CASO LEDESMA: PRISIÓN PERPETUA PARA APARICIO, TÁRRAGA, LINO MORENO Y TORRES

Los cuatro hombres y las dos mujeres acusados por el homicidio de la pequeña productora rural Liliana del Valle Ledesma fueron condenados ayer por el tribunal de la Cámara en lo Criminal de Orán. Los jueces Irene Acosta, Carlos Linares y Antonio Silisque dictaron las condenas que habían pedido la querella y fiscal: de prisión perpetua para María Gabriela Aparicio, Aníbal Tárraga, Lino Abdemar Moreno y Casimiro “Nene” Torres; de diez años de prisión para Patricia Guerra, a quien declaró responsable de haber prestado colaboración secundaria para cometer el crimen, y de cuatro años de prisión efectiva para Juan Moreno, por encubrimiento.

La presidenta del tribunal, Irene Acosta, leyó el fallo poco antes de las 13, en un clima de tensión y con una pequeña sala llena. Entre el público estaban los familiares directos de Liliana Ledesma, entre ellos su madre, Elida Romero, su padre, Eugenio Ledesma, y sus hermanos. También estuvieron familiares de los acusados, y la hermana de los Castedo, Roxana Castedo, que no pudo ingresar a la sala de audiencia por no ser familiar directo de los juzgados en este proceso.

Antes de dar a conocer su fallo sobre los acusados el tribunal informó que había rechazado el pedido de nulidad de las escuchas telefónicas planteado por los abogados defensores, Lucas Lencinas, Cristiano Fayos y Ramón Saldaño. La lectura de la sentencia se realizó en un marco de silencio que solo fue roto una vez que el tribunal abandonó la sala. Patricia Guerra, que había esperado la decisión tomada de la mano de su marido, Lino Moreno, se dejó caer en el asiento y comenzó a llorar con el rostro tapado. Su marido trataba de calmarla. Juan Moreno, a quien el tribunal ordenó detener inmediatamente, se desmayó, y fue asistido por un médico que había sido llamado previamente.

Según se informó extraoficialmente, Juan Moreno ya había presentado certificados de su mal estado de salud.

Recién fuera de la sala los asistentes comenzaron a reaccionar. Los familiares de la víctima se mostraron satisfechos con la decisión del tribunal, aunque Élida Romero insistió en que considera que Juan Moreno, que era padrino de casamiento de Liliana Ledesma, debió haber recibido una pena más dura, porque estaba en conocimiento del crimen aún antes de que se cometiera.

Romero reiteró también su pedido de que se ubique y detenga a Delfín Castedo.

Los familiares de los condenados permanecieron en silencio un rato, pero fuera de los tribunales insultaron a los familiares de la víctima.

Familiares de Torres agredieron a Rodolfo Ledesma, hermano de Liliana, y a la madre de ésta. Desde dentro del celular policial también se escucharon comentarios amenazantes contra Rodolfo Ledesma, conocido en Salvador Mazza por su apodo “Pichi”.

Luego tanto una hermana de Casimiro Torres aseguró que su hermano es inocente, que se cometió una injusticia al condenarlo y adelantó que se apelará el fallo. También Roxana Castedo insistió en que “se cometió una injusticia” con la sentencia del tribunal. Los fundamentos del fallo se conocerán el 23 de este mes, a las 11,45.

Seguirá la investigación sobre Ernesto Aparicio y los hermanos Castedo

Sigue la investigación La Cámara en lo Criminal de Orán también dispuso “hacer lugar” a la petición del fiscal Mario Maldonado y de la querella, representada por los abogados Daniel Tort y Pedro García Castiella, y remitir copias del expediente al Juzgado de Instrucción nº 1 Tartagal para que continúe la investigación sobre los otros involucrados en este hecho.

El tribunal no lo mencionó, pero en el Juzgado de Tartagal ya se investiga a los hermanos Delfín y Raúl “Ula” Castedo como presuntos autores intelectuales del asesinato. Delfín está prófugo todavía, desde noviembre de 2006, y “Ula” está detenido en Bolivia, a la espera de que se concrete la extradición a Argentina.

Y durante los alegatos tanto el fiscal como la querella pidieron que se investigue a los autores intelectuales, entre los cuales incluyeron al ex diputado Ernesto José Aparicio.

Inocentes

La jornada de la víspera se inició a media mañana.

El tribunal dio la oportunidad a los acusados para que hablaran antes de decidir la sentencia. María Gabriela Aparicio (que a la entrada saludó a los camarógrafos y fotógrafos con el dedo del medio levantado) y su concubino Aníbal Tárraga prefirieron no abrir la boca. Lino Moreno dijo que es inocente. “No sé por qué estoy acá. Yo soy inocente”, reiteró.

Dijo que lo involucraron en una causa en la que se habla de narcotráfico inclusive cuando él no tiene conocimiento de eso “soy un chaqueño, no sé nada de estas cosas, soy casi analfabeto”, afirmó.

Su esposa, Patricia Guerra, reiteró su inocencia. Casimiro Torres también reivindicó su inocencia, dijo que desconoce el hecho por el que se lo acusa.

“Nunca tuve problemas con la familia Ledesma. En esta causa no sé por qué me involucran”, sostuvo. Juan Moreno también dijo ser inocente.