CONFIRMAN JUICIO ORAL A ACUSADO DE MATAR Y QUEMAR A EX PAREJA, PERO LE DAN PRISION DOMICILIARIA

La Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora confirmó el envío a juicio oral de Martín Santillán, acusado de haber provocado quemaduras y matado a su ex pareja Fátima Catán, pero le concedió la prisión domiciliaria hasta que se realice el debate, informaron hoy fuentes judiciales.

Las fuentes dijeron a Télam que la decisión fue adoptada por la Sala II del tribunal de alzada, que rechazó el pedido de sobreseimiento del imputado en forma unánime, pero en voto dividido resolvió morigerar sus condiciones de detención.

Los jueces Tomás Bravo y Marcelo Soukop se pronunciaron a favor de que Santillán cumpla arresto domiciliario, lo cual ya fue efectivizado, en tanto que su colega Pablo Little votó en disidencia.

El abogado de la familia Catán, Gabriel Juricich, explicó que “los jueces consideraron que corría peligro en la cárcel por el delito que cometió y además ayudó a evitar una fuga en la alcaidía de Lomas de Zamora”.

Además, valoraron el tiempo que lleva detenido, desde el 29 de agosto de 2012.

No obstante, los jueces confirmaron el envío a juicio oral del imputado como responsable de “homicidio simple en el contexto de violencia familiar”, tal como había calificado el hecho el juez de Garantías Gabriel Vitale.

El abogado dijo que la madre de la víctima, Elsa Gerez, sufrió un ACV cuando Santillán apeló la elevación a juicio y como aún está en recuperacioón no le informaron de la última decisión de la Justicia.

El hecho ocurrió el 18 de agosto de 2010, cuando Fátima (24) y Santillán (32) se encontraban en su vivienda de la localidad bonaerense de Villa Fiorito y aparentemente mantuvieron una discusión durante la cual ella sufrió quemaduras en el 85 por ciento de su cuerpo.

La versión del imputado es que la joven, que cursaba un embarazo de cinco semanas, tenía en su mano una botella que sería de alcohol porque estaba limpiando discos compactos y se prendió fuego cuando encendió un cigarrillo.

Santillán asegura que él se arrojó sobre el cuerpo de ella con intenciones de apagar el fuego y que en esas circunstancias sufrió algunas quemaduras en su antebrazo.

Sin embargo, los peritos descartaron esa hipótesis por el lugar de las quemaduras de la víctima y dijeron que el imputado sólo se quemó una mano.

Cuando elevó la causa a juicio, Vitale opinó que, además, “existen pruebas objetivas e indicios suficientes” para sostener que el lugar del hecho fue “alterado o modificado” y que una cámara de seguridad que funcionaba en la casa de la pareja “fue extraída” la noche del crimen