieciseis años de prisión por abusar sexualmente de una de sus hijas

Así lo dispuso el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº22. También, fue sancionado en orden al delito de promoción de la corrupción de menores, en perjuicio de ambas niñas.

Imagen : La Tinta

En consonancia con lo solicitado por la Fiscalía General N°22 ante los TOC –a cargo del fiscal Marcelo Martínez Burgos y la auxiliar fiscal Gabriela Barreiro- el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°22 condenó a un hombre a la pena de 16 años de prisión por abusar sexualmente de una de sus hijas y por el delito de promoción de la corrupción de menores en el caso de ambas niñas.

De acuerdo al fallo dictado por el Tribunal, el imputado, de 42 años, abusó de su hija entre 2015 y 2016 cuando la víctima tenía entre siete y ocho años. La situación ocurría dentro del departamento donde vivía la familia, cuando la madre de las nenas y pareja del imputado no se encontraba. Los abusos consistieron en obligar a la pequeña a realizarle sexo oral y a masturbarlo. Asimismo, los magistrados sostuvieron que el hombre “promovió la desviación del desarrollo psicosexual de sus dos hijas” entre 2015 y 2016, cuando la más chica tenía entre seis y siete años.

También, conforme el alegato de la fiscalía –al que adhirieron los jueces en su resolución- el imputado exhibía a ambas niñas videos y fotografías pornográficas, al tiempo que señalaron que los abusos que sufría la hija mayor eran realizados en presencia de su hermana pequeña.

Tanto el Tribunal como la Fiscalía tuvieron en cuenta el testimonio que brindó la madre de las víctimas, quién relató que se enteró de los hechos luego de que notara que su hija mayor estaba muy mal en el colegio. Ante sus preguntas, las dos niñas le revelaron la situación, por lo que realizó la denuncia ante la Oficina de Violencia de Doméstica que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

También, en su resolución, los magistrados destacaron el testimonio de las niñas en Cámara Gesell y las declaraciones e informes de los peritos que intervinieron en la investigación. En tal sentido, citaron los dichos de una de las profesionales, quién explicó que los hechos que vivieron las víctimas tienen “entidad suficiente como para desviar el normal desarrollo de la personalidad”.

Así, y en línea con lo solicitado por la Fiscalía durante su alegato, el hombre fue condenado como autor de los delitos de “abuso sexual agravado por haber sido cometido con acceso carnal, en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante, ambos calificados por ser el padre de la víctima, en concurso ideal con los delitos de promoción de la corrupción de menores agravado por tratarse del progenitor de la víctima, reiterado en dos oportunidades”.

En el debate, la auxiliar fiscal Barreiro consideró como agravantes la vulnerabilidad de las víctimas –ya que su madre debía ir a trabajar y por ello quedaban al cuidado de su padre-, la actitud del imputado de obligarlas a mantener el secreto y la entidad de la conducta que desplegó. Tales consideraciones fueron receptadas por el tribunal al momento de imponerle la condena al hombre, quien permanece detenido desde abril de 2017.