Noticias Destacadas

El debate oral tendrá unos 200 testigos

Crimen de Ángeles: la defensa de Mangeri pidió la nulidad del juicio

El Tribunal Oral en lo Criminal 9 porteño pasó hoy un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles para dar a conocer si hace lugar al planteo de nulidad del juicio oral por el crimen de Angeles Rawson, presentado por la defensa del portero Jorge Mangeri.MangieriJuicio1RRR

Tras casi cuatro horas de audiencia, la defensa de Jorge Mangeri pidió la suspensión y la nulidad del juicio. El encargado está acusado de abuso sexual y femicidio de la adolescente Ángeles Rawson y podría recibir una pena de cadena perpetua. Hoy se inició el juicio, pero el tribunal ya debe resolver el planteo de suspensión y de nulidad. La próxima audiencia será el miércoles que viene.

Mientras la secretaria del tribunal leía el auto de elevación a juicio y la calificación jurídica dela acusación a Mangeri, los jueces escuchaban atentos. Mangeri, de camiseta blanca, recién afeitado y bastante pálido, casi no pestañeaba. Impasible, apenas abrió la boca para tomar un sorbo de agua mientras escuchaba la lectura veloz de la funcionaria judicial. Sin cambiar su gesto serio y tranquilo, de vez en cuando tragaba saliva.

El abogado Adrián Tenca sostuvo que Mangeri se encuentra en una situación de “indefensión” porque le rechazaron “la totalidad de la prueba ofrecida”. Ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 9 explicó que había presentado recursos de reposición, nulidad y casación sobre la resolución que fijó la apertura del juicio para esta mañana y aseguró que el juicio no puede comenzar hasta que no sean resueltos.

La fiscalía y el ex fiscal Pablo Lanusse, a cargo de la querella por parte de la familia de Ángeles Rawson, pidieron que sea rechazado el planteo y acusaron a Tenca de realizar “maniobras dilatorias”. Lanusse dijo que no es cierto que se haya rechazado toda la prueba propuesta por la defensa, y sostuvo que entre la querella y la fiscalía aportaron sólo cerca de 110 de los casi 250 testigos que tendrá el debate oral. Y afirmó que “la mayor parte de la prueba” que propuso la defensa de Mangeri fue aprobada.

El ex fiscal agregó que la defensa busca dilatar el proceso para que el acusado cumpla dos años de prisión preventiva, lo que le permitiría realizar nuevos planteos para impugnar el proceso. “La defensa queda en soledad, porque plantea situaciones carentes de realidad”, afirmó Lanusse a la prensa al salir del Palacio de Tribunales.

Franklin Rawson, el padre de Ángeles, dijo que “es difícil estar mirando al asesino de mi hija a tres metros de distancia”. Conmocionado y con la voz quebrada, agregó: “Se me revuelve el estómago”. La audiencia apenas tuvo un cuarto intermedio de quince minutos después de que la secretaria del tribunal leyera el auto de elevación a juicio, y antes de que fueran leídos los requerimientos de la fiscalía y de la querella.

“¡Jorge inocente, Jorge inocente!”

Entre las cerca de quince personas que ocuparon el pequeño auditorio estuvo el hermano del acusado. Corpulento como el encargado, estuvo sentado en el medio de la sala concentrado y en silencio. En el extremo izquierdo de la primera fila estuvo sentado Mangeri, junto a su abogado. Atrás suyo, permanecieron durante toda la audiencia un agente de la Policía Federal y uno del Servicio Penitenciario. A la derecha de Tenca estaban sentados el fiscal y Lanusse.

A un pasillo de la sala, en un vestíbulo oval y entre dos columnas de mármol, se transmitió el juicio en una pantalla en vivo. Una docena de mujeres y algunos pocos hombres miraban atentos la pantalla y no se distraían ni un segundo. Eran familiares y un puñado de amigos del encargado. Cuatro de las mujeres estaban sentadas en sillas que les acercaron los funcionarios. Una de ellas era la esposa de Mangeri, que no pudo ingresar a la sala por orden del tribunal, dado que integra una de las listas de testigos.

De a ratos, la mujer bajaba la cabeza y miraba fijo el piso de mosaicos, con los ojos llorosos e irritados. De repente, los cerraba y escuchaba a ciegas. Durante la primera media hora, las mujeres gritaban “¡no!” y “¡mentira!” a cada frase de la secretaria del tribunal, en su lectura del texto judicial. Cuando terminó la audiencia, esperaron en el pasillo para ver pasar al encargado, le gritaron “¡vamos Jorge!” y corearon “¡Jorge inocente, Jorge inocente!”. Iba esposado y apenas levantó la cabeza, se lo veía abatido. Llegó al final del pasillo, lo perdieron de vista y la esposa rompió en llanto.

El relato de los hechos y la enumeración de la prueba iba acompañada de calificaciones atroces de la conducta que le imputaron a Mangeri contra Ángeles Rawson. “Aniquiló su libertad sexual”, leyó la secretaria. Dijo que actuó con “desprecio a su condición de mujer” y que exhibió un comportamiento “patriarcal y machista”. El adjetivo más benévolo que usó para calificar la acción del encargado fue “repudiable”.

El planteo de nulidad

Después la defensa de Mangeri planteó la suspensión del proceso y la nulidad de la audiencia hasta que sean resueltos los recursos de reposición, nulidad y casación que ya había presentado. La querella y la fiscalía no habían planteado “cuestiones previas”, pero respondió los planteos de Agustín Tenca. La fiscalía expuso las contradicciones de ese planteo, que presentó los recursos después de fijada la fecha de apertura del juicio, y no antes.

Lanusse y el fiscal Julio César Castro plantearon que la fecha de hoy había sido consensuada por ambas partes y el presidente del tribunal. “Parece llamativo que algo que se consensuó, hoy se esgrima arteramente para hablar de parcialidad”, respondió Lanusse a Tenca. La defensa argumentó que no puede comenzar el debate oral mientras haya recursos por resolverse en instancias superiores, y mientras no haya sido concluida la instrucción suplementaria –en la que se presentan pruebas adicionales–.

El ex fiscal también destacó que el recurso de reposición implica el pedido de la corrección de una medida, y la nulidad apunta a su completo descarte, algo que contrapone un recurso con el otro. Algo que supuestamente es insalvable no admite correcciones parciales: los dos planteos en simultáneo violarían el principio de “no contradicción”, lo que demostraría que se trata tan sólo de una forma de demorar el proceso.

Al salir, todos los familiares y amigos se pusieron una remera blanca con la foto del encargado y la leyenda: “Acusado y privado de su libertad por un crimen que no cometió. Justicia por dos inocentes. Justicia y reparación”. Además, la esposa de Mangeri llevaba un brazalete negro en el brazo izquierdo, con la palabra “inocente” en letras blancas. El único que no llevaba remera era el hermano del encargado, que fue de los primeros en alejarse del contingente.

El grupo bajó por la escalera de la derecha del Palacio de Tribunales, sobre la calle Talcahuano, y desplegó pancartas que decían “Jorge Mangeri inocente” y “Si querés paz, luchá por justicia”. En la escalinata central, un tumulto de cámaras y periodistas rodeaba a los padres de Ángeles y al abogado Lanusse. Después de hablar con la prensa, la madre de Ángeles se alejó caminando en la misma dirección de la familia de Mangeri, sin darse cuenta. La enfrentaron cantando de nuevo “¡Jorge inocente!” y una mujer tuvo que ayudarla a bajarse de la vereda y subirse a un taxi.

 

Imagen : Infojus Noticias