Semana del Parto respetado

“Confiar en la posibilidad de parir”

Esa parece la clave para que muchas mujeres vuelvan a vivenciar un parto vaginal, según lo explica Bibiana Marton, quien lleva adelante el espacio La Marea, en la ciudad de Salta, en el que las mujeres reciben un acompañamiento durante la gestación.“Confiar en la posibilidad de parir y esa confianza muchas veces no se estimula porque cuando las mujeres se hacen el seguimiento médico o van al obstetra muchas veces aparecen frases o determinada información que la hacen dudar de su capacidad”, refiere.bibiana

“Muchas veces hay una actitud generalizada de anestesiarnos porque la relación que tenemos ahora con el dolor es taparlo. El registro personal, el estar presente, las contracciones, cumplen una función y se van intensificando con las horas y esto hace que se llegue a la intensidad cúlmine para que nazca el bebé”, clarifica Marton, para la cual desde hace al menos seis décadas “hay una medicalización y patologización del parto”, analiza.

Martón relata que cuando el parto-nacimiento se institucionalizó, “las mujeres pasaron de parir en las casas ,atendidas por parteras, a las instituciones, atendidas por médicos, y en ese momento lo que se pretendía era bajar la cantidad de muertes maternas y esto último llevó a estos excesos”.

“Pasó de ser un evento de salud que transcurría en la intimidad a un evento médico que tiene mucho que ver con la consigna de este año:Mi cuerpo, mi decisión, mi bebé, porque la mujer había perdido protagonismo”, señala.

Hay médicos que sólo hacen cesáreas. No te da la opción cuando la cesárea es una cirugía mayor con todo lo que eso conlleva.

También hay una polémica en relación a que la mujer pueda elegir. En todo caso, el médico debería informarla para disuadirla de elegir lo mejor. Con información una mujer puede decir, si es mejor con parto vaginal.

Las mujeres deben decidir como parir

Por su parte, Malvina Gareca de MuMaLá, destaca que es un momento en el cuál se debe entender “que no se está enferma sino en el que queremos y podemos ser activas, que no se nos trate como si no tuviéramos capacidad para decidir”.

También subraya que hay una percepción social, “en la que 7 de cada 10 mujeres creen que la cesárea es menos dolorosa”, que el parto vaginal.

Gareca confiere a la desinformación esta sobrevaloración de la cesárea, entre otros factores. “Creo que cuando vas informada, la cantidad de horas que podés llegas a estar, la respiración, las posiciones que te pueden beneficiar, podés ir trabajando ese dolor.  Se debe saber también qué complicaciones pueden sobrevenir tras la cesárea, que van desde amamantar hasta otras situaciones como la recuperación que se da en mayor tiempo”, considera.

El otro tema es la programación del mismo médico en el que no importa el tiempo de la madre sino del profesional.

Hay una vuelta de mujeres jóvenes a esta forma natural de parir. Con charlas y talleres como esta semana para concientizar.

Los honorarios del médico son lo mismos en una cesárea que en un parto normal, pero cuesta más dinero en días de internación, intervención de más profesionales, medicamentos.

 

Imagen : fundacionsaltacontemporanea.com