Noticias Destacadas

Deuda,Interrupción voluntaria del embarazo y reforma judicial,entre otros.

CON IMPORTANTES ANUNCIOS ,ALBERTO FERNÁNDEZ INAUGURÓ EL PERÍODO DE SESIONES ORDINARIAS

En el discurso, el mandatario trazó los lineamientos de la gestión y realiza un diagnóstico de la situación económica y social al inicio de su mandato.

Imagen : Parlamentario

El presidente Alberto Fernández anunció hoy, en su discurso inaugural de las sesiones ordinarias del Congreso Nacional, el envío en diez días de un proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y de otro para reformar la Justicia federal, al tiempo que aseguró que es «innegociable que el acuerdo con los acreedores sea sostenible», en referencia a las negociaciones que el Gobierno mantiene por la deuda pública externa contraída por la gestión de Cambiemos.

«Dentro de los próximos diez días, presentaré un proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo y permita a las mujeres acceder al sistema de salud cuando toman la decisión de abortar», anunció el Presidente en uno de los tramos del discurso que se extendió durante 80 minutos y que se caracterizó por un tono «conciliador», con frases con fuerte tono político que fueron celebradas con aplausos de los legisladores del oficialismo y del público que colmó los palcos del recinto.

Agregó que «un Estado presente debe proteger a las mujeres en particular y, en el siglo XXI, toda sociedad necesita respetar la decisión individual de sus miembros a disponer libremente de sus cuerpos».

Agregó que el acceso al sistema de salud para estos procedimientos debe ser «pleno» y consideró que «la legislación vigente no es efectiva» y que «desde 1921 Argentina penaliza la interrupción voluntaria del embarazo en la mayoría de las situaciones».

La reforma de la justicia federal

En otro orden, el jefe de Estado anunció el envío de un proyecto de ley para una reforma de la justicia federal, a través de la conformación de un Consejo para Afianzar la Administración de Justicia y la creación de un nuevo Fuero Federal Penal, que unificará a fueros penales que hoy tienen jurisdicción en la Ciudad de Buenos Aires.

«Los delitos contra la administración pública en los que incurran funcionarios del Estado Nacional dejarán de estar en manos de unos pocos jueces para pasar a ser juzgados por más de medio centenar de magistrados para terminar con la manipulación de sorteos y la concentración de procesos que el oligopolio de los jueces federales ha permitido», puntualizó.

Fernández explicó que el Consejo anunciado «estará integrado por las más prestigiosas personalidades del mundo académico y judicial, y será un cuerpo consultivo del Poder Ejecutivo para el impulso de otras transformaciones de fondo en nuestro Poder Judicial».

El discurso

«Debemos optimizar el funcionamiento de la Corte Suprema, repensar el alcance del recurso extraordinario, mejorar el trabajo del Consejo de la Magistratura, instaurar el juicio por jurados cumpliendo el mandato constitucional, modernizar el Código Penal y fortalecer el rol del Ministerio Público», añadió el mandatario.

A su vez, Fernández aclaró que «todos los proyectos que proponga este Consejo serán enviados a consideración del Congreso de la Nación».

Una deuda insostenible

En relación con la deuda externa, el Presidente expresó que «lo más importante es que el acuerdo con los acreedores sea sostenible y es innegociable» que el entendimiento «permita a la Argentina ponerse de pie y no volver a caer».

«Se busca una resolución ordenada a la crisis de la deuda y estamos caminando en esa dirección; con las autoridades del Fondo Monetario Internacional venimos trabajando de forma constructiva y han reconocido lo profundamente grave que es la situación económica», consideró.

Asimismo, expresó que «hay un creciente entendimiento mutuo con el Fondo, en una crisis en la cual todas las responsabilidades son compartidas por el gobierno que precedió al nuestro, por los bonistas y por el mismo FMI».

Nunca más a un endeudamiento insostenible. Nunca más a decisiones que se toman con ínfulas tecnocráticas y de espaldas al pueblo. Nunca más a la puerta giratoria de dólares que se fugan dejando tierra arrasada a su paso»” ALBERTO FERNÁNDEZ

En ese marco, indicó que el Banco Central «revisa» el proceso de endeudamiento del país porque «debemos saber qué pasó» y afirmó que «todos hemos visto impávidos cómo los dólares que debían financiar la producción fueron fugados, llevándose los recursos y dejándonos la carga de la deuda».

En cuanto al proceso de renegociación de la deuda que está llevando adelante el gobierno nacional, Fernández dijo que «lo más importante es que el acuerdo con los acreedores sea sostenible y es innegociable» que el entendimiento «permita a Argentina ponerse de pie y no volver a caer».

Afirmó asimismo que se busca «una resolución ordenada a la crisis de la deuda y estamos caminando en esa dirección».

El Presidente afirmó, además, que «algunos nos critican y piden más ajustes» pero advirtió que «más ajuste lleva a más recesión, más pobreza, más exclusión», por lo que aseguró que «no vamos a pagar la deuda a costa del hambre y destrucción de los argentinos y argentinas».

«Nosotros vamos a cuidar la patria», destacó el jefe de Estado en su discurso y agregó: «Esta es la hora de definir de que lado va a estar cada uno de nosotros, y nosotros estamos del lado del pueblo», lo que generó aplausos en el recinto.

La lucha contra el hambre, una prioridad

El mandatario reafirmó, al inaugurar el período de sesiones ordinarias del Congreso Nacional, a la lucha contra el hambre como una «prioridad» del Gobierno y destacó la puesta en marcha del Plan Argentina contra el Hambre, al que definió como una «herramienta para motorizar la economía de abajo hacia arriba» y generar una «cadena virtuosa» que acerque a productores y consumidores.

«La lucha contra el hambre es nuestra prioridad, porque comer no puede ser un privilegio», aseveró el mandatario en su discurso de 80 minutos ante la Asamblea Legislativa, en el que dedica un fragmento especial a la centralidad de ese programa y de la tarjeta Alimentar, distribuida en todo el país.

«Pusimos en marcha, de modo plural y participativo, un plan que aspira a que todos los argentinos, sin distinción alguna, se conviertan en actores de la epopeya que supone derrotar al hambre que asola a nuestros compatriotas», reflexionó el Presidente, en el discurso con el que inauguró -ante la Asamblea Legislativa- las sesiones ordinarias del Congreso Nacional.

En este sentido, destacó que «casi un millón de familias ya son titulares de la tarjeta Alimentar, incluyendo a un 1,6 millones niños y niñas de 0 a 6 años, embarazadas y discapacitados con AUH, que logran el acceso a una canasta alimentaria de calidad, con leche fluida, verduras, frutas, carne y otro tipo de alimentos frescos».

Al destacar el carácter federal del Plan Argentina contra el Hambre, el mandatario subrayó la importancia de que «la inyección de más de 70.000 millones de pesos anuales (más de 1.000 millones de dólares) que representa la tarjeta AlimentAR quede en los pueblos de nuestra Patria».

Otros ejes

Además, en su discurso, el presidente definió a la verdad como «sinfónica», aseguró que su gestión «es un gobierno de científicos; no de CEOs», habló de la necesidad de «motorizar la economía desde abajo hacia arriba» y anunció la creación de un Cuerpo de Administradores del Estado porque-sostuvo- «no haber un Estado del siglo XXI con herramientas del siglo XX», y la creación de una Agencia Federal de Evaluación del Impacto de las Políticas Públicas.

El ingreso al Congreso