Noticias Destacadas

Pronuniciamiento

CON LA BIBLIA Y LA ESPADA SE CONSUMÒ EL GOLPE DE ESTADO FUNDAMENTALISTA EN BOLIVIA

Desde Católicas por el Derecho a Decidir Argentina repudiamos enérgicamente el golpe perpetrado en el día de ayer contra el Estado Plurinacional de Bolivia. Observamos con dolor este avance en contra de los valores democráticos, fogoneado por sectores conservadores, fundamentalistas y reaccionarios de la derecha en el vecino país, que ha significado la renuncia del presidente Juan Evo Morales Ayma. Los hechos que han propiciado su salida, configuran un grave ataque y un claro retroceso en términos de derechos y garantías constitucionales significando, asimismo, una amenaza para toda la región.

Imagen : CDD

Una imagen ayer sobrevoló las redes. Luis Fernando Camacho, el líder cruceño detrás del golpe, ingresando a la Casa de Gobierno acompañado de una bandera y la Biblia con la intención de entregar a Evo su carta de renuncia. Es que Camacho, empresario y católico fundamentalista, perteneciente a la logia de Los caballeros de Oriente y vinculado estrechamente a las iglesias evangélicas, prometió “llevar a Dios de vuelta al Palacio del Quemado”. ¿Qué poder dará Dios a estos varones que en su nombre avanzan contra un pueblo y sus libertades, contra la igualdad y la democracia que tanta sangre ha costado?

Días atrás, la violencia extendida para llegar a este desenlace anunciado, reflejaba el carácter misógino de este golpe fundamentalista. El linchamiento público de la alcadesa de la ciudad de Vinto (Cochabamba), Patricia Arce Guzmán, mostraba el odio surgiendo tras bastidores, expresado en un ataque profundamente violento, clasista, racista y patriarcal.

Ninguno de estos hechos configuran ataques aislados en Nuestramérica convulsionada. Las violencias ejercidas contra el pueblo chileno en el marco de las masivas protestas; la represión y la muerte de nuestres hermanes en Haití; los ataques contra la población indígena en Ecuador; las miserias y asesinatos a defensoras y defensores de Derechos Humanos en Brasil, nos ponen en alerta a quienes trabajamos por un mundo más justo, más igualitario, más humano. Mientras los poderes conservadores festejan el caos y la falta de derechos reaccionando contra el pueblo en clara defensa de sus intereses, las feministas y movimientos de toda América Latina decimos ¡No al Golpe de Estado en Bolivia! Salgamos a las calles a defender la democracia y los derechos conquistados. Las Católicas por el derecho a decidir decimos, ¡NO EN NOMBRE DE DIOS! Nunca más habrán de justificar las violencias, el genocidio y la muerte de la mano de fundamentalismos que pretenden imponerse a la fuerza con la Biblia y la espada.

Repudiamos toda forma de acción violenta que se despliegue bajo argumentos falaces que construyen un Dios vengador, clasista y misógino. Para nosotras Dios significa amor, inclusión, respeto y defensa de los más humildes. Dios ES JUSTICIA SOCIAL y este golpe, que se impone a sangre y fuego por estos días, no es más que un modo de disciplinamiento a quienes en los últimos años han comenzado a alzar su voz.

Acompañamos a nuestras hermanas y hermanos en este difícil momento, esperando una salida pacífica al conflicto, que garantice la integridad ciudadana y el diálogo para la defensa de los derechos humanos en el Estado Plurinacional de Bolivia y en la región.