Noticias Destacadas

El Día

COMIENZA EL JUICIO CONTRA EL ABOGADO GUSTAVO RIVAS POR ABUSO SEXUAL Y CORRUPCIÓN DE MENORES

La que da inicio esta mañana, a partir de las 8.30, será la primera de las 12 audiencias estipuladas. El juicio, que no podrá presenciar la prensa, no será uno más, quien estará sentado en el banquillo de los acusados es una de las personas más conocidas de la ciudad. Del otro lado, habrá 12 presuntas víctimas.

Imagen : Radio Máxima

Gustavo Rivas no es un hombre como cualquiera. En sus 73 años fue parte de muchísimas instituciones de Gualeguaychú: dirigente de la Federación Entrerriana de Básquet, del club Neptunia, miembro del Concejo Deliberante, ex candidato a Gobernador por la Ucedé, en 1987, y a intendente de la ciudad por un partido vecinal en 1991. Además, integró durante años la Comisión de Carrozas Estudiantiles y hasta escribió un libro sobre el Carnaval del País en sus orígenes, entre tantas otras cosas que lo hicieron una persona de alto perfil público.

También es abogado y su estudio es uno de los más reconocidos de la ciudad. Por eso, el edificio de Tribunales, del que vive a pocos metros, lo conoce muy bien. Aunque hoy estará del otro lado, sentado en el banquillo, imputado de 12 hechos de corrupción de menores y promoción de la prostitución, supuestamente ocurridos en las últimas cuatro décadas, entre 1970 y más allá del 2010.

Las presuntas víctimas de Rivas eran menores de edad al momento de los hechos, y hoy decidieron acompañar la denuncia que realizó la revista Análisis bajo el título “Los abusos del doctor”, en julio de 2017. “Los cálculos más moderados indican que, por lo menos, corrompió a más de 2 mil adolescentes de entre 15 y 16 años, entre 1970 y más allá del 2010″, escribió el periodista Daniel Enz en la publicación, que en cuestión de horas quedó agotada en los kioscos de Entre Ríos.

La nota tuvo un gran impacto mediático y en la opinión pública. Pero para el Ministerio Público Fiscal de Gualeguaychú se convirtió en un problema. En primer lugar se debió actuar de oficio, porque no hubo denuncia alguna, por lo que los fiscales Lisandro Beherán y Martina Cedrés tuvieron que localizar a las presuntas víctimas. Una tarea nada fácil.

Muchas de las personas contactadas prefirieron mantenerse en el anonimato, porque han naturalizado la situación vivida, sólo por su rol de activos. Incluso han admitido que la denuncia pública y la mediatización los perjudicó más que el hecho en sí, con respecto a la exposición entre quienes sabían que eran habitués de la casa del abogado.

Luego de un intenso trabajo, 12 presuntas víctimas de las “más de dos mil” denunciadas por Análisis, serán parte del juicio. Aunque, probar sólo un caso basta para condenar a Rivas.

 

La pena máxima

Las audiencias fueron programadas para el 1, 3, 4, 8, 9, 10, 15, 16, 17, 22, 23 y 24 de abril. Será un juicio extenso y de mucha carga probativa. Y, además de las 12 presuntas víctimas, habrá un gran número de testigos. Como adelantó ElDía, hay personal y exestudiantes del Instituto Agrotécnico; del Copnaf; sacerdotes, que por su trabajo en los barrios tenían conocimiento de situaciones particulares de chicos que iban a lo Rivas, y hasta una madre.

El Ministerio Público Fiscal, que tendrá al coordinador de fiscales Lisandro Beherán sentado en el juicio, buscará que el acusado sea condenado por la máxima que establece el Código Penal de 25 años para los delitos que se le imputan. Mientras que por el otro lado, el abogado defensor Raúl Jurado aducirá que los hechos endilgados a su cliente ya están extintos y por lo tanto deberá ser absuelto.

Rivas llega al juicio en libertad, en la misma condición por la que transitó toda la etapa investigativa. En la que fue citado a declarar como imputado en siete ocasiones y en cada una de ellas siempre refirió lo mismo: que se abstenía de declarar por no conocer la identidad de las 12 personas que lo acusaban.

Fue recién en la audiencia de elevación a juicio que su abogado le solicitó al juez de Garantías Tobías Podestá conocer los nombres de aquellos que habían declarado bajo identidad reservada, con la excusa de que era de vital importancia para la estrategia que la defensa utilizaría en el juicio. Esta petición le fue concedida y será clave para su defensa en el debate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *