Noticias Destacadas

Bruno Fernandes del Club Boa Esporte

Club de fútbol pierde sponsors por contratar arquero condenado por un femicidio

Por el momento han sido cinco las marcas que decidieron retirar su publicidad del club Boa Esporte de la segunda división del fútbol brasileño. El motivo fue la incorporación al plantel del arquero Bruno Fernandes, condenado en 2013 por el crimen de Eliza Samudio, madre de uno de sus hijos.

Imagen : Notas

El Grupo Góis & Silva, principal sponsor del Boa Esporte fue una de las empresas que decidió retirar su financiamiento a la entidad deportiva. Mediante un comunicado informó que rechaza “cualquier tipo de violencia contra las mujeres”, y que “reitera su posición anunciando oficialmente que ya no es patrocinador del club”.

En el mismo sentido se manifestó Cardiocenter Verginia. La compañía “no está de acuerdo con la contratación de los jugadores que no representan nuestros ideales, nos oponemos porque creemos que tienen que ser ejemplos de atletas para los niños y para todos los aficionados al fútbol”, sostuvieron. Y detallaron que ya han solicitado que el logotipo de la marca “sea retirado del sitio web”.

Los otros tres sponsors que decidieron abandonar el club fueron la proveedora de artículos deportivos Kanxa, Magsul Ressonância Magnétic y Nutrends Nutrition.

De acuerdo al portal de noticias deportivas Marca el presidente del Boa Esporte, Rone Moraes, dijo que no se arrepiente del contrato por dos años que le ofreció al jugador pese a la pérdida de patrocinadores y a las protestas de hinchas del club.

El arquero femicida

Bruno Fernandes tiene actualmente 32 años. En 2009 salió campeón del fútbol brasileño jugando para Flamengo y su nombre se barajaba para cubrir el arco de la selección de Brasil.

Sin embargo en 2010 la Justicia ordenó que sea puesto en prisión preventiva procesado por el femicidio de Eliza Samudio. La mujer era una ex modelo que aseguraba que el padre de su hijo era Fernandes, por lo cual le exigía el pago de una pensión.

Además el arquero fue acusado de secuestro, ocultación de cadáver, formación de bandas y corrupción de menores.

En 2013 fue finalmente condenado a 22 años y tres meses de cárcel por ese crimen. Su primo, sentenciado como autor material por el mismo hecho, fue quien lo denunció como partícipe del femicidio. La jueza Marixa Rodriguez afirmó que el deportista “demostró ser una persona fría y violenta”.

El cuerpo de la mujer asesinada nunca apareció y Fernandes confesó que el cadáver de la víctima había sido arrojado a los perros por los autores materiales del hecho. Según su declaración él no ordenó el asesinato pero no hizo nada para evitarlo. “No lo sabía, no lo ordené pero lo acepté”, dijo.

A pesar de esta confesión y la condena, el pasado 24 de febrero la Corte Suprema de Brasil ordenó su liberación, para que pueda seguir sus recursos de apelación en libertad. Esto generó un fuerte repudio en el mundo del fútbol y la sociedad en general.

Ahora se espera que el tribunal de Justicia de Minas Gerais, en el sur del país, se pronuncie sobre la apelación del jugador. Mientras tanto, en los próximos días debutará con la camiseta de su nuevo club.