Noticias Destacadas

Esa figura legal fue incorporada al Código Penal en 2012

Crimen de Nicole: pidieron la elevación a juicio por “odio de género”

La fiscal consideró cerrada la investigación sobre el caso de Nicole Sessarego Borquez, asesinada en la puerta del edificio que habitaba, en el barrio porteño de Almagro, hace un año. El único acusado es Lucas Azcona. El joven está procesado por “homicidio agravado por haber sido cometido en razón de odio de género”, que tiene una pena de prisión perpetua.Nicole-Sessarego-Bórquez-Estudiante

Una fiscal pidió hoy la elevación a juicio de la causa seguida a Lucas Azcona, acusado de haber asesinado en julio de 2014 a la estudiante universitaria chilena Nicole Sessarego Borquez, en la puerta del edificio que habitaba en el barrio porteño de Almagro. La solicitud fue realizada por la fiscal Ana Yacobucci al juez de instrucción Luis Zelaya, tras considerar cerrada la investigación en la que Azcona (24) está procesado por “homicidio agravado por haber sido cometido en razón de odio de género”, que tiene una pena de prisión perpetua.

Esta figura legal fue incorporada al Código Penal en 2012, en el marco de la reforma que se conoció como “ley de femicidio”, aprobada por el Congreso Nacional, y desde esa modificación se aplicó por primera vez en este caso. Lo que prevé en el inciso 4 del artículo 80 es la pena máxima para los homicidios cometidos por “odio de género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión”.

En este caso, la fiscal consideró probado que “el 15 de julio de 2014, alrededor de las 6, tras merodear la zona, Azcona siguió a la joven desde la estación Castro Barros de la línea A de subterráneos, hasta el ingreso del edificio, donde la apuñaló 11 veces, para luego darse a la fuga”. Malherida, la víctima, de 21 años, logró abrir la puerta e ingresar al hall, pero allí se desvaneció y fue encontrada muerta poco después.

Esa madrugada Nicole había ido con un grupo de amigos a bailar al boliche “Club Severino” y luego regresó a su departamento sola y en subte. La joven había llegado al país desde la ciudad de Valparaíso como parte de un programa de intercambio para estudiar Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires (UBA).

En su requerimiento de elevación a juicio, la fiscal remarcó que “las cámaras de seguridad de la zona registraron cuando el imputado merodeaba las inmediaciones de la estación del subte y parte del seguimiento que realizó a Sessarego Borquez”. También grabaron a Azcona huyendo herido del lugar del crimen y en el momento en que se va limpiando sus manos con una prenda blanca. La difusión de esas imágenes, en las que se ve a Azcona vestido de negro, con su cabeza cubierta con una gorra y con una mochila colgando, permitieron su detención cuando familia las vio en televisión y el padre lo entregó a las autoridades.

Otras víctimas

Además, cuatro chicas se presentaron ante la Justicia y declararon haber sido víctimas de persecuciones, abusos y ataques con armas blancas por parte de este sospechoso. A partir de ese momento, la investigación se centró en probar que efectivamente Azcona era el homicida.

Al respecto, la fiscal Yacobucci recordó que “en las paredes externas del edificio que habitaba la chica, la Unidad Criminalística Móvil de la Policía Federal obtuvo rastros de sangre, que luego fueron cotejados con los de Azcona y arrojaron resultado positivo”. Para pedir que el homicidio sea agravado por “odio de género”, Yacobucci tuvo en cuenta testimonios que surgieron durante la investigación respecto al comportamiento del imputado el dí­a del hecho y el de las otras chicas que fueron agredidas por él. Además, se valoraron los dictámenes periciales psicológicos y psiquiátricos que resaltaron la misoginia del imputado.

Cuando Zelaya procesó a Azcona, también tuvo en cuenta que la “fría, conflictiva y violenta relación” con su madre, cuando era chico, serí­a “el posible origen de su odio al género femenino”. Además, le llamó la atención que el acusado tuviera un tatuaje con la figura de una mujer “con cuernitos”, lo que consideró una “demonización” del género, y que a Nicole la hirió en la cara, “sí­mbolo de la belleza femenina”.

Consultado por Télam, el abogado de la familia Sessarego Borquez, Julio Cisterna, dijo que para elevar la causa a juicio restan realizar peritajes en los teléfonos y las computadoras de la estudiante y del procesado, para “descartar que haya existido una relación entre ellos a través de las redes sociales”. Además, dijo que considera “prematuro” el sobreseimiento dictado en favor del joven turco que había sido detenido como sospechoso en octubre, ya que tampoco se hizo una prueba técnica a su teléfono y su PC.

 

Imagen : www.accion13.org.co