Noticias Destacadas

Crímenes de lesa humanidad

Detuvieron a “El doctor” en Colombia, uno de los genocidas más buscados por Argentina

Juan Bossi abordaba los vuelos de la muerte con bata de médico y asfixiaba a sus víctimas por medio de los cauchos que se usaban para realizar torniquetes a la hora de extraer sangre.Bossi

La Policía colombiana capturó hoy en Medellín Juan Carlos Francisco Bossi, acusado de delitos de lesa humanidad.

Bossi, ante la llegada de la Policía, se identificó con documentos colombianos pero nada pudo hacer para evitar su detención.

Francisco Bossi formó parte de Personal Civil de Inteligencia del Ejército Argentino (PCI), entre los años 1976 y 1979 en la provincia de Santa Fe.

Argentina ofrecía una recompensa de 32.000 dólares por informaciones que permitieran su captura.

Según registros migratorios, el detenido huyó de su país hacia España en 1983. A Colombia, en donde siempre mantuvo un perfil discreto, llegó en 2010.

Un terrorífico genocida

El nombre de Bossi encabeza la lista de 52 represores al servicio del régimen del teniente general Jorge Rafael Videla, por los que la justicia argentina ofrece recompensa por su captura. La dictadura de Videla, entre 1976 y 1983, dejó más de 30.000 desaparecidos, gran parte de ellos en los vuelos de la muerte, en los que miles de argentinos, opositores al régimen o activistas, fueron lanzados al mar desde aviones.

Bossi hacía parte del personal civil del grupo de inteligencia militar (PCI) del régimen. Se le conoció como ‘el Doctor’ porque abordaba los vuelos de la muerte vestido con bata de médico y a sus víctimas las torturaba por asfixia por medio de los cauchos que en los procedimientos médicos son usados como torniquetes para las tomas de muestras de sangre, entre otros.

Por esos hechos, contra ‘el Doctor’ pesa un pedido de captura, ordenada desde el 4 de abril de 2011, por el juez Federal de Buenos Aires, Marcelo Bailaque, por delitos de lesa humanidad, como secuestro, tortura, desaparición y homicidio. El expediente dice que “se lo identifica como la persona que inyectaba y mataba a los detenidos”. De hecho, para Argentina, este caso tiene el rótulo de: “Muy importante”.

Sin embargo, mucho antes de que se ordenara su detención en su país, ‘el Doctor’ ya había decidido huir y en 1981 abandonó a su esposa e hijos y viajó a España, donde se escondió por casi tres décadas. Desde entonces, ni siquiera se volvió a comunicar con su familia.

“Es un hombre entrenado en labores de inteligencia y por eso eludía al máximo cualquier contacto con su pasado. Así evitaba que lo rastrearan”, explicó el coronel Juan Carlos Gómez Arias, jefe de Interpol en Colombia.

 

Imagen : UNO