Julieta Beltramino

CONSECUENCIAS DE LA CUARENTENA SOBRE LES NIÑES

Julieta Beltramino, psicóloga que integra el espacio Kunu`u para las infancias, advirtió sobre las consecuencias del confinamiento para este sector de la población.

Imagen : Redacción

En el marco de la situación de aislamiento, la profesional destacó que “hay unas experiencias que son esenciales para les niñes que no se están pudiendo dar y que tienen que ver con el poder estar con otres y al aire libre, en la naturaleza, tocar la tierra, las plantas, los perros, poder compartir”.

“Esas experiencias también hacen que, al no poder tenerlas, parezca que el tiempo se detiene. Cuando lo cotidiano pasa a ser todo, por ratos no sabíamos bien qué día era, qué hora era. En las diferentes casas y barrios se vive en forma distinta”, sostuvo señalando entre las consecuencias fatiga, desgano, cansancio y ansiedad.

Por otra parte, alertó respecto a las consecuencias generadas en sectores de mayor vulnerabilidad, por ejemplo, el caso de las comunidades originarias. “Hay realidades de esas comunidades que, si antes estaban invisibilizadas, ahora que otras noticias han tomado relevancia, han muerto un montón de niñes en esas comunidades- enfatizó-. Nos piden hacer videollamadas, tareas por internet, y la realidad es que, en un montón de lugares, un montón de barrios, no hay ni posibilidades de eso”.

Frente a esta nueva realidad que afrontamos, se refirió a los cambios en la conducta de los menores y dijo: “Es importante que tengamos paciencia, es probable que puedan darse algunas conductas regresivas como que quieran volver a la cama con los adultos, que puedan estar mucho más nerviosos. Poder tener paciencia que no es algo que es parte del niño sino una conducta reactiva a lo que está pasando, y que esto también va a pasar cuando la cuarentena pase”.

Subrayó, asimismo, la importancia de “poder tener permiso para algunas cosas y darnos lugares de permiso de poder decir qué cosas nos cansan, cinco minutos para juntarnos a decir qué cosas nos cansan, qué cosas extrañamos”. “Estamos todos como en una actitud de aguantar, de que esto va a pasar, y también tenemos derecho a decir lo que nos tiene cansados, lo que nos tiene mal, para poder después seguir con la cotidianeidad. Sí es importante que podamos habilitar momentos de juego y de caos. Les niñes necesitan poner en juego lo que está pasando, es su forma de transitar lo que viven”, añadió e hizo hincapié también la posibilidad de aprovechar los momentos de aire libre.

Siguiendo con su análisis, remarcó: “Vamos a tener que estar todes colaborando y poder contar que es otra parte relegada de la sociedad la que está sufriendo ahora mucha vulnerabilidad. La comunidad de artistas que son y van a ser muy necesario en este momento para acompañar y poder comprender todos los cambios culturales que están pasando y lo que va a venir”.

Habló también sobre el rol de la escuela como espacio de contención y advirtió respecto a la necesidad de atender a los casos de violencia que se suscitan en el marco del aislamiento. Sobre este punto, advirtió que el Polo Integral de las Mujeres, lugar donde ese desempeñó en algún momento, “están ahora sin dar abasto, con poco personal, no hay recursos para llegar a denunciar y acompañar”. “Vamos a tener que pensar nuevas maneras porque si ya no funcionaban bien antes, en estos momentos menos”, aseveró lamentando que atravesar esta circunstancia de pandemia y aislamiento en medio de una situación de violencia conlleva, entre otras cosas, riesgos de sufrir depresión y riesgo de suicidio, “que lo estamos viendo a edades mucho más tempranas”.