¿En qué espacios se ejerce la violencia?

Chile : alza de denuncias y baja de presupuesto en violencia intrafamiliar

Santiago de Chile, noviembre 21, 2011 .- Un aumento de 11 por ciento de las denuncias por violencia intrafamiliar con respecto al año pasado, y una disminución del presupuesto para estos fines, denunció el estudio “Radiografía del Femicidio en Chile, Desafíos y Brechas”, realizado por la ONG Activa.

La investigación indica que por cada víctima que denuncia hay dos que no lo hacen, y las edades de la mayoría de las afectadas fluctúan entre los 30 y los 39 años.

La directora de la ONG Activa, Gloria Requena, aseguró que las campañas para evitar los feminicidios no deben enfocarse en atacar al agresor, sino en entregar recomendaciones a las potenciales víctimas de este tipo de crímenes, aludiendo a la polémica por la campaña del Servicio Nacional de la Mujer, que señala “Maricón es el que le pega a una mujer”. Al no estar destinada a las mujeres, además, esta campaña ha sido calificada de homofóbica.

La investigación, realizada con estadísticas de 2009, 2010 y 2011, develó que en la mayoría de los casos el agresor es conviviente o esposo de la víctima y la agresión se produce en el espacio íntimo: 47 por ciento de los casos al interior de la vivienda.

En el 58 por ciento de los feminicidios los victimarios aluden a los “celos” como fundamento para cometer el crimen, seguido de la “venganza”, con un 22 por ciento, todo lo cual habla del sentido de propiedad del agresor frente a la víctima.

De acuerdo con el análisis, las medidas cautelares decretadas por la Justicia son insuficientes para contener los efectos de la violencia extrema y requieren ser perfeccionadas a nivel legislativo.

El estudio también reveló un aumento en el nivel de agresividad de los victimarios, puesto que antes se concretaban en su mayoría en golpes y hoy las armas de fuego y blancas concentran el 63 por ciento de los feminicidios.

El informe recomendó incorporar la figura de novios dentro de la ley de feminicidio, ya que hoy no se reconoce este tipo de relaciones y los casos se procesan como homicidios; así como revisar la figura del desistimiento de la víctima cuando ésta efectúa una denuncia, teniendo en consideración que, con posterioridad, en múltiples casos se generan situaciones de violencia aún más graves.