Noticias Destacadas

Ciudadanas de segunda

Para Mariana Carbajal, periodista de Página 12, las argentinas aún somos ciudadanas de segunda, y lo seguiremos siendo en cuanto el Estado no se aboque a ?enfrentar con políticas públicas la violencia machista, garantizar el acceso a los anticonceptivos y a la educación sexual integral a todos los alumnos y alumnas del país, debatir sobre la problemática del aborto en la Argentina y mostrar voluntad política para combatir a los tratantes de mujeres?.

El comentario de Carbajal se ajusta fehacientemente a una realidad que hoy nos permite reconocer avances pero también grandes vacíos en materia legislativa y cultural.

Las mujeres hemos dado pasos importantes en derechos civiles y políticos sin que ello implique una auténtica inclusión en la agenda pública en la que no se debate la salvaguarda de nuestra integridad física y mental, sino que más bien se oculta con la exclusión en el Congreso del tratamiento de proyectos cuyo temática versa sobre la despenalización del aborto, el infanticidio, el acoso sexual y una verdadera legislación que nos permita erradicar del trasfondo de violencia doméstica lo que verdaderamente se traduce en violencia de género.

Los temas parecen reproducirse, tocarse unos con otros, advirtiendo que además del rol del Estado debe cambiar la mentalidad de nuestras sociedades. Entender entonces que el tema género debe instalarse en todas las esferas sociales, que debe incluirse en las discusiones académicas y en las sesiones parlamentarias, donde la vida y el destino de las mujeres como problemática social aún está ausente ?pese a que nuestra presidenta es mujer- es prioritario.

Sin ir más lejos, los escasos adelantos en lo que mal se denomina violencia familiar o doméstica se ha cobrado la vida de al menos 207 mujeres en Argentina durante 2008, por denuncias que ingresan sin rumbo cierto en comisarías y por juzgados que se atiborran de expedientes que nunca prosperan. Sin ir más lejos y circunscribiéndonos a la provincia de Salta no es menor citar que desde julio de 2006 a noviembre de 2008 se iniciaron 51.219 expedientes caratulados como violencia familiar y que tres mujeres murieron en manos de sus ex parejas desde julio del pasado año hasta marzo de 2009. Mientras tanto, la otra cara, sin duda más difícil de modificar que las leyes vigentes, reproduce el sistema patriarcal en lo cotidiano, en la educación de niñ@s, en el hogar, en mujeres que callan abusos y donde parte de la prensa argentina contribuye al minimizar en su agenda la problemática o a esconder la violencia machista tras el rótulo de ?crímenes pasionales?.

Otro dato no menor es la complicidad de muchos medios de comunicación que colaboran con las redes de trata al incluir avisos en los que se buscan coperas, bailarinas y alternadoras, ?una de las maneras más utilizadas por este tipo de organizaciones?, según la Brigada de Investigaciones de la policía salteña. Tampoco debemos olvidar el silencio cómplice de los gobiernos que permiten que la policía persiga y maltrate a prostitutas y travestis o la polémica ley de trata en la que la víctima si es mayor de 18 años debe probar que su situación de prostitución no ha sido consentida.

Cabe recordar también que la ley de salud sexual y reproductiva se cumple a medias, mientras los abortos clandestinos e inseguros proliferan, habiendo dejado un saldo del al menos 340 mujeres muertas entre 2004 y 2007, muchas de las cuales como recuerda la periodista de Página 12 eran apenas adolescentes.

Proyectos que no se discuten u omiten terminan vulnerando aún más los derechos de las mujeres en todos los ámbitos, donde el Estado y la sociedad en su conjunto se vuelven cómplices al silenciar las muertes de quienes por cuestiones económicas no acceden a abortos seguros, ni gozan de la protección permanente de las fuerzas de seguridad en los casos de violencia sexista o terminan en manos de organizaciones y redes de trata o muriendo en vida tras las rejas por haber cometido infanticidio. Como dice la colega Mariana Carbajal ?no es problema exclusivo del gobierno nacional. Ni de los legisladores nacionales. Los gobiernos y los legisladores provinciales también son responsables de que las mujeres hoy sigan siendo ciudadanas de segunda?.

PINTURA: Mujeres habilitadas de Gloria Llopiz en blogs.clarin.com