Noticias Destacadas

Tucumán

Concertó una entrevista de trabajo por una red social que terminó en abuso

Ella necesitaba conseguir un trabajo y él se lo ofreció. Se contactaron primero por Facebook y después por WhatsApp. Él le dio detalles del empleo, que a ella la entusiasmaron. Así que quedaron en encontrarse para cerrar el trato. Lo que desconocía ella era que todo se trataba de una trampa. Terminó siendo víctima de un abuso sexual.

Imagen : Tiempo de Negocios

 

Ella tiene 17 años. La supuesta reunión laboral a la que acudió estaba pactada para el lunes a la tarde. Él la había citado en la esquina de Mendoza y Junín, en pleno microcentro, por lo que no hubo sospechas. Una vez que se encontraron, se dirigieron a un bar de la zona, donde tomaron algo y conversaron. Después el hombre le propuso llevarla al lugar donde comenzaría a trabajar.

Ambos subieron a la motocicleta de él, que era de color naranja. Ella le manifestó más tarde a la Policía que el hombre la llevó hacia el parque 9 de Julio y que estacionó en una zona bastante oscura. Allí comenzó a tocarla y ella, buscando la oportunidad para escapar, le mintió: dijo que prefería ir a otro lugar. Por lo tanto volvieron a subir al rodado y el hombre condujo hasta calle Lola Mora al 600, donde ella comenzó a gritar y un grupo de mujeres que estaban en esa esquina la auxiliaron. En medio de una crisis nerviosa, se presentó en la seccional 11° y asentó la denuncia.

Comunicación

La situación que le tocó vivir a esa adolescente no es inusual, y cada vez son más los casos de este tenor. “Si bien los casos de abusos sexuales donde víctima y victimario no se conocen son los menos, comenzaron a aumentar con el auge de las redes sociales”, advirtió el comisario Marcelo Sallas, jefe de la división Delitos Contra las Personas. Y remarcó: “los usuarios de las redes sociales, y sobre todo los menores de edad, tiene que saber que el mal uso de estas herramientas representa un peligro”.

Según indicó Sallas, la mayor cantidad de denuncias por abuso sexual que llegan a la división son por hechos que se producen en el seno familiar. “Los victimarios son desde padres o hermanos hasta primos segundos o terceros”, precisó. Le siguen en cantidad de casos los abusos cometidos por personas conocidas por las víctimas, como algún vecino o allegado a la familia.

“En el ámbito familiar hay víctimas menores y mayores de edad, pero niños en mayor porcentaje. Por eso debe trabajar toda la sociedad con concientización sobre la familia y el cuidado de los menores, quienes debe ser considerados potenciales víctimas de algún tipo de abuso sexual; porque hay que aclarar que no hace falta que haya acceso carnal para que se trate de un abuso sexual”, opinó el comisario. “Se necesita un mayor cuidado con los niños y también una comunicación fluida con los docentes, que hoy están capacitados para detectar estas situaciones ante los cambios de conducta de los chicos en el ámbito escolar”, recomendó Sallas.

Violencia de género

“El abuso sexual es una manifestación de la violencia de género porque implica una situación forzada, se actuó en contra de la voluntad de alguien”, destacó Yanina Muñoz, representante en Tucumán de la agrupación feminista Mumalá (Mujeres de la Matria Latinoamericana).

Sobre estos casos, Muñoz puso énfasis en la necesidad de proteger a las víctimas antes que nada. “Cuando nos consultan por un caso de abuso, aconsejamos qué se puede hacer en cuanto a consultar con especialistas y la parte legal. El abuso es un tema delicado, donde lo primordial es resguardar la salud de la víctima, hacerle todos los controles de salud y preservarla para no que no sea revictimizada. En los caso de abuso con acceso carnal también hay que detectar que no se haya contagiado de alguna enfermedad venérea. Una vez pasada esta instancia, recién viene la parte legal. De todas maneras, existe un protocolo de la salud y legal”, comentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *