Noticias Destacadas

La provincia también lleva adelante una megacausa, el cuarto juicio de lesa

Convirtieron en sitio de la memoria al mayor centro clandestino de Mendoza

El ex Departamento de Informaciones N° 2 de la policía provincial funcionó entre 1975 y 1983, a 200 metros de la Casa de Gobierno provincial. Hoy, en un emotivo acto, ese lugar de torturas y detenciones ilegales se transformó en un Espacio de Memoria. Fue entregado a organismos de derechos humanos y además tendrá un directorio colegiado.mendoza_el_ex_centro_clandestino

El ex Departamento de Informaciones N° 2 (D2), de la policía de la provincia de Mendoza, se convirtió en Espacio Provincial para la Memoria y los Derechos Humanos. En un acto de reparación histórica, el edificio que funcionó como el mayor centro clandestino dde la provincia fue entregado hoy por el Gobierno provincial a organismos de derechos humanos quienes, junto a representantes de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, el área de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Mendoza y del gobierno provincial, conformarán un directorio colegiado que estará a cargo del Espacio.

El Departamento de Informaciones N° 2 funcionó entre 1975 y 1983 en un entrepiso del Palacio Policial, a 200 metros de la Casa de Gobierno provincial. Fue puesto en marcha durante la jefatura del vicecomodoro Julio César el “Loco” Santuccione, figura central de la represión en esa provincia, acusado de haber cometido centenares de asesinatos y desapariciones  –de estudiantes, trabajadores y hasta niños y niñas– pero que murió en 1996, sin recibir condena alguna.

En el acto de reparación, la felicidad podía verse en las caras de quienes vienen sosteniendo una larga lucha no sólo por la verdad y la justicia sino también por construir una sociedad con memoria. Los abrazos, las lágrimas y las risas fueron las postales más repetidas de una jornada histórica para la provincia. La Asociación de Ex Presos y Ex Presas Políticas, HIJOS, la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Madres de Plaza de Mayo de Mendoza, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, y otras organizaciones, serán las responsables de dar vida al espacio.

El gobernador Francisco Pérez entregó el decreto de traspaso a María de Domínguez, referente de Madres de Mendoza y abuela de la nieta 117, que hae dos semanas supo cuál era su identidad biológica. El gobierno de Mendoza también otorgó las pensiones a ex presos políticos. Y a los organismos de DDHH les dio un reciente hallazgo: documentos oficiales de la dictadura donde aparecen cada una de las acciones -secuestros y detenciones- realizadas por las fuerzas de seguridad y el Ejército.

Luego del acto se realizó la apertura pública del Espacio de la Memoria, a través de una visita, guiada por Eugenio París, un ex detenido desaparecido. El recorrido se realizó a la inversa: los militantes secuestrados eran ingresados al D2 por el patio de atrás y luego los subían hacia la sala de tortura a través de una escalera que ellos mismos reconocen porque además de ser muy pequeñas tienen una especie de canaleta en los costados. En este caso primero se transitaron las oficinas internas y los calabozos, luego se bajó hacia el lugar que funcionó como sala de torturas y luego se salió por el patio trasero, por donde los secuestrados eran trasladados.

En la descripción de lo que fue la sala de tortura, París hizo un relato dramático: “Creo que la mayoría de los desaparecidos de Mendoza en algún momento estuvieron aquí. El color de las paredes está distinto porque había manchas de sangre. Cuando los ingresaban vendados podían sentir el ruido de las baterías que daban energía a las picanas eléctricas. Había un banco donde los ataban y había un tacho donde nos hacían el submarino. Esta sala hoy huele distinto: en aquel momento olía a carne quemada, que se mezclaba con el olor a perfume barato que usaban los canas. También en la sala había una persona que ponía música muy fuerte para que no se escucharan los gritos. Participaban entre 5 y 6 personas en las sesiones de tortura. También hubo participación de médicos: eran quienes ingresaban y nos ponían un estetoscopio para ver si seguíamos aguantando las torturas”.

La jornada terminó con diversas actividades artísticas. “Los verdaderos protagonistas son ustedes”, les dijo Pérez a los organismos. El subsecretario de Derechos Humanos provincial, Daniel Tagarelli, dijo que “fue una lucha histórica de décadas para recuperar este edificio y convertirlo en un espacio para la memoria”. Y Omar Palermo, miembro de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, sostuvo que “lo importante es que el poder Judicial acompañe este día de recuperación del espacio”.

El gobernador Francisco Pérez entregó el decreto de traspaso a María de Domínguez, abuela de la nieta 117.

