Noticias Destacadas

La Víctima había retirado la denuncia

CONDENARON A UN HOMBRE A SIETE AÑOS DE PRISIÓN,POR VIOLACIÓN Y DESOBEDIENCIA JUDICIAL

El fiscal penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Rodrigo González Miralpeix, representó al Ministerio Público Fiscal en la audiencia de debate en la que la Sala VII del Tribunal de Juicio, condenó a S.R.M., a la pena de siete años de prisión efectiva, por resultar autor penalmente responsable de los delitos de desobediencia judicial y abuso sexual con acceso carnal, en concurso real.

Imagen : AP

En el mismo fallo, S. R. M., de 30 años, fue absuelto de los delitos de violación de domicilio, coacción y privación ilegítima de la libertad, por desistimiento de la acusación fiscal, luego de que la víctima se retractara de todos los hechos durante la audiencia.

Es que en agosto de 2020, el fiscal penal Rodrigo González Miralpeix, requirió ante el Juzgado de Garantías 2, la elevación a juicio de la causa por los delitos de desobediencia judicial, violación de domicilio, coacción, privación ilegítima de la libertad y abuso sexual con acceso carnal, todo en concurso real.

La denuncia fue radicada en abril del mismo año por la víctima, quien entonces manifestó que estuvo en pareja con el acusado durante casi tres años, con quien tuvo tres hijos. También indicó que se separó de él hace más de un año, pero que el imputado permanentemente rondaba por la zona o ingresaba a su casa y que ya lo había denunciado, por lo que obtuvo la exclusión del hogar.

En su relato, la mujer sostuvo que mientras dormía en un inquilinato ubicado sobre calle San Martín, del municipio La Merced, el acusado ingresó a la habitación, la tomó del cuello y le cuestionó “con qué macho estabas”, en referencia a otros inquilinos. Cuando la mujer le pidió que se retirara, el acusado le dijo “yo nunca te voy a dejar libre y si te veo con otro, te mato”. Tras esto, se acostó a su lado.

La víctima sostuvo que el imputado estaba ebrio y que la agarró sin permitirle salir de la habitación hasta la mañana siguiente. Cuando la mujer se levantó con la intención ver a los niños, que dormían en otra habitación, el acusado la tomó por la fuerza y abusó de ella. Luego, el imputado se retiró del lugar, mientras la denunciante permaneció todo el día en la habitación, por temor a que el acusado estuviera cerca. Sin embargo, pudo hablar con una amiga y con su hermana sobre lo sucedido, antes de radicar la denuncia.

En sus fundamentos, el fiscal penal Rodrigo González Miralpeix, sostuvo que los eventos fueron corroborados, fundamentalmente, con el relato sostenido en el tiempo y coherente de la víctima, quien a pesar del tiempo transcurrido, continuó angustiada, lo que avaló la verosimilitud de los sucesos narrados. Además, la revisación médica a la que se sometió a la víctima, evidenció lesiones en su cuerpo.

Sin embargo, durante la audiencia de debate, la víctima se retractó sobre todos los hechos. Se trata de una situación repetida en distintos juicios, en las que la situación de la victima confirma la extrema vulnerabilidad en la que se encuentran dentro de un círculo de violencia doméstica crónica y a quienes les resulta muy difícil detectar situaciones de riesgo, aun las que podrían ser en perjuicio propio. Muchas de las víctimas son presionadas por los propios acusados –especialmente cuando están detenidos- o las familias de las imputados.

A pesar de la retractación de la víctima, y con el fin de sostener la acusación en base a los delitos por los cuales fue condenado el sujeto, el fiscal penal Rodrigo González Miralpeix presentó una batería de pruebas que confirmaron los hechos.