Noticias Destacadas

Derechos sexuales: los más obvios y menos cumplidos

Cuando las niñas y las mujeres tienen acceso a la salud, tienen más capacidad para completar su educación, participar en las actividades productivas y contribuir en sus comunidades.

Este 11 de julio, Día Mundial de la Población, debería tener un especial significado para las y los líderes mundiales que están implicados en la fase final de preparación de lo que serán los nuevos objetivos de desarrollo mundial a partir de 2015. Las intensas negociaciones que están teniendo lugar entre representantes de los gobiernos de todo el mundo muestran que los derechos humanos, piedra angular del desarrollo, están lejos de ser universalmente reconocidos. En particular, el derecho fundamental de las personas a tomar sus propias decisiones sobre si y cuántos hijos tener, y con quien compartir su vida, está siendo continuamente desafiado por las fuerzas políticas ultraconservadoras en todas las regiones del mundo, a pesar de que cada año más de un cuarto de millón de mujeres y niñas siguen muriendo por causas relacionadas con el embarazo y el parto, y que 222 millones de mujeres en los países en desarrollo no tienen acceso a los métodos anticonceptivos modernos que demandan.

La Unión Europea es un actor clave en la cooperación al desarrollo, y ha jugado un papel histórico en el avance de la salud y los derechos sexuales y reproductivos (SDSR). El nuevo Parlamento Europeo debe asumir el protagonismo que le corresponde para consolidar este avance y para seguir trabajando por el cumplimiento de unos compromisos financieros y políticos globales, que sin duda deben ser ambiciosos, a partir de 2015. La reciente promesa del presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, de seguir trabajando en este sentido, es alentadora. Pero el creciente peso de los euroescépticos y los eurodiputados de extrema derecha se han convertido en un reto para el cumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos, que cuentan con una oposición conservadora que ahora es más fuerte.

En 2014, el mundo es el hogar de la generación de jóvenes más numerosa de la historia, lo que debería significar la apertura de muchas oportunidades para el futuro. Sin embargo los derechos de los y las adolescentes de hoy se enfrentan a muchos desafíos. La mayoría de los y las jóvenes de los países en desarrollo viven en la pobreza, y no tienen acceso a servicios de salud adecuados para jóvenes. Una de cada cinco mujeres del mundo ha dado ya a luz al cumplir 18 años, una de cada tres en las zonas más pobres del mundo. Para hacer frente a estos desafíos, la salud y los derechos sexuales y reproductivos deben ser una prioridad en los futuros objetivos internacionales de desarrollo. El desarrollo será realmente sostenible y significativo sólo cuando estos derechos puedan ser ejercidos, y las mujeres y niñas tengan control sobre su futuro y su cuerpo.

Los Ministros de Desarrollo de la UE debatirán este asunto los próximos 14 y 15 de julio, bajo los auspicios de la Presidencia italiana. La dirección que tomen los gobiernos será fundamental para la definición de la posición que la UE va a defender en la ONU el próximo año.

Desde la Federacion de Planificación Familiar Estatal (FPFE) instamos al Consejo de Europa y al nuevo Comisario de Desarrollo a trabajar juntos y con decisión en la promoción de la salud y los derechos sexuales y reproductivos. La UE no puede darle la espalda a su papel histórico, y por eso esperamos que defienda una posición basada en los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que signifique trabajar para el empoderamiento real de todas las personas y por su derecho a tomar decisiones sobre su sexualidad y su bienestar. Cuando las niñas y las mujeres tienen acceso a la salud, tienen más capacidad para completar su educación, participar en las actividades productivas, y contribuir en sus comunidades. La prestación de servicios de planificación familiar voluntaria es una de las mejores inversiones que los países pueden hacer para mejorar el capital humano y el desarrollo de las naciones en el camino hacia el crecimiento integral y el desarrollo sostenible. 2015 ha sido elegido como el Año Europeo de Desarrollo. En este Día Mundial de la Población hacemos un llamamiento a los responsables políticos de la UE para que se haga realidad este título.

Luis Enrique Sánchez es presidente de la Federación de Planificación Familiar y Estatal.