Femicidio

Dice estar “shockeado” y se negó a declarar el abogado que asesinó a su ex esposa delante de su hijo en Belgrano

El abogado y docente que ayer asesinó a puñaladas a su ex mujer delante de su hijo de 9 años en un departamento del barrio porteño de Belgrano, se negó hoy a declarar ante la justicia porque, según informó su defensor, está ” muy shockeado” Se trata de Claudio  Ángel López Rossi (53) quien , por consejo de su abogado, Marcelo Clavel, se negó a declarar ante el juez Jorge López, subrogante en el Juzgado de Instrucción 34 porteño, por el femicidio de su ex esposa Elke Yvars Beck (50)femicidio (6)

El crimen fue cometido ayer por la mañana en el departamento “B” del sexto piso de un edificio ubicado en Amenábar 1870, donde la mujer de nacionalidad alemana vivía con su hijo, de 9 años, que presenció el ataque.

“Más allá de que es un derecho que le asiste, le aconsejé que se niegue a declarar. Optamos por tener un mínimo de prudencia y no estaba para declarar”, dijo a Télam Clavel cuando salió del Palacio de Tribunales.

“Mentalmente está shockeado. A veinticuatro horas de lo ocurrido no podía declarar”, afirmó Clavel quien, de todas formas, anunció que ya pidió una copia de la causa “para analizar el hecho en profundidad y eventualmente solicitar una ampliación de la indagatoria pero cuando Claudio esté en condiciones de prestar declaración”.

López Rossi, quien además de ser abogado es profesor de educación cívica e historia en el prestigioso colegio religioso San Juan Evangelista del barrio porteño de La Boca, seguirá detenido por el delito de “homicidio agravado por haber sido cometido contra una mujer y mediare violencia de género” (femicidio), que prevé una pena de prisión perpetua.

El abogado Clavel, quien también venía representando a López Rossi en los conflictos legales que el imputado tenía con la víctima, reveló que la pareja hacía meses que atravesaba un conflictivo divorcio, cuya sentencia salió “hace pocas semanas” pero que también atravesó “una exclusión de hogar que si bien había sido solicitada por la víctima hacía varios meses antes, recién se efectivizó en agosto”.

“La denuncias que ella hizo fueron por maltrato y amenazas pero no llegaba a ponerle la mano encima”, contó el defensor de López Rossi.

Al ser consultado respecto a si la estrategia de la defensa será apuntar a un estado de inimputabilidad o emoción violenta, Clavel dijo a Télam que “no sería prudente en este momento hacer ese tipo de especulaciones”, aunque indicó que en el juzgado ya le informaron que López Rossi será sometido a una serie de estudios psicológicos y psiquiátricos.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que como la autoría del hecho ya está probada en manos de López Rossi, quien cometió el asesinato delante de su hijo y fue detenido ensangrentado y con el arma homicida cuando trataba de huir del lugar del hecho, el juez López y el fiscal de instrucción César Troncoso quieren determinar cuál es el estado de salud mental del acusado para determinar si es o no imputable.

Clavel también informó que el hijo de la pareja y testigo presencia del asesinato, quedó bajo la custodia de la familia materna.
El hecho ocurrió alrededor de las 7.30 de ayer en el edificio de Amenábar 1870 cuando Beck, quien trabajaba como agregada comercial en la embajada alemana, abrió la puerta de su departamento 6° “B” y fue atacada a puñaladas.

Aunque López Rossi ya no tenía las llaves de la puerta de calle ni las del departamento -cuyas cerraduras habían sido cambiadas-, aún conservaba el control remoto que abre el portón del garaje y ayer a la mañana decidió utilizarlo para entrar al edificio.

El abogado se colocó unos guantes de jardinero, tomó un cuchillo utilizado para los asados que había llevado consigo y subió hasta el sexto piso antes de que Beck saliera para llevar el chico al colegio.

El ataque se produjo en el palier de ese sexto piso y la hipótesis de los investigadores es que López Rossi no tocó el timbre, sino que esperó agazapado que su mujer abriera la puerta y allí, sin mediar palabra, se abalanzó y comenzó a apuñalarla.

Mientras el abogado atacaba en el suelo a la víctima y le provocaba las heridas, el niño de ambos, testigo de toda la escena, salió del departamento a la carrera y pidiendo ayuda hasta la planta baja.

Allí se encontró con un vecino al que le dijo lo que había pasado y juntos pidieron ayuda a un efectivo policial dependiente de la comisaría 33ra. porteña, que estaba en la zona.

El policía dio el alerta y segundos más tarde llegó un patrullero que obstruyó la salida del garaje y le cortó el paso al auto de López Rossi, que en ese momento salía con la intención de escapar.

El hombre tenía en su poder un cuchillo con manchas de sangre que ahora deberá ser peritado pero se cree que fue el arma homicida.

Una vecina del edificio contó ayer que “el nene vio todo” y que a ella misma le dijo: “Mi papá mató a mi mamá y yo no sé si mi mamá vive” y que más tarde le decía a la policía que no quería ver nunca más a su padre.

 

Imagen : cuartopodersalta