Doble femicidio

Condenaron a 40 años a dos hombres por el crimen de las turistas en Ecuador

Los jueces hicieron lugar al pedido de pena propuesto por la fiscal María Coloma y por el abogado querellante Hernán Ulloa.fallo montañita

Los dos acusados de haber asesinado a las turistas argentinas María José Coni y Marina Menegazzo en la comuna de Montañita, en Ecuador, fueron condenados hoy a 40 años de prisión.

En un fallo unánime, que se conoció este miércoles por la tarde, los jueces Rosario Franco Jaramillo, Daniel Rodríguez y Kleber Franco hallaron culpable al vigilador Alberto Segundo Mina Ponce como autor material del doble crimen y a Aurelio Eduardo “El Rojo” Rodríguez como coautor.

Los jueces hicieron lugar al pedido de pena propuesto por la fiscal María Coloma y por el abogado querellante Hernán Ulloa, que es el máximo que contempla le ley de ese país, y dieron por probada la materialidad del doble asesinato por las pericias y testimonios.

Además, consideraron que “el móvil del crimen fue evidentemente sexual”, aunque no contemplaron la violencia de género porque la fiscal no la propuso en el debate.

Tras el fallo, hubo llantos y abrazos entre los familiares de Menegazzo y Coni en la sala de audiencias de los tribunales de la ciudad de Salinas, y desconsuelo de los parientes de “El Rojo”, según informó el enviado especial de Diario Uno de Mendoza.

La madre de María José Coni, Gladys Steffani, dijo a ese diario que “esto permite empezar un camino un poco más de paz”.

Los acusados ni se inmutaron durante la lectura de la sentencia y luego fueron trasladados de nuevo a la cárcel en Guayaquil.

Los cuerpos de Marina, de 21 años, y María José, de 22, ambas mendocinas, fueron encontrados envueltos en plástico y con cinta de embalar en una zona de vegetación próxima a las playas de Montañita, a unos 200 kilómetros de Guayaquil, uno el jueves 25 de febrero y el otro, el sábado 27.

Las chicas habían tenido su último contacto telefónico con los familiares el lunes 22 de febrero y planeaban regresar a Argentina cuatro días después.

Según la autopsia, Marina tenía un puntazo en el cuello que le rompió la médula y le causó la muerte casi en el acto, aunque también recibió varios golpes en el cráneo.

El cuerpo de María José presentaba muchos golpes en la cabeza provocados con un elemento contundente, un hematoma en una pierna, un dedo del pie quebrado y marcas en las manos como signos de defensa.

La fiscal Coloma sostuvo que “hubo un concurso ideal de hechos: las secuestraron, las violaron, las drogaron y las mataron”.

En la jornada del martes, Mina Ponce declaró, tal como lo hizo en la instrucción, que el asesino fue un narco venezolano apodado “El Chamo” y aseguró que ese hombre lo amenazó y lo obligó a trasladar los cadáveres en un triciclo para después descartarlos.

Además, Mina Ponce admitió ser “culpable de haber colaborado” en el doble crimen pero aclaró que “nunca” hizo nada contra las víctimas, tras lo cual pidió “perdón” a sus familiares.

El otro condenado también declaró: sostuvo su inocencia y dijo que solo quiso ayudar a las víctimas.

Lo cierto es que el tribunal dio por probado que los dos acusados simularon ayudar a las chicas, se ganaron su confianza y cuando las tuvieron a su merced, encerradas en la casa de uno de ellos, las atacaron con fines sexuales y las terminaron matando.

 

Imagen :eldía.com