“La justicia es central y la memoria también”

Sofía D’Andrea, una ex detenida desaparecida, señaló que se trata de “un hecho de reparación para todas las personas que hemos tenido víctimas del terrorismo de Estado. Particularmente para las mujeres: acá nos han humillado de la peor manera, a través de los ataques sexuales”. También se refirió al desafío de comenzar a construir memoria: “Creer que obtenerlo es tener resuelto todo, es un error. Acá recién tenemos el Espacio que hemos soñado”.

D’Andrea adelantó algunas de los espacios que vienen diagramando: “Hemos diseñado un espacio para educación, para la cultura, que se preserven los calabozos como museo. Se viene todo un trabajo muy arduo para que no sean oficinas de la burocracia del Estado, sino que empiece a tener otra vida que haga a la memoria, que haga a la verdad y que apunte al futuro”.

“Dede” Bonoldi, integrante de la Asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos de Mendoza, sostuvo que el Espacio de Memoria “no es solo de importancia para los familiares, es para todos. Ojala la sociedad comprenda la dimensión de lo que fue el terrorismo de Estado. Tenemos que seguir luchando por Memoria, Verdad y Justicia”. Por otro lado recordó a los compañeros desaparecidos: “Ellos están acá, nos acompañan siempre en esta lucha y están festejando porque esto es el premio a una lucha incansable de los organismos. Yo lo siento así”.

Viviana Beigel, abogada del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza, y querellante en las causas por delitos de lesa humanidad, señaló que “es un hecho histórico en la provincia”. “Después de que presentamos la querella del D2, se nos había dispuesto que era un cuaderno único de pruebas y no se impulsó la causa. Que el D2, que fue el centro clandestino más terrible de la provincia, sea hoy Espacio de Memoria es increíble. Que puedan venir escuelas, que puedan venir universitarios, que puedan estar los organismos de derechos humanos mostrando lo que fue y para que no vuelva a ser. La justicia es central y la memoria también”.

Fernando Rule es un ex preso político que, además, estuvo trabajando en la construcción del edificio donde fue detenido y torturado. Hoy dijo. “Este es un lugar que fue símbolo de lo oculto, de lo que no se podía hablar porque daba miedo, porque implicaba muerte, humillación. Ahora acá va a haber música, un museo, un archivo, va a funcionar la Comisión Provincial contra la Tortura. Es un salto histórico. Es el único país que lo está haciendo y yo me siento muy orgulloso de ser argentino hoy”.

Eugenio París dijo que le costó al inicio, porque es el lugar donde “entraron mis compañeros y mis amigos, que hoy están muertos”. Y agregó: “Ahora vamos a construir política y memoria desde la alegría. La lucha a favor de los derechos humanos es algo que lo tenemos que construir todos los días”.

Las causas judiciales

El Tribunal Federal N° 1 de Mendoza condenó en 2013 a prisión perpetua a jefes del D2 y oficiales de la Fuerza Aérea que detentaban la jefatura de la Policía de Mendoza.  En la actualidad, se lleva a cabo el IV juicio por delitos de lesa humanidad en la provincia, una “megacausa” que se desarrolla desde el 17 de febrero de 2014 y que resulta de la acumulación de alrededor de 20 causas vinculadas a la apropiación de una menor, detenciones, secuestros, torturas, violaciones, desapariciones y asesinatos contra más de 200 víctimas.

Por esos delitos se juzga a las Fuerzas Armadas, a la cúpula y subalternos de la policía provincial de aquella época, a los responsables de las torturas en la penitenciaría de Mendoza y a cuatro jueces acusados de haber omitido la investigación por los asesinatos y otros crímenes, constituyéndose en cómplices. En la actualidad, los imputados son 34 y el juicio tendrá una duración aproximada de 2 años. El proceso tiene 14 procesados, que fueron denunciados por sobrevivientes como actores materiales del accionar represivo en el D2. Sus responsabilidades serán determinadas en una próxima sentencia.

En marzo de 2014, el Ejecutivo mendocino había dispuesto la transferencia del Palacio Policial al Poder Judicial y a la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia. La participación formal en el Espacio de Memoria por parte de los organismos de derechos humanos se logró luego de un largo debate, dando así la posibilidad de “dar vuelta una hoja”. “Se abre un espacio creativo después de tantos años de lo que ha sido una lucha, hemos militado por trayectos muy duros. Hasta ahora venimos empujando y ahora cambia la pendiente y eso es interesante”, expresó Nino Bonoldi, dirigente de la Asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos de Mendoza.

 

Imagen : Infojus Noticias