Noticias Destacadas

Decir la verdad en tiempos difíciles

La Asociación de Periodistas de Salta (APeS) saluda a todos/as los/as periodistas en su día y los/as felicita especialmente por haber elegido una profesión-oficio que exige un compromiso de tiempo completo.

Este es un día que se suele ser festivo para los/as periodistas. Esta entidad comparte ese clima de festejo pero también cree que es oportuno recordar las condiciones en las que se desarrolla el trabajo periodístico, que en muchos casos dista de ser la ideal.

Consideramos que, a la par de las salutaciones y agasajos, sería adecuado que los gobiernos demuestren un real interés en la libertad de expresión y el derecho a la información y tomen medidas en consonancia.

En momentos en que la prensa salteña viene siendo objeto de amenazas de muerte recurrentes y de recurrentes maltratos por parte de la Policía de la provincia, APeS hace un nuevo llamado a las autoridades para que cesen estas acciones que afectan la vida democrática.

A la par que asegurar que los/as periodistas trabajen con tranquilidad. Los gobiernos ayudarían a mejorar el ejercicio del periodismo, y el derecho a la información, con medidas que están a su alcance.

Una buena medida, en este sentido, sería la aprobación de leyes (y ordenanzas) que garanticen el acceso a la información pública que manejan los distintos estamentos de los tres poderes del Estado. Otra medida que favorecería el trabajo de los/as periodistas sería la aprobación de una ley de regulación de la pauta publicitaria oficial, que garantice no solo el control de los dineros públicos destinados a la propaganda y publicidad de los estados, sino también que los consumidores de los distintos medios tengan derecho a acceder a esa información.

Desde su fundación, en mayo de 2006, esta entidad, que trabaja en defensa de la libertad de expresión y en procura de mejorar la capacitación profesional, viene señalando a la precariedad laboral como una de las grandes condicionantes de la tarea periodística.

En este aspecto APeS tiene la obligación de poner de manifiesto que no solo los gobiernos coartan la libertad de expresión con la herramienta de la publicidad oficial. También lo hacen los empresarios periodísticos que incumplen con las leyes laborales: con el trabajo en negro encubierto bajo la figura de pasantías, la sobreexplotación a la que son sometidos muchos trabajadores de radio, y otras formas de maltrato que soportan muchos/as periodistas.

Aunque APeS no es una organización sindical, ni pretende serlo, se siente en la obligación de llamar la atención sobre estas situaciones irregulares, porque atentan contra la libertad de expresión y el derecho a la información.

En este día APeS recuerda también especialmente a dos periodistas que han mostrado un camino en el ejercicio de la profesión en Salta: Luciano Jaime, asesinado en febrero de 1975 por la represión paraestatal, y Sergio Poma, cofundador de esta organización, fallecido en 2008. Ambos mostraron durante su vida que el periodismo no es decir cualquier cosa para congraciarse con el poder de turno, sino precisamente lo contrario: se debe ejercer con fidelidad al compromiso de ?dar testimonio en momentos difíciles?.

Elena Corvalán

Andrés Gauffín