Violencia de género e institucional

Denunció a su ex por violencia y le quitaron a su hijo

Una jueza de La Matanza ordenó un operativo policial en un jardín de infantes para retirar por la fuerza al hijo de Valeria Sainz Moreno, quien radicó más de 30 denuncias contra el padre del nene por violencia de género.

Imagen : Tribuna Feminista

Una jueza de La Matanza ordenó un operativo policial en un jardín de infantes para retirar por la fuerza a un nene de cinco años, hijo de una mujer que denunció más de 30 veces a su ex pareja por violencia de género. “Quiero ir con mi mamá”, gritaba el chiquito mientras efectivos lo llevaron, en un escandaloso dictamen judicial que se concretó sin alertar a su progenitora.

Se trata de una medida tomada por la magistrada María Petrona Martínez, titular del Juzgado de Familia 5 del Departamento Judicial de La Matanza, que decidió quitarle la tenencia de su hijo a una mujer llamada Valeria Sainz Moreno, que logró tomar distancia del padre del nene, que la sometía a maltratos permanentes.

“Lo denuncié en más de 30 ocasiones. El padre del nene se llama Javier Otranto. Ahora, la jueza Petrona Martínez decidió quitármelo. No sólo eso, mandó a mi hijo a vivir a la casa de la abuela paterna. El nene tiene terror en esa casa, porque todo le recuerda al papá, que también ejerció violencia verbal y física sobre él”, dijo la mujer, en declaraciones periodísticas.

De acuerdo a lo que pudo averiguarse de fuentes judiciales, el argumento de la magistrada para tomar la decisión de “retirar” al pequeño de cinco años en medio de un operativo policial realizado en su jardín de infantes, en horario escolar y frente a sus compañeros y docentes, fue la “oposición que presentó Sainz Moreno a que el chico tenga contacto con su progenitor, lo que constituye un delito”.

“A este hombre lo denuncié porque me daba palizas, incluso delante del nene. Y hubo casos en que le pegó a él. Por eso no acepté nunca una revinculación, que es lo que pide este golpeador y la justicia acepta. El nene le tiene terror. Y ahora se lo llevaron por la fuerza de su jardín de infantes a vivir a la casa de la abuela paterna”, contó la desesperada madre

El operativo policial, que reúne todas las características de una medida judicial sin perspectiva de género y vulnerando todos los derechos del niño, se realizó el pasado miércoles, cuando la propia letrada, junto a efectivos oficiales y una ambulancia, arribó al jardín de infantes al que concurre el hijo de Sainz Moreno y, en medio de un operativo que causó estupor entre los padres de otros nenes, se llevaron al pequeño en un móvil. “Gritaba llorando ‘Por favor, llévenme con mi mamá’”, contaron los testigos.

“Está viviendo una tortura”, alertó la mujer a la que le sacaron la tenencia de su hijo, frente al Departamento Judicial de La Matanza.

“La jueza sacó esta medida sin notificarme y sin motivo alguno, porque mi hijo estaba a mi cuidado. Se lo entregó a la abuela, a la que mi hijo no veía hacía cinco años y a la cual le tiene terror porque le recuerda a su padre”, relató la denunciante, al tiempo que contó el trauma que causó la situación en el niño: “Terminó internado en el Hospital Italiano y sedado por una crisis nerviosa”.

“Está en una casa que desconoce, con gente que desconoce y al padre le tiene terror, porque le sacó el hombro de lugar. Está viviendo una tortura”, alarmó en comunicación con portal El1 Digital.

Tras la medida, la jueza Martínez labró una orden perimetral tanto para el padre como para la madre. Según Sainz Moreno, la exclusión es “abusiva”.

“No tengo causas en contra”, remarcó. Por esta razón, acompañada por sus abogados, la mujer se manifestó en la Cámara de Apelación en lo Civil y lo Comercial, en San Justo, y pidió la recusación de la magistrada.