Noticias Destacadas

Diana Maffia : ?hay demasiada verdad en la sociedad y demasiada mala voluntad en los poderes?

Invitada por la Escuela de la Magistratura del Poder Judicial de Salta, la filósofa y legisladora porteña disertó acerca de ?Rubro 59. Neuromarketing y criminalidad. ¿Qué compra quién compra prostitución??, marco en el que se refirió al Rubro 59 y a las responsabilidades de los distintos poderes del estado en la contención de quienes ejercen la prostitución y la penalización de quienes lucran con ella.

En relación a cierta morosidad de la justicia para actuar frente a las organizaciones de tratantes y proxenetas, Maffia reconoció que existen integrantes del Poder Judicial, del poder político y legislativo, de las fuerzas de seguridad, de profesionales como contadores o abogados que protegen a estas organizaciones.

Afirmó que cuando se trata del accionar de algunos jueces/as, hay cosas que le resultan difíciles de aceptar.?Estamos hablando de redes de prostitución, que le pregunten a cualquier varón que consume prostitución donde va cuando quiere consumir prostitución, que lean los diarios, que vean los afiches en las calles, la información está toda ahí, hay demasiada verdad en la sociedad y demasiada mala voluntad en los poderes? aseveró la legisladora porteña.

Maffia aseguró que los medios de comunicación tendrán que adecuarse a la desaparición del rubro 59 porque hay que ver que es un ingreso económico importantísimo que producen los avisos de prostitución , avisos que muestran y degradan cuerpos de mujeres,?los chats telefónicos, las casas de encuentros, los night clubs , los cabarets, las whisquerías, todo eso se publicita en los diarios dándoles un lucro a esos medios de comunicación-?afirmó Diana Maffia-y en el mismo sentido continuó ? también están afectándose intereses, no solo los intereses de quienes cometen un delito como es explotar la prostitución ajena, sino intereses de medios que son legítimos, pero que lucran indirectamente, con lo cual habría que ver si en esta cadena de responsabilidades no son parte también de quienes explotan la prostitución ajena.?

Al ser consultada acerca de los obstáculos que impiden a los tres poderes visibilizar la problemática en toda su dimensión y actuar en consecuencia, la filósofa sostuvo que parte del obstáculo es que se banaliza o se comparte la valoración del consumo de prostitución.

?La idea de que las mujeres están voluntariamente, la idea de que el consumo de prostitución equilibra las circunstancias cuando el varón paga, si el varón pagó entonces está todo en equilibrio, no hay nada más que el consumo de un servicio sexual, porque él pagó y si él pagó entonces tiene derecho a ese sometimiento absoluto, no se ve el daño que eso pueda significar, no solo para esa mujer en particular sino para todas las mujeres? reflexionó.

Según Maffia la cosificación, la mercantilización de los cuerpos, la transformación en objeto de las mujeres, está muy arraigado, tanto que resulta mucho más difícil sancionar porque no se ve como algo malo, por el contrario, negarlo se ve como producto del puritanismo ?y no es producto del puritanismo, porque el problema con la explotación sexual, el problema con la prostitución, el problema con la pornografía no es la sexualidad, el problema es la explotación y la transformación en una cosa , en un objeto de seres humanos, ese es el problema moral, el problema moral no es la sexualidad, no es una posición puritana. Es una posición humanista que va a defender el valor de los seres humanos?

En cuanto a la polémica desatada hacia el seno mismo del movimiento de mujeres en cuanto que si las mujeres que ejercen la prostitución deben ser reconocidas como trabajadoras sexuales, tal como lo propone la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina dijo que no se siente con autoridad como para redefinir la subjetividad sexual de quienes se reconocen como tales y que? el estado tiene la obligación de defender el derecho de todas las personas se definan como se definan?

Aunque admitió que si el estado aceptara esto Argentina cambiaría la posición de un país abolicionista a un país reglamentarista. ?Si se propone que lo sea habrá que hacer un cambio en la Constitución y en las leyes, pero por el momento Argentina es un país abolicionista. Esto significa que no se penaliza a la persona en prostitución porque se la considera una víctima pero se penaliza al prostituyente es decir a las personas que la explotan, que la tratan que la engañan, que la trafican y la transforman en un producto de consumo? sostuvo Mafia.

Por último, reconoció como un logro enorme para la provincia de Salta que se pueda estar discutiendo, en el área de capacitación de la Escuela de la Magistratura en un espacio donde se abre la capacitación a las personas del Poder Judicial, ? el tema del rubro 59, discutiendo el tema de la prostitución, discutiendo el tema de trata , lo estamos haciendo en el espacio del poder habilitado por personas que abren lugares donde estos temas puedan tratarse?.

FOTO: periodista-rosario.com.ar