Noticias Destacadas

DERF

DETUVIERON A SEIS POLICÍAS POR LA BRUTAL GOLPIZA A UNA PAREJA GAY

Están sospechados de los delitos de vejaciones, allanamiento ilegal y falsedad ideológica.

Imagen : DERF

En las últimas horas, seis policías del Comando Radioeléctrico de Santo Tomé fueron detenidos al estar sospechados de ser autores de la brutal golpiza que recibieron Alexis (29) y Nahuel (21) el pasado lunes en la Comisaría 12º de dicha ciudad. Los agentes son investigados por los delitos de vejaciones, allanamiento ilegal y falsedad ideológica.

Otros nueve uniformados también están en la mira de la justicia pero transitarán el proceso en libertad, según indicaron voceros judiciales.

Las detenciones se produjeron en la noche del miércoles tras la denuncia realizada por la pareja gay. Los jóvenes dejaron asentado en la Dirección de Asuntos Internos el verdadero calvario que vivieron en la dependencia policial. El caso es investigado por la fiscal Mariela Jiménez.

Ayer, el jefe de la Unidad Regional I de policía, Ricardo Motta, dijo en conferencia de prensa que a las víctimas se les imputaba exceso de velocidad y resistencia a la autoridad. Además, confirmó que los agentes continuaban cumpliendo funciones. Sin embargo, pocas horas después, seis de los policías sospechados terminaron detenidos, a disposición de la justicia.

Alexis, una de las víctimas, contó lo sucedido. «Veníamos de Santa Fe para mi casa. Vieron mi auto sospechoso, nos redujeron en mi casa. Se los veía muy nerviosos, uno me quiso cogotear y yo lo empujo. En eso el compañero impacta dos disparos con la itaka en la puerta de casa. Después sacan el arma reglamentaria y nos apuntan. Empezamos a gritarles que estaban re locos, les preguntamos qué estaban haciendo. Llegaron muchos patrulleros. Se metieron nueve monos en mi casa”, relató en el programa El Cuarto Poder.

La historia continuó en la Comisaría 12º donde fueron trasladados. “Nos pegaron ahí y yo le digo a Nahuel ‘Mi amor, ya va a pasar todo esto’…Cuando escucharon eso se dieron cuenta que éramos pareja. Nos pegaban, me manosearon la cola y a Nahuel le apretaron los genitales”, continuó.

“Les advertimos que soy jubilado por una discapacidad que tengo, que tenía una placa de acrílico en la cabeza, le dijimos que tengo 75 puntos en la panza, le presenté mi carnet y no nos creían. Comenzó el abuso verbal: ‘mirá los putitos’, ‘mirá el enfermito’. Fue todo un caos”, dijo.

Al recuperar la libertad ya en horas de la tarde, los agentes que estaban de guardia les dijeron que esos policías “tenían que justificar la noche”